Fotografía Mitchell Sams 

el mundo de galliano para margiela no tiene reglas de género

Inspirado en la Generación Z, John Galliano presentó un producto de inspiración artesanal que borraba el género binario.

|
27 Septiembre 2018, 5:54pm

Fotografía Mitchell Sams 

Mutiny estaba en el aire en el primer show mixto de ready-to-wear de Maison Margiela. Junto con la colección sin género definido de primavera/verano'19 de la maison, el director creativo John Galliano lanzó su primera fragancia, Mutiny, como su cortometraje dirigido por Fabien Baron que se reprodujo en pantallas gigantes tanto dentro como fuera del espacio de exposición, incluso apareciendo en pequeñas pantallas adjuntas a bolsos. Las poderosas verdades entregadas por las seis amotinadas: la cantante, actriz, y bailarina Willow Smith, Princess Nokia, las modelos Molly Bair y Hanne Gaby Odiele, la actriz Sasha Lane, y Teddy Quinlivan, que abarcan desde la confianza propia hasta el bullying a los jóvenes transgénero, destila el valor de una nueva generación que cuestiona todo. Galliano hizo lo mismo inspirado en esto.

Justo antes de que uno de los talentos más controvertidos y creativos de la moda se uniera a Maison Margiela en 2014, su elusivo fundador dejó a John Galliano una simple instrucción: "Toma lo que desees del ADN de la casa, protégete y hazla tuya". En el momento en que entró en la prisión que construyó Martin, Galliano fue fiel a esas palabras de aliento. En el transcurso de tres años, cortó, copió, y manipuló con confianza los códigos existentes e introdujo un número creciente de los suyos. El resultado es una conversación cautivadora entre dos maestros con dos voces distintas pero complementarias. Mientras se instala en su nuevo hogar, las ideas de sus colecciones para Artisanal -glamour nómada, vestirse a toda prisa- están influyendo cada vez más en su prêt-à-porter.

"No estoy tratando de hacer que los chicos se vean como chicas, o que las chicas se vean como chicos, esa no es mi intención", explica en el último podcast, "pero lo que siento de esta nueva generación es que están cuestionando lo tradicional. Los valores y todo lo que representan. Eso es lo que está sucediendo y me inspira mucho". El resultado fue una libertad de expresión, sartorial y de fluidez de género que cambiaba todas las posibilidades allá afuera. Un collage de capas, recuerdos de prendas que ya no existen, pantalones de vinil, accesorios evolucionados por la tecnología, y mucho más.

"La idea es incorporar el concepto mismo de la transformación a través del corte", explica.

El look de apertura era una falda de tweed de espiga de color gris claro que se usaba como capa y se recortaba en el recuerdo de una chaqueta con botas décortiqué en cuero negro. Había calcetines y sandalias en silicona azul. Y sobre todo, Galliano profundizó sus exploraciones en la forma, el corte y los drapeados sin considerar el género. "Me siento tan incómodo incluso usando las palabras 'de hombres' y 'de mujeres', pero paso a paso, John", agrega antes de una carcajada.

En este nuevo enfoque sin género en su proceso de diseño, Galliano se libera gracias a las sorpresas aparentemente infinitas y las infinitas transformaciones que se descubrirán en su mesa de corte. El momento de ser quien realmente eres es justo ahora.

Créditos


Fotografía Mitchell Sams

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.