por qué todos deberíamos dejar de hacer 'ghosting'

¿Alguna vez te has sentido como una mierda porque alguien dejó de contestar tus mensajes sin más?

|
15 Octubre 2018, 8:00am

Fotograma de 'Casper'.

La lógica aplastante demuestra que hacerle 'gosting' a alguien es cruel, sin embargo parece haberse convertido en una costumbre a la hora de tener citas con desconocidos. Una encuesta realizada en 2016 por Plenty of Fish descubrió que el 78% de los millennials solteros lo han experimentado: la frustración inicial de preguntarse por qué esa persona que te gusta ha dejado de hablarte, seguida del aplastante hecho de que nunca más te enviará mensajes. Durante el verano asistí a cuatro o cinco citas con un chico que me pareció atractivo y con el que me gustaba pasar el tiempo. Luego fue pasando de mi de forma gradual: recibí un par de WhatsApps superficiales en el Brighton Pride, al que ambos debíamos asistir con nuestros respectivos grupos de amigos, y luego nada. Estaba de bajón, pero también algo confundido por la forma de proceder: ¿debería insistir en un intercambio de texto doloroso que explique por qué perdió el interés, o debería simplemente darme cuenta de que se acabó y punto?

"Cuantas más veces lo practiques, más fácil te va a resultar volver a hacerlo y, ¿quién quiere que ese sea el patrón de su vida romántica?"

Mi reacción a ser víctima del 'ghosting' me hace preguntarme si a veces es preferible recibir un rechazo absoluto. "El Ghosting recibe muy mala prensa, y no se lo merece", me dice Toby, un chico gay de Londres. "Odio los conflictos de cualquier tipo, y las conversaciones incómodas me estresan. Cuando alguien deja de responder a los mensajes o las llamadas, es solo una forma pasiva de decir todas las cosas que podrías haber dicho en persona o en un mensaje. Presionar a la persona que te está ignorando para obtener una repuesta es inútil y muy molesto para los dos. Obviamente, cuando las personas han estado en relaciones serias es una situación muy diferente, pero cuando acabas de conocer a alguien, no creo que ninguno de vosotros se deba nada al otro".

Jo Hemmings, un psicólogo del comportamiento que fue el primer "coach de citas" del Reino Unido, dice que el hecho de hablar tanto del 'ghosting' está ayudando a legitimarlo. "Es una cosa llamada disonancia cognitiva", me dice. "Cuanto más le damos el título 'ghosting', más aceptable se vuelve, como una forma de comportarnos con alguien, porque lo usamos todo el tiempo en las conversaciones cotidianas. Decimos cosas como 'le hice ghosting' o ' me ha hecho ghosting'. Si no tuviera una palabra unida a él, todavía podría ser visto como algo bastante impactante para alguien. Pero ahora es solo una cosa que suele pasar en las citas. Su aceptabilidad aumenta porque todo el mundo sabe a qué te refieres cuando dices: 'He hecho ghosting".

Pero a pesar de su recurrencia, no hay duda de que muchas personas que tienen citas están menos dispuestas a ser víctimas del 'ghosting' que Toby y yo. "Es lo peor", me dice con firmeza Sophie, una mujer heterosexual de Hertfordshire. "Estoy orgullosa de, cuando alguien no me interesa, mandar un mensaje de 'gracias pero no'. La gente es receptiva y lo respeto cuando me lo hacen. Tenemos una opinión tan alta de nosotros mismos que, ¿crees que ser rechazado por otros devastará a alguien? No lo hará, a menos que haya pasado un tiempo y realmente estemos hablando de una relación. Siempre que he tenido una respuesta directa de "gracias pero no" de alguien, he admirado su honestidad, me quité el polvo y volví a salir".

El coach Tomas Svitorka tampoco está de acuerdo con esta moda del 'ghosting'. "Pienso que es signo de un carácter débil y de malos modales", me dice. "Pero, en cierto modo, es genial que te hayas enterado más temprano que tarde. Probablemente te ahorraste mucho tiempo y problemas [con esa persona] a largo plazo".

Pero, ¿es saludable aceptar ser ignorado en lugar de presionar para obtener respuestas? Después de todo, cuando eres la víctima, no tienes poder sobre la situación, y no hay posibilidad de un cierre adecuado. "El tiempo es algo muy valioso hoy en día", dice Tomas Svitorka. "Deberíamos querer saber cuál es el estado del asunto para poder avanzar y concentrarnos en otra persona". Sin embargo, Jo Hemmings señala que hay un límite de mensajes de "¿por qué?" o "qué pasó?" que no deberíamos sobrepasar. "Existe el peligro de que te puedas convertir en un acosador si sigues persiguiendo a alguien que ha pasado de ti. Podrías llegar a tener un comportamiento preocupante", dice. "Debido a esto, tienes que aceptar los términos y condiciones de ser víctima de 'ghosting'. Por norma general, no hay nada que puedas hacer sino levantar la cabeza y seguir adelante".

El chico que me hizo 'ghosting' este verano finalmente se puso en contacto un mes después para disculparse. Había empezado a pensar que le gustaba más como amigo, explicó, pero no sabía cómo decírmelo, tal vez porque era la primera persona con la que realmente había salido desde que había terminado una relación seria. Descubrí que el hecho de que él se molestara en soltarme una línea de culpabilidad era bastante dulce, en cierto modo, y contesté diciendo que no le guardaba rencor. He estado en el mercado el tiempo suficiente como para saber que el 'ghosting' forma parte del universo de las citas en 2018, especialmente ahora que todos podemos ver dos marcas azules en un mensaje de WhatsApp que se ha leído e ignorado. Pero en el futuro, sé que no quiero ser ese tipo de persona cada vez que una cita no me gusta.

Jo Hemmings predice que "el 'ghosting' nunca desaparecerá", pero dice que deberíamos entrenarnos para evitarlo. "Cuantas más veces lo practiques, más fácil te va a resultar volver a hacerlo y, ¿quién quiere que sea el patrón de su vida romántica? No es justo para la persona con la que lo estás haciendo, y cuando te suceda, te darás cuenta de que no es un comportamiento amable. Los 'ghosters' deberían darse cuenta de que lo que podría ser una decisión improvisada de su parte podría tener un impacto considerable en la gente que es ignorada. Es solo una decencia humana básica enviar un par de líneas que digan 'No eres tú, soy yo: realmente disfruté nuestro tiempo juntos, pero no quiero seguir adelante'. Sé valiente y no te sentirás culpable".

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.