las modelos más punk protagonizan nuestra nueva portada

Estamos en 2016 y la industria de la moda está plagada de interrogantes y pocas soluciones. Aunque no podemos adivinar el futuro, no hay duda de que las cosas están cambiando...

|
feb. 8 2016, 4:30pm

Síguenos en Facebook para estar al día de todas las noticias de moda y cultura joven

¿Tiene sentido seguir diseñando prendas por temporadas? ¿Deberíamos pasarnos a una moda sin género? ¿Es el la moda "en tiempo real" el futuro de la moda? ¿Cómo podemos proteger la integridad creativa de nuestros diseñadores sin dejar de reconocer las exigencias comerciales de las firmas para las que diseñan? Estamos en el 2016 y la industria de la moda está plagada de interrogantes, pero pocas soluciones. Los medios digitales y las redes sociales han cambiado para siempre el panorama de la moda, y por alguna razón todos estamos luchando para adaptarnos. Aunque no podemos adivinar el futuro con una bola de cristal, no hay duda de que los aires están cambiando.

En el número de moda de i-D, preguntamos a los diseñadores, estilistas, críticos y artistas de peluquería y maquillaje qué pasos positivos les gustaría que se tomaran. Desde "ajustar el calendario para dejar de entregar prendas de primavera en enero" hasta "volver a dos colecciones por año", sus respuestas puede que te sorprendan... Desde Clare Waight Keller de Chloé, hasta Yohji Yamamoto, Joe-Casely Hayford o Rag & Bone, si todo el mundo trata de remar en la misma dirección, ¿qué más hace falta para que se produzca el cambio?

En un rotundo manifiesto dirigido hacia la industria, la legendaria crítica de moda y embajadora del consejo de moda británico para el talento emergente, Sarah Mower, afirma que es el momento de frenar, retroceder y reflexionar sobre lo que es relevante. Tenemos que reunir el coraje para desafiar creencias arraigadas y enfocar la industria hacia una nueva dirección. Tal y como dice Sarah con elocuencia, "La única forma que tiene la industria para cambiar es a través de gente nueva, gente joven, que venga desde fuera para decirnos lo que es obvio: esto no tiene sentido, no nos refleja a nosotros ni lo que queremos y vamos a hacerlo de una forma diferente".

Por suerte, Nueva York, Londres, Milán y París rebosan de sangre fresca que amenazan con hacer justo eso. Damos la bienvenida a los espíritus independientes que están construyendo sus propios negocios según sus propios términos. Desde el antiguo alumno de Central St Martins Charles Jeffrey, que lanzó la noche de club mensual en el este de Londres, LOVERBOY, para financiar su máster, hasta Simone Rocha, Vetements, Matthew Dolan, Erdem y la nueva firma parisina Koché; son la prueba de que avanzando poco a poco a tu propio ritmo (o bailando en el caso de Charles), al final tienes tu recompensa. El icónico fotógrafo de moda Mario Sorrenti se une al director de moda de i-D para fotografiar nuevos rostros como el de Frederikke Sofie, Dilone, Ruth Bell y Fernanda Ly en un artículo que habla sobre romper con todo y empezar de nuevo y alaba las raíces punk de i-D.

También rendimos homenaje a Comme des Garçons, una de las marcas independientes más potente e influyente en el mundo, y hablamos con el presidente Adrian Joffe (un verdadero espíritu punk si es que alguna vez hubo alguno) sobre su trabajo innovador en Dover Street Market. Detrás de toda gran estrella de la moda, se esconde el duro trabajo de un asistente, nos reunimos con los jóvenes que se están formando de la mano de los grandes de la moda para que nos hablen de sus reflexiones sobre la industria de la que están a punto de pasar a formar parte. Aunque no podemos saber cuál será el futuro de la moda, sí que podemos ayudar a construirlo a nuestro gusto.

Recomendados


Fotografía Mario Sorrenti
Director de moda Alastair McKimm
Frederikke lleva chaqueta Louis Vuitton. Camiseta vintage y pendientes del estudio del estilista.
Dilone chaqueta y chaleco Saint Laurent by Hedi Slimane. Camiseta y pendientes del estudio del estilista.
Fernanda lleva chaqueta y diadema Miu Miu. Camiseta del estudio del estilista. Choker de la modelo.
Ruth lleva chaqueta y top Gucci. Pendientes del estudio del estilista.