¿cómo sería un mundo donde los niños fueran acosados por ser heterosexuales?

Hablamos con la directora de 'Love is All You Need', Kim Rocco Shields, sobre la tragedia en Orlando y sobre por qué la comunidad LGBT le está mandando mensajes de agradecimiento.

por Hannah Ongley
|
22 Junio 2016, 7:49am

"Eso es lo que me pasa día tras día". "Eso me pasó a mí y pensé en hacer lo mismo que ella". "Aún no he conseguido encontrarme a mí mismo y no sé qué soy". 

Estos son algunos de los miles de comentarios que ha recibido el corto viral de Kim Rocco Shields, Love Is All You Need: un cuento con moraleja acerca del acoso gay que le da la vuelta al guión para concebir un mundo donde el amor homosexual es la norma y la heterofobia es endémica. 

El vídeo -clasificado como apto para todos los públicos- ha tenido hasta ahora 45 millones de vistas. En 2014, un profesor de Florida fue despedido por proyectar lo que el consejo escolar consideró como "material explícito e inapropiado" durante el curso. Cuando la noticia llegó a los oídos de Shields, cogió un vuelo hacia el estado sureño para conocer más de cerca este suceso.

La directora ha convertido el cortometraje viral en un largometraje protagonizado por Emily Osment y Briana Evigan, que actúan como novias en la escuela, y por al adolescente rompecorazones Tyler Blackburn que encarna el interés amoroso queer de Evigan.

Lee: ¿Todavía es necesario 'salir del armario'?
Lee: Un retrato de la comunidad LGBT de Rusia

El film se ha movido por el circuito de festivales durante los últimos meses, pero antes de su estreno en la gran pantalla, Shields organizó una proyección especial en Carolina del Norte el pasado jueves 16 de junio. Con ello espera concienciar a la gente ante la disparatada ley HB2, conocida como "bathroom bill" ("ley de los baños") que promueve ideas transfóbicas, a la vez que acaba con el derecho de demandar por cualquier discriminación en el lugar de trabajo.

La proyección es oportuna e importante tras el penoso suceso que ocurrió hace un par de fines de semanas a tan solo 160 kilómetros al sur de la ciudad dónde el profesor fue despedido en 2014: la masacre de 49 personas en una discoteca gay en Orlando. i-D habló con Shields sobre una película necesaria ahora más que nunca.

¿Cómo están las cosas en Carolina del Norte después de la tragedia de hace un par de semanas?
Está yendo bien, más o menos. Todo el mundo me está enviando enlaces a personas que están mostrando su apoyo ante lo sucedido en Orlando, y es devastador. La gente está diciendo que los ataques se hicieron con el fin de normalizar la homosexualidad, para que la sociedad se sienta apenada por la comunidad, hay tantas teorías de conspiración que es increíble. El ataque en Orlando no ha hecho más que fomentar la necesidad de que esta cinta abra el diálogo y salve vidas. La educación salva vidas, y esa es la idea de la película.

¿Cuándo decidiste traer la proyección a Carolina del Norte?
Hace como dos meses. Justo cuando la ley HB2 estuvo en primer plano, y descubrimos que tenía un lado más oscuro que los medios no estaban cubriendo. Eso, en el fondo, es mi misión detrás de Love Is All You Need. El film trata historias verdaderas que han pasado en Estados Unidos, pero también hablas sobre el mal uso de la Biblia como una herramienta para crear odio. Es algo que estoy viendo ahora mismo y esa no es su intención.

¿Tienes alguna tradición religiosa?
Sí, de hecho fui a una escuela católica. He hecho un estudio profundo sobre la Biblia. Al escribir la película, tuve que escribir sobre lo que conocía. Fue interesante para mí porque no podía entender como existe algo como Westboro. Me empapé de su doctrina y leí todo lo que pude. Al final empecé a entender por qué sus seguidores se sienten así. Se mueven por el miedo, y creen firmemente que si pecan Dios caerá sobre ellos. Creo que toda la violencia está motivada por el miedo. ¿Estoy de acuerdo con esta idea? No. Rotundamente no, por eso quería resaltarlo, porque es absurdo. Pero solo a través del entendimiento soy capaz de crear este diálogo tan real.

