series y películas tristes que (probablemente) te harán llorar

¿Me pasas un pañuelo?

por Sophie Peacock
|
03 Enero 2018, 10:26am

Leo llorando en Romeo + Julieta (pero esta no la hemos incluido)

"Las lágrimas dependen del cristal con que se miren", como seguramente alguien pensó decir en alguna ocasión. O mejor dicho, las películas o series de televisión que me hacen llorar quizá no te hagan llorar a ti, pero es invierno, se hace noche muy pronto y ver películas que pueden provocar una buena sesión de lloros es a veces muy necesario. Mi mejor amiga no puede ver el principio de Buscando a Nemo sin sollozar, mientras que mi novio lucha por contener las lágrimas durante Escuela de rock. Todo depende de lo que esté acechando en tu horrible mentecita.

Cuando era pequeña me disculpaba diciendo que necesitaba desesperadamente ir al baño siempre que algo sumamente triste sucedía en la pantalla (nunca me sobrepondré de la muerte de Mufasa), para no tener que soportar el suplicio de llorar. Pero aunque ahora soy más mayor y puedo manejar los lloros un poco mejor, sigo luchando por reaccionar de forma correcta, al estilo de El diario de Noah (eso sí, no me hagas ver En busca del valle encantado).

Así que suelo evitar las películas despiadadamente tristes, aquellas cuyo objetivo es dejarte hecho un ovillo acuoso sobre el suelo del cine, incapaz de recordar nada que no sea el dolor constante que has ingerido durante los últimos 100 minutos. Yo sé qué es lo que me hace llorar, pero me encanta sorprenderme con un desmoronamiento emocional a mitad de película (no me pegues en la cabeza con tu agenda de angustias cinematográficas). Así que aquí te muestro algunos momentos memorables de la televisión y el cine que activaron mis glándulas lacrimales. O casi, casi.

La habitación
Las películas que son incesantemente deprimentes anestesian mi capacidad para sentir auténtica tristeza. Visualicé Réquiem por un sueño con unas emociones entre escasas y nulas frente al aluvión de desesperación infernal que se mostraba en la pantalla. Pero aunque La habitación sigue siendo una de las películas más perturbadoras que he visto en mi vida, es una visualización desgarradora de la que no puedo prescindir. A pesar de que su final es (en su mayor parte) alentador, no me había sentido tan abatida desde que vi por accidente Quédate a mi lado de principio a fin.

Mujercitas
No sé si alguna vez podré sobreponerme al angelical rostro de Beth (Claire Danes) en su lecho de muerte. La muerte ficticia más pura, benevolente e injusta que verás jamás de forma borrosa a través de tus ojos llenos de lágrimas, mientras te ves obligado a considerar tanto tu propia mortalidad como el hecho de que tu cara jamás tendrá ese aspecto tan deslumbrante y a la vez desesperado. Durante años ni siquiera me di cuenta de que era Claire Danes, porque había recluido ese personaje en mi mente por ser DEMASIADO TRAUMATIZANTE COMO PARA PENSAR EN ÉL.

La La Land
Casi lloré durante dos minutos cuando me di cuenta de que era un musical.

El hombre bicentenario
Es como un Blade Runner para críos, pero esta película siempre me ha tocado la fibra llorona. Andrew, una especie de cíborg G.I. Joe amable y cariñoso, va viendo cómo su familia de carne y hueso va envejeciendo, tiene hijos y muere (y misteriosamente se reencarna gracias al doble papel de Embeth Davidtz como madre y como su propia nieta), mientras lucha por adquirir la humanidad que inevitablemente conllevará su propia desaparición. Deprimente. Intenta decirte a ti mismo que no puedes sentirte destrozado por una película no recomendada para menores de 10 años y seguro que te equivocas.

