esta estrella del k-pop consigue hacer 'sold out' en menos de 3 minutos

Tras colaborar con algunos de los nombres con más repercusión de la industria, desde Syd hasta Anderson.Paak, conocemos a Dean, el ícono del K-Pop.

|
nov. 28 2017, 12:40am

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.

Dean no puede caminar por las calles de Corea sin ser perseguido, no por cientos, sino miles de personas. Él es grande. Un genuino ícono del K-Pop de 25 años de edad que intencionalmente ha pasado por alto el plan ideado para sus compañeros y se ha forjado uno él mismo.

Si estás fuera de la burbuja de esa industria musical en particular —algo difícil hoy en día—, se te puede perdonar el no conocerle, pero con la increíble carrera que se ha labrado su tierra natal, entradas agotadas para sus conciertos en todo el mundo y sus colaboraciones con artistas como Anderson.Paak y Syd, el nombre de Dean va a empezar a sonar muchísimo más de lo que crees.

"En casa, no puedo pasar desapercibido", dice mientras charlamos en él en backstage del Clockenflap Music Festival en Hong Kong, con su desgastado bucket hat vaquero cubriéndole los ojos. "Demasiada gente me reconoce. Pero a mí me gusta ser libre y caminar por las ciudades que visito. Cuando voy a otros países puedo hacer eso". Incluso eso no supone una vía de escape infalible.

Después de todo, cuando Dean hizo su debut en Londres en Koko a principios de este año, las entradas se agotaron en menos de tres minutos. "Mis fans [allí] me reconocen y saludan", dice, pero él se muestra humilde con respecto a la histeria que genera. "¡Me parece increíble que la gente me reconozca fuera de Corea!".

Bautizado así en honor al famoso ídolo de Hollywood James Dean, esta estrella pop —su nombre real es Kwon Hyuk— tiene una mandíbula tan definida que podría cortar diamantes. Como era de esperar, las primeras filas de la mayoría de sus espectáculos están repletas por adolescentes que gritan tan fuerte que pueden hasta dañarse un pulmón; en Clockenflap, uno vino con un letrero de neón hecho a mano confesando su amor por la estrella.

Aún así, Dean dice que rara vez siente nervios antes de salir al escenario. Él lo controla todo, incluso nuestra entrevista, con el tipo de actitud fría y contenida que únicamente conocen las superestrellas experimentadas.

Puede que lleve solo unos años realizando su propia música, pero Dean lleva en la industria de una forma u otra durante casi una década. Se dio a conocer a los 16 años, cuando formaba parte del 'gang' de otro artista de Seúl, el rapero Keith Ape. Dos años más tarde, su carrera pop comenzó como compositor bajo un seudónimo, Deanfluenza. A los 20 años, escribía canciones junto a los compositores de Justin Bieber. Todo esto antes de que hubiera lanzado su propio material.

"De niño, siempre escuchaba música", dice, "pero mis pensamientos eran más del tipo 'Oh, me gustaría hacer esto de manera profesional algún día', ¿sabes?". Dean no es un tipo que idealiza sus objetivos: "Es más que solo un destino para mí. La música es lo que más amo en mi vida, esa es la verdadera razón por la que seguí este camino".

Musicalmente, Dean suena como una deslumbrante mezcla de Bieber en el posrenacimiento y un Usher de principios de los 2000: una combinación de rap y sorprendentes falsetes que se unen para crear un sonido difícil de precisar. Con frecuencia se mueve entre el pop y el R&B, el coreano y el inglés. Es casi como si a Dean le gustara ser indeterminable; luchando por ser recordado por un sonido propio.

Me pregunto lo caótico que debe ser vivir como él: pasar la mayoría de los días en diferentes países, actuar en el escenario, escribir canciones y aún así encontrar tiempo para desconectar de todo de vez en cuando. En una escala del 1 al 10, me pregunto ¿cómo de divertida ha sido la semana para Dean?. "Si solo hablas de la forma en la que me he sentido, creo que 1", dice, "¡Mi nueva música me ha estado causando tanto estrés!". Para una estrella pop preparada, contratada por un gran sello musical, su respuesta es sinceramente sorprendente. "Esta última semana ha tenido muchos altibajos. Mi nuevo material es mucho más experimental, así que estoy pasando por muchas pruebas y errores con él".

La palabra experimental definitivamente significa diferentes cosas para diferentes personas. Para algunos, significa sumergirse deliberadamente en paisajes sonoros frescos e inexplorados que nadie ha abordado antes.

Otros usan el término a nivel personal: salir de su zona de confort para jugar con algo nuevo. Todavía no lo hemos escuchado, pero parece que el próximo disco de Dean trata sobre esto último. "Recientemente, he estado escuchando mucha música de bandas antiguas, y es difícil porque estoy tratando de mezclar eso con mi sonido R&B de siempre", dice Dean. ¿Y a quién escucha por diversión? Los artistas canadienses Daniel Caesar y PartyNextDoor, dice, así como el londinense Tom Misch.

"Si estuviera haciendo la misma música una y otra vez, no sería tan difícil como lo es ahora", dice Dean, como si quisiera reinventarse para el próximo disco. "Lo que estoy tratando de hacer es no quedar atrapado en mi propio sonido. Recientemente, he estado negando el hecho de que voy a hacer algo similar una y otra vez. ¡Esa es la razón por la que mi semana ha sacado un 1 de 10!".

Es muy poco nostálgico, prefiere la idea de mirar hacia adelante en lugar de recurrir al trabajo que lo hizo tan prolífico en primer lugar. Su EP debut, el arrogante y conmovedor 130 Mood: TRBL, le dio una gran cantidad de éxitos y buenas críticas, pero no lo ha vuelto a escuchar mientras trabajaba en su primer álbum , uno que podría convertirlo en una estrella mainstream en occidente. "El EP es bueno de alguna manera, pero siento que le falta algo". Retrocede, en caso de que parezca que no está siendo agradecido por su éxito. "Aún significa mucho para mí, por supuesto. Simplemente no escucho mi música vieja por ahora, pero me importa cómo la gente interpreta mi lenguaje artístico".

2018 augura crecimiento para Dean; la oportunidad de ganarse a una gran audiencia mundial con su próximo disco podría cambiar su vida aún más. Dejando esto claro, no está demasiado preocupado por el impacto que esta nueva oleada de fans pueda tener en su sonido. "Es obvio que es difícil complacer a todos. Intento concentrarme en mis propios sentimientos, porque sé que hay mucha gente que siente lo mismo que yo".

Hace una pausa por un segundo, y muestra una sonrisa por debajo de su sombrero, como si supiera un secreto musical que ninguno de nosotros conoce. "Mientras me exprese honestamente", dice, "¡Sé que la gente responderá a eso!".