conoce a carlota guerrero, la fotógrafa española tras la imagen del nuevo disco de solange

Descubre cómo esta creativa de Barcelona llegó a crear una de las portadas de disco más impresionantes del año, y la conexión que guarda con sus desnudos llenos de sensibilidad.

por Aaron Vanmaele
|
04 Octubre 2016, 7:21am

La fotógrafa y directora de arte española Carlota Guerrero irrumpió en escena la semana pasada con una imagen que se hizo icónica al instante: la portada del nuevo disco de Solange A Seat at the Table, que se lanzó el viernes pasado. La fotógrafa también contribuyó con sus imágenes al libro digital de 112 páginas de la cantante, en una celebración de la raza negra y la creatividad.

Con un estilo misterioso y sobrio, que parece una desviación moderna de la estética de la hermana de Beyoncé, las fotos son la obra de una mujer reservada afincada en Barcelona. Guerrero es una fotógrafa y directora de arte de 26 años cuyo trabajo puede describirse como una celebración visual del cuerpo femenino. En sus fotos aparecen flores, árboles, naturaleza muerta, paisajes urbanos y, sobre todo, mujeres; a veces con ropa y a veces sin ella. La marca distintiva de sus fotos es una ligera neblina, una luz turbia que se reconoce al instante. Hablamos con la joven creativa sobre cómo su trabajo emocional encaja con la nueva estética de un icono moderno.

Lee: Esta fotógrafa desnuda a sus ligues de Tinder y sus amigas de Tumblr
Lee: 5 jóvenes talentos de la fotografía española 

¿Cómo te introdujiste en la fotografía?
Desde mi infancia quise expresarme con imágenes y cuando descubrí el poder de la fotografía me quedé enganchada. Me obsesioné con hacer fotografías de determinados sujetos, colores y espacios, así que continué haciéndolo hasta que descubrí que estaba creando un lenguaje del que disfrutaba mucho.

Fotografías sobre todo a mujeres. ¿Qué es lo que te fascina tanto de la figura femenina?
Es algo que me sale de forma natural. Me levanto cada mañana dentro de un cuerpo femenino así que me parece bastante natural explorar la condición femenina en mi trabajo.

¿Cómo surgió tu colaboración con Solange?
Descubrió mi arte en Instagram y su manager me pidió que me uniera a ella a finales de junio para dirigir el arte de un espectáculo de danza en la Tate Modern. Tuvimos una conexión creativa instantánea y por eso continué trabajando con ella tanto en sus videoclips como en la portada de su nuevo disco. 

Debió de ser una experiencia alucinante.
Me lo pasé genial. Pasamos todo agosto trabajando juntas, yendo y viniendo en furgoneta de Nueva Orleans a Nuevo México, haciendo fotos cada día. Fue un trabajo duro pero también muy divertido.

Veo que en tu trabajo pones gran atención sobre la feminidad, lo mismo que ocurre en el libro de Solange Knowles. ¿Fue algo que explorasteis juntas?
Por supuesto. La fuerza de la solidaridad entre mujeres de color es una de las narrativas clave en este proyecto, por lo que muchas de las imágenes que creamos reflexionan sobre esa energía.

¿Qué significa para ti girl power?
El poder que encuentro en mi cuerpo y alma es infinito, y ese poder se intensifica cuando lo puedo compartir con otras mujeres. Juntas tenemos un poder incalculable.

¿Qué opinas sobre la imagen del cuerpo femenino que se tiene en el siglo XXI?
Estamos avanzando mucho. La belleza natural está más presente que hace un par de años. Últimamente he podido mirarme a mí misma sin sentirme avergonzada o fea por características naturales como el pelo o la forma de mi cuerpo, cosa que no podía evitar de adolescente. Es una consecuencia directa de que las mujeres seguras de sí mismas se estén mostrando de una forma muy cruda y natural, y parezcan mucho más guapas e interesantes que cualquier modelo de una imagen con una producción exagerada.

¿Es por eso que prefieres hacer fotos con carrete?
Adoro el proceso de la fotografía analógica. Tienes que pensar sobre lo que vas a fotografiar y luego esperar el momento perfecto. Es algo real y me ayuda a conseguir esa estética cruda de mi fotografía.

Dijiste que también trabajaste en algunos vídeos para el disco.
Me encargué de la dirección de arte para Cranes In The Sky y Don't Touch My Hair, en los que pude trabajar estrechamente con Solange, es una persona muy práctica y tiene una visión alucinante.

¿Cuál es tu foto preferida del proyecto?
Voy a escoger esa en la que aparece en medio del desierto cubierta de dorado. Ese día me dejó flipando. La cubrimos de miel y purpurina y a pesar de tener que soportar el sol ardiente del desierto, actuó y posó durante horas. Su ética de trabajo me inspira mucho. Es una mujer fuerte, trabajadora y llena de talento y he aprendido mucho de ella.

Recomendados


Texto Aaron Vanmaele
Fotografía Carlota Guerrero

Tagged:
Entrevista
Solange
arte
Cultură
CARLOTA GUERRERO