¿Cuándo y por qué decidiste convertir el corto viral en un largometraje?
Decidí crear un cortometraje en 2011 porque el acoso estaba en todas las noticias, y quería que la gente sintiera una empatía por estos chicos. La gente no podía entender por qué los chicos se estaban suicidando. Fue casi como si hubiera una carrera de suicidios, pero ese no era el caso. Esos chavales llevan mucho tiempo quitándose la vida.

Así que decidí crear un corto mostrando a una niña que había pasado por eso exactamente. Primero pensé en hacerlo con un niño, pero me di cuenta de que la sociedad no está tan sensibilizada con la violencia masculina. El resultado fue explosivo. El corto se hizo viral literalmente de la noche al día, sin ningún tipo de promoción. Podemos decir que tuvo 50 millones de vistas, pero se filtró en muchas otras plataformas.

Sabía que tenía algo, y sabía que sería comercialmente viable, así que decidí hacer el largometraje. Mi misión con la película era mostrar una historia de amor con la que la gente se pudiera identificar. Está basada en hechos e historias de acoso reales, e incluyen sermones reales de la iglesia baptista de Westboro.

La idea es poder iluminar a los Estados Unidos convencionales, porque podemos pasar todo el día repitiendo lo que ya sabemos, pero hay un porcentaje del mundo que simplemente no está viendo películas LGBT. Es un esfuerzo para que mi comunidad pueda mostrar a la Norteamérica convencional como es de verdad. No es una película gay. De hecho, para muchos jóvenes LGBT es muy difícil de ver, porque refleja la realidad que han vivido.

El acoso que se hace a través de los mensajes de texto es especialmente horripilante.
Los mensajes de texto que las niñas reciben son mensajes de textos reales que fueron enviados a niños antes de que se suicidaran. Escribí esta película 70 veces, quería mantener la relevancia cultural en la medida de lo posible. La comunicación digital puede ayudar a desensibilizar a la humanidad, por eso era importante plasmarlo.

El enfoque de los roles de género es realmente reflexivo. Jude es como el buenorro del equipo de fútbol, pero su novia muestra muchas características femeninas típicas.
Supe que a la gente le costaría entender el concepto. Porque cuando piensas en la inversión de roles, la gente se va inmediatamente a los estereotipos, los chicos son unos tíos buenos y las chicas unas marimachas. Los estereotipos no funcionan salvo en el caso de la comedia. En el corto di la vuelta a los roles de género, pero me di cuenta de que no funcionaba, mientras que para la película decidí situar a hombres y mujeres en el mismo campo de juego. Si hay un equipo de fútbol americano masculino, habrá un equipo de fútbol americano femenino. El principal antagonista es el capitán del equipo masculino, es realmente malo. Verás a un predicador y verás también a una predicadora. Me aseguré de que no hubiera estereotipos. Jude está un poco en el medio, es femenina y muy sexy, pero es una jugadora de fútbol. Me esforcé realmente en alejarme de los estereotipos.

En el corto de YouTube hay unos comentarios muy sinceros de la juventud LGBT. ¿Hubo para ti alguna respuesta destacable, ya sea online o en persona?
Hubo personas que me escribieron después de ver el corto y me dijeron que les cambió la vida. Una chica hizo un video diciéndome que paró de cortarse tras ver el vídeo porque se dio cuenta de que no estaba sola. También tengo grabadas en vídeo algunas de las reacciones del público que vio la película proyectado en festivales. Hubo una mujer que se me acercó hace dos meses. Me dijo, "he venido a buscarte porque anoche mi madre fue a tu estreno y hoy me ha hablado por primera vez en 15 años. Llevaba 15 años sin hablarme porque soy lesbiana. Me llamó para disculparse y para decirme que lo sentía. Te quería dar las gracias". 

loveisallyouneedthemovie.com

Recomendados


Texto Hannah Ongley

Tagged:
Bullying
LGBT+
gay
queer
Entrevista
Cultură
kim rocco shields