The Sinner (Netflix)
Es más un thriller elegante que un drama de llorar, pero tiene una atmósfera extremadamente agotadora y tensa que te arrastra (sobre todo tiene que ver con la cara de Jessica Biel cuando escucha esa canción pegadiza que no para de sonar). Es más cautivador que el atractivo y madurito Bill Pullman interpretando a un detective sexualmente sumiso (sí, también está eso). Definitivamente nos tocan la fibra cuando vemos a Cora (Biel) intentando entender por qué ha matado a un hombre que no conocía de nada; y los flashbacks de su relación con su hermana confinada en casa me pusieron súper sensible. Sin embargo, no descarto el hecho de que empatizo demasiado con una mujer que siente un deseo incontrolable de venganza hacia los hombres que le han hecho daño. Qué le vamos a hacer.

Carol
No fueron tantos los lloros con Carol como los gritos repetidos de "TENÉIS QUE ESTAR JUNTAS". La Navidad ya es de por sí una época del año emotiva y homoerótica, y la visión de Cate Blanchett poniendo ojitos a Rooney Mara en medio de todos esos compradores navideños es el puñetazo en el estómago más bellamente festivo que pueda haber.

Under the Skin
Una elección extraña, quizá, pero me llegó totalmente al alma. Sobre el papel, la película es básicamente: "Una sexy alienígena conduce una furgoneta por Glasgow". Pero como el destino de todos los hombres que la alienígena conductora va asesinando, es una profunda charca de mierda. Y mierda muy triste, todo hay que decirlo. ScarJo-en-Escocia lleva una vida solitaria, incapaz de integrarse, incapaz de continuar con su perturbador "trabajo" e incapaz de tener un aspecto que sea algo menos que extremadamente atractivo en cada toma. Si te gusta preguntarte, "¿Qué significa ser un humano?", o "¿Cómo reaccionarían los miembros del público si una actriz de Hollywood les invitara a subir a su furgoneta?", entonces la tienes que ver.

Mustang
Tendrás que secarte una lagrimita al instante cuando sepas que esta impresionante película que gira en torno a las mujeres es el largometraje de debut de la cineasta Deniz Gamze Ergüven. Mustang me hizo sentir nostalgia por mi juventud y un montón de angustia por el grupo de hermanas que quieren ser libres para ser ellas mismas. Dudo que haya alguien ahí fuera que no se sienta identificado con las frustraciones que conlleva luchar contra el dominio paterno, pero apuesto a que no tenías un aspecto tan encantadoramente pintoresco cuando lo hacías.

Girlhood
Podría decirse que las películas sobre el paso a la edad adulta me remueven por dentro, porque aquí incluyo otro estudio dirigido por una mujer sobre chicas que lidian con la femineidad. Se trata de una bella película que también es difícil de ver a ratos, pero esa escena en la que todas las chicas tratan de olvidar sus problemas bailando "Diamonds" de Rihanna te llega a lo más hondo. ¡Y Rihanna les dejó utilizar la canción gratuitamente! Ay que me muero.

Casper
Tenía cinco años y era la primera vez que me asustaba con un fantasma generado por ordenador, ¿vale?

The OA (Netflix)
Puede que fuera por la lluvia, por mi inestabilidad económica o incluso simplemente por mis malignas hormonas, pero lloré en algún momento durante casi todos los episodios de The OA. Una gran historia, un gran reparto, una gran banda sonora y un gran uso de los bíceps de Jason Isaacs. Pero bueno, lo que viene al caso, la cara de Brit Marling es demasiado perfecta haciendo eso que hace cuando sus ojos parecen dos melancólicas peceras de cristal que se llenan de agua. Hubo una escena en la que ella está en el supermercado y coge un jersey que lleva un dibujo de un lobo para mostrárselo a sus padres y de pronto yo era un mar de lágrimas. Podría haber estado comiéndose una pizza congelada y probablemente yo me habría puesto a llorar igual.

Tagged:
Netflix
Streaming
La La Land
Mustang
The OA
películas tristes
the sinner