entra en el mundo infinitamente creativo y surrealista del arte inspirado en wes anderson

La increíblemente popular muestra de arte inspirada en el realizador se convierte en un nuevo libro: Ve 'The Darjeeling Limited', 'The Royal Tenenbaums', 'Moonrise Kingdom' y más a través de los ojos de sus más grandes admiradores.

por Colin Crummy
|
10 Agosto 2016, 10:17pm

Christine Aria Hostetler Baggage Brothers, © 2016 Spoke Art Gallery

Fue el padre de Wes Anderson -por medio de una alerta de Google- quien le informó a su hijo de una exposición de arte en San Francisco, que rendía homenaje a películas como Rushmore y The Royal Tenenbaums en formas no muy diferentes al estilo en que él hace sus películas. Aunque Anderson padre no estaba especialmente encantado con el nombre Bad Dads, el cual implicaba algún tipo de falta de respeto hacía él como resultado de los padres de ficción disfuncionales en la obra de su hijo, su hijo aprobó el inteligente arte visual surrealista y excéntrico de la exposición.

La exposición anual, que abrió por primera vez en San Francisco en la noche de Halloween de 2010, daba cuenta tanto del amor de los fans por el trabajo de Wes Anderson como de la riqueza de los mundos que él crea. Tanta riqueza, de hecho, que los más o menos cien artistas visuales involucrados en la primera exposición; entre pintores, escultores, diseñadores, ilustradores y artesanos; elaboraron todos obras muy individuales y a la par muy conectadas con las películas que las inspiraron.

Más de i-D: Ve todas las oscuras referencias de Wes Anderson en este corto

La exposición tuvo tanto éxito que le permitió al curador Ken Harman dejar su trabajo fijo y tener un espacio adecuado en la galería Spoke Art del distrito Tenderloin, en el centro de San Francisco. Desde entonces, la fama de Bad Dads se ha difundido. El año pasado se presentó en Chelsea, Nueva York, donde tuvo un recibimiento tan fenomenal que la exposición se extendió de dos a cinco días. Algunos visitantes incluso se vistieron como personajes de Anderson para la ocasión.

Ahora se hizo una compilación de lo mejor de Bad Dads en un libro que subraya cuán cargada está de información visual una película de Wes Anderson. No hay dos obras inspiradas en sus películas que sean iguales, todas hablan simplemente de una conexión directa con su arte. En el prefacio de The Wes Anderson Collection: Bad Dads, el curador Harman explica por qué los artistas se sienten tan atraídos por el trabajo de Anderson, diciendo: "Los artistas visuales en particular tienen una gran riqueza de la cual sacar inspiración: los diseños del set, el vestuario, la cinematografía, los colores -herramientas y tropos similares a los colores individuales en la paleta de un pintor, e igualmente poderosos cuando se combinan en las proporciones adecuadas y se aplican de manera correcta". Los artistas imitan su inspiración de la forma en que el trabajo se encuentra infundido con peculiaridades, inteligencia y una cierta manera de ver lo torcido del mundo.

Más de i-D: Los 10 personajes más emblemáticos de Wes Anderson

Hay muchos padres malos -en su mayoría homenajes a la clase de padres que interpreta Bill Murray en las películas de Wes Anderson- pero el arte surge de referencias directas como una escultura en miniatura a la escala de 1:160 de la nave Belafonte de la película The Life Aquatic with Steve Zissou, o finos carteles artísticos para The Grand Budapest Hotel y un conjunto de naipes de Wes Anderson para los realmente obsesionados. Las obras son tan lúdicas como para jugar con ellas a veces. Como dice el crítico de New York Magazine, Matt Zoller Seitz, en la introducción del libro: "El arte en este libro expresa esa sensación, intrínseca a todas las películas de Wes, de que hay un niño eterno escondido dentro de cada adulto, además de una obsesión relacionada con la nostalgia y el regreso a un estado de inocencia. También sugiere diferentes maneras de ver a los personajes de Wes: como iconos, como símbolos, como productos, como figuras de un sueño, como juguetes con los que la imaginación puede jugar o a los que el universo cruel puede coleccionar, vender o desechar".

Incluso si a su padre no le gustó el título de la exposición, Wes Anderson le ha dado su visto bueno a la obra. Ha visitado la exposición y, como explica en el prólogo del libro, incluso ha recurrido a los artistas para crear obras que usará en proyectos futuros. Le pidió al acuarelista Rich Pellegrino hacer un pieza para The Grand Budapest Hotel, que se conoce como Two Lesbians Masturbating. Es el tipo de concepto único de las películas de Wes Anderson, entretejer perfectamente el mundo que inspira con su rica complejidad propia.

Más de i-D: 20 maneras de volver tu vida como una película de Wes Anderson

The Wes Anderson Collection: Bad Dads por Spoke Art Gallery.

Max Dalton, © 2016 Spoke Art Gallery.

Julian Callos, The Royal Tenenbaums, © 2016 Spoke Art Gallery.

Bruce White, Steve Zissou, © 2016 Spoke Art Gallery.

James R. Eads, You Really Are Kind of "Fantastic", © 2016 Spoke Art Gallery.

Kemi Mai, Suzy, © 2016 Spoke Art Gallery.

Fernando Reza, Take This, It's a Map, and You Might Need a Magnifying Glass to Read It but It Tells You Exactly Where and How to Find "Boy with Apple", © 2016 Spoke Art Gallery.

Credits


Texto Colin Crummy
Imágenes © 2016 Spoke Art Gallery

Tagged:
Wes Anderson
Moonrise Kingdom
Cultură
Rushmore
The Royal Tenenbaums
Libros
The Darjeeling Limited
impresos