nunca unas ilustraciones han reflejado tan bien la crisis de los veintitantos

Celeste Mountjoy tan solo tiene 16 años, pero su obra capta a la perfección los 'problemas' de la tormentosa entrada en la edad adulta.

por Kasumi Borczyk
|
24 Noviembre 2016, 10:21am

via @filthyratbag

Si sigues la popular cuenta de Instagram de la artista Celeste Mountjoy puede que creas saber cómo es la mujer que la ha creado. Sin duda esos oscuros dibujos de mujeres bebiendo, saliendo de fiesta y autodestruyéndose son el producto de una mente que ya lo ha visto todo en esta vida. Y puede que sea cierto, pero lo que probablemente no imaginas es que Celeste tiene 16 años.

Bajo el nombre de @filthyratbag ha acumulado un ejército de seguidores gracias a su capacidad para burlarse de las expectativas y convenciones sociales y de sus propias inseguridades personales. Sus sencillos trazos son el reflejo de un mundo atormentado pero innegablemente divertido y podemos afirmar sin temor a equivocarnos que son muchísimo más reveladores y profundos que cualquier cosa que pudiéramos garabatear nosotros cuando íbamos al instituto.

¿Cuándo y cómo empezaste a dibujar?
Creo que fue cuando tenía unos cuatro años. El primer sketchbook que completé es de 2005 y contiene casi exclusivamente dibujos. Mi madre se sentaba junto a mí y escribía las historias que acompañaban a los dibujos porque yo todavía no sabía escribir. Escribía cualquier cosa que yo le decía, así que eran imágenes con palabras, el origen de lo que sigo haciendo actualmente.

Es de locos, ¡en 2005 tenías cuatro años! ¿Qué tipo de dibujos hacías?
Me gustaba escribir historias sobre romances realmente jodidos, como bellas princesas obligadas a casarse con tíos absolutamente feos. Es gracioso, porque me encantaba dibujar chicas "bonitas", cosa que ha cambiado muchísimo en la actualidad.

Aparte de las chicas bonitas, parece que empezaste con tus temas principales bastante pronto. ¿Tu inspiración viene de los demás o de tu propia vida?
Siempre me he sentido inspirada por Michael Leunig y David Bowie, pero definitivamente obtengo mi inspiración en la gente que me rodea y en mi propia vida. Siempre he tenido que luchar contra sentimientos de ansiedad y depresión, así que me resulta bastante fácil dibujar sobre eso.

Cuéntame cómo consigues mezclar la comedia con la tragedia, porque muchos de tus dibujos son bastante divertidos aunque reflejen momentos totalmente devastadores.
La seriedad excesiva aterroriza a la gente. Creo que es más fácil aceptar las cosas cuando se hacen con humor. Puede que la gente diga que estoy burlándome de las enfermedades mentales, pero creo que poner una nota ligera en los problemas serios hace que la gente se sienta más cómoda cuando los comenta con sus amigos.

La parte más seria no es únicamente personal, también tiene mucho de político.
Cuando empecé a dibujar cosas que tenían que ver con cuestiones políticas no era realmente consciente de ello. Fue más bien que esas cosas eran importantes para mí, así que estaban integradas en mi arte. Intento no exponer todas mis opiniones y dejo a un lado las cosas sobre las que no sé demasiado porque no me siento cómoda hablando de algo que no he experimentado personalmente.

Hay que ser muy cuidadoso cuando expones tu obra y tus opiniones en las redes sociales, porque las reacciones negativas pueden ser brutales.
Exacto. Me di cuenta de ello cuando empecé a tener un número importante de seguidores. Las opiniones de todas esas personas diferentes que aparecen en mis posts pueden llegar a ser un poco intimidantes. Es interesante, porque nunca pensé que mi trabajo pudiera ser controvertido o político hasta que lo mostré al público.

Cuéntame cómo es la respuesta en general.
Cuando empecé a exponer mi obra solo tenía unos trece o catorce años y tenía muy pocos seguidores. Realmente creo que los comentarios y opiniones que obtenía entonces eran más duros porque yo era muy joven y la gente de mi entorno flipó bastante al ver que dibujaba mujeres con axilas peludas o bebiendo mucho, pero ahora tengo un público más amplio y hay mucha más gente que entiende mis dibujos y me dice que se siente identificada con ellos. Por supuesto también está la parte espeluznante de las redes sociales, como hombres viejos pidiéndome fotos de mis pies y ese tipo de cosas, así que la respuesta es agridulce.

Cuéntame acerca de la decisión de ser tan abierta acerca de tus propias experiencias con la salud mental.
La enfermedad mental y sentir determinadas cosas hacia la gente o hacia el momento de tu vida en que te encuentras es algo que nos han enseñado a guardar para nosotros mismos porque resulta embarazoso o raro. Pero poder expresarlo abiertamente es algo que probablemente todos experimentamos y quiero que los demás sepan que no están solos en ello. Para mí es positivo poder compartir experiencias humanas como estas en lugar de guardarlas encerradas en mi interior.

Las obras realmente personales como la tuya cada vez son más frecuentes, ¿qué opinión tienes de nuestra generación?
Creo que se arroja mucha mierda a nuestra generación por ser sensibles y emotivos y por expresar abiertamente nuestros sentimientos, pero las redes sociales nos han ofrecido una plataforma donde compartir cómo nos sentimos, cosa que las generaciones anteriores no tenían, aunque probablemente vivieron las mismas experiencias que nosotros.

Totalmente de acuerdo: no estamos locos, simplemente visibilizamos nuestros sentimientos. ¿Cómo es posible que pienses así con solo 16 años?
Gran parte de la culpa es de mi madre y de las otras mujeres que me rodeaban cuando crecí. Mi madre siempre ha hecho lo que tenía que hacer y nunca ha delegado en otras personas para que lo hicieran por ella. También me enseñó que, como mujer joven, puedo ser mi propio modelo a seguir, lo que facilita mucho el hecho de sentirme empoderada.

Es una idea genial, ser tu propio modelo a seguir.
Como ya he dicho, antes me encantaba dibujar chicas bonitas con tetas enormes y cinturas diminutas, estaba muy metida en todo ese ideal de belleza de chica perfecta y sexy. Pero cuando entré en la pubertad me di cuenta de que yo no me parecía a las chicas que dibujaba, así que tome la decisión de hacerlas diferentes y dibujar tetas colgantes y axilas peludas y grasa abdominal y todas las cosas que me hacían sentir más cómoda en mi propia piel. 

@filthyratbag

Recomendados


Texto Kasumi Borczyk 
Imágenes vía @filthyratbag

Tagged:
Instagram
crisis
Feminismo
ilustración
Millennial
Body Positive