Fotografía Eduardo Vega-Patiño

desnudos, prosa y erótica masculina: cómo derribar prejuicios con la fotografía

Hablamos con el fotógrafo Eduardo Vega-Patiño sobre su alter ego artístico, @anailogico, y los secretos que esconden los textos que acompañan a sus íntimas imágenes.

por Raquel Zas; fotografías de Eduardo Vega-Patiño
|
25 Octubre 2017, 6:11am

Fotografía Eduardo Vega-Patiño

La ropa puede decir muchas cosas, pero también esconderlas. Es por eso que resulta tan imponente presentarte ante la mirada ajena al natural, desprovisto de cualquier máscara. Es como una especie de confesión, de declaración de intenciones. Porque un cuerpo desnudo puede decir mucho de una forma mucho más bonita que las palabras. Y eso, el fotógrafo Eduardo-Vega Patiño lo sabe muy bien.

Eduardo tiene 27 años y ha venido desde Panamá para posar su objetivo frente a personajes anónimos que no tengan miedo a mostrar su piel y su alma. Él tiene muy claro que todavía queda mucho trabajo por hacer contra los prejuicios en nuestra sociedad y que el arma más afilada para ello es la naturalidad, la honestidad y la prosa. Hablamos con él para descubrir los secretos que esconden sus fotografías, todas ellas reunidas en la cuenta de Instagram @anailogico.

eduardo vega patino anailogico fotografia

¿Cómo describirías tu trabajo?
Es una prosa visual, creo que es la manera más fácil de describirlo. Me considero alguien que tan solo quiere contar historias, y el medio que uso para eso es la combinación de prosa y fotos.

La mayor parte de tus modelos son hombres, ¿hay algún discurso detrás de esta predilección?
Creo que fue sin querer, las primeras personas que se dejaron retratar eran hombres, muchos de ellos homosexuales que nunca se habían visto de otra manera u homosexuales que quieren probar algo, tener libertad dentro de sociedades un poco normativas y limitantes. Esa decisión inconsciente se volvió una norma, aunque desde hace un tiempo mi trabajo se va diversificando. Al fin y al cabo, todos tenemos una historia que contar.

eduardo vega patino anailogico fotografia

Gracias a trabajos como el tuyo, el desnudo masculino se está democratizando en el arte. ¿Crees que todavía hay demasiados prejuicios en torno a el desnudo en general y al universo queer en particular?
Sí, hay demasiados prejuicios, todavía me topo con personas que me dicen eso de: "me encanta tu trabajo pero...". El miedo a ser juzgado cuando te expones está muy arraigado. No es que todos tengan que desnudarse pero tampoco es algo que tengamos que tomar tan en serio, todos hemos estado desnudos frente a otras personas en algún momento de la vida. Esa intimidad es la que me interesa, pero es complicado explicar este discurso sin que la gente asuma segundas intenciones. Por eso inicié un proyecto llamado 'Falo' junto a un amigo diseñador, Lander Larrañaga, en el que empapelamos la ciudad con cuerpos masculinos censurados en sus miembros. El mensaje que escondía es que por más que lo censures, todos sabemos lo que hay ahí.

eduardo vega patino anailogico fotografia

Como es tu dinámica de trabajo a la hora de hacer la sesión de fotos teniendo en cuenta que son imágenes muy íntimas y en su mayor parte con los protagonistas sin ropa?
Me invité un método de nueve pasos con el fin de crear un ambiente íntimo. Suena muy complicado pero se trata de una entrevista -siempre son las mismas preguntas para todos- donde a medida que avanzamos el modelo puede sentir incomodidad, vergüenza, tristeza, alegría e introspección. Al final, la entrevista busca recrear una conversación que podrías tener con cualquier amigo cercano, y las fotos que se crear a partir de esa recreación son el resultado final. Por lo general suelo conseguir un par de fotos realmente honestas, pero hay veces que no lo logro.

Tus imágenes suelen ir acompañadas en Instagram de anotaciones personales. ¿Tienen alguna relación entre sí? ¿Son anotaciones autobiográficas o ficticias?
Se trata de confesiones que los protagonistas de las imágenes me han contado, solo que transformado en mis propias palabras, como si me pasase a mí. En el caso de las fotos más abstractas, sí se trata de textos autobiográficos.

eduardo vega patino anailogico fotografia

¿Cómo has empezado en el mundo de la fotografía? ¿Qué consejo le darías a alguien joven que quiere abrirse camino en el mundo de la fotografía?
Cuando era adolescente, mi hermana me dejó su cámara Hewlett Packard, y solía retratar insectos, plantas y paisajes. Al final terminé retratando a personas para una tarea de clase de dibujo. A cualquier persona le diría que retrate lo que quiere ver, que no tenga miedo, la imagen siempre prevalece a todo. También deben entrenar el ojo, es mejor usar una cámara analógica al inicio, pues te hace ser más preciso a la hora de crear una composición, pues va a costarte mucho más dinero que si fuese digital.

¿Se puede vivir de la fotografía en España?
Sí se puede, pero siempre tienes que hacer trabajos que distan mucho de lo artístico.

eduardo vega patino anailogico fotografia

¿Qué sueño u objetivo tienes con respecto a tu trabajo artístico?
Me encantaría poder hacer conferencias, sobretodo en Panamá donde el desnudo todavía es algo tabú. En esencia me gustaría hacer que el cuerpo humano sea apreciado tanto por un niño de 10 años como por un adulto, sin que haya asuntos morales de por medio. Aspiro a eso, a imprimir en gran formato y que la gente se detenga dos minutos para decir: "oye, qué bonito, ese cuerpo tiene imperfecciones como el mío".

¿Cuáles son tus referentes?
Me gusta Jon Jacobsen, un artista chileno que sigo desde que era adolescente, sus autorretratos son magia. Sandra Eleta es una fotógrafa panameña que hace unos retratos impresionantes. También me encanta Tomás Cortés, porque es un genio de la técnica fotográfica y creador de Rollos Alfred. Arturo Cerdán, dibujante y compañero de facultad, que ha desarrollado el surrealismo más bonito que he visto en mi vida. Pina Bausch desarrolla el tipo de trabajo al que a mí me gustaría llegar y también Martha Argerich, porque hace lo que le da la gana, su libertad para crear me inspira.

Eduardo tiene su obra expuesta actualmente en Bar La Federica, en Barcelona.

eduardo vega patino anailogico fotografia
eduardo vega patino anailogico fotografia
Tagged:
queer
arte
Cultură
homoerotismo
LGTB