Fotografía Jaime López Cano

'offside': la cara más bella y vulnerable del boxeo

Jaime López Cano retrata a un grupo de boxeadores que luchan para eliminar el 'bullying' de sus vidas.

por Raquel Zas
|
29 Mayo 2019, 8:41am

Fotografía Jaime López Cano

Párate a pensar un momento en las imágenes que has visto en las últimas 24 horas. ¿Te acuerdas de alguna? ¿Acaso hubo siquiera una que hayas observado durante más de 30 segundos? Consumimos tantas imágenes al día que apenas nos paramos a observar su contenido. Me refiero al contenido real, a lo que quieren transmitirnos. La mayoría de esas imágenes son retratos, cuyos protagonistas merecen una segunda mirada para poder entender lo que quieren decirte, la historia que esconden detrás. Y por si esto fuera poco, en plena efervescencia de las redes sociales, la estética de una imagen se ha impuesto sobre el contenido. Aún así, hay una generación de fotógrafos que quiere volver a equilibrar esta balanza, y Jaime López Cano es uno de ellos. Pese a que su carrera como fotógrafo tan solo acaba de empezar, este joven de Mérida afincado en Madrid tiene claro que su trabajo tiene que tener personas y personalidad. Hablamos con él sobre su proyecto Offside, una serie de retratos y bodegones en La Escuela Boxeo de Madrid, donde hay un proyecto destinado a personas que han sufrido o sufren bullying.

Háblanos un poco sobre Offside.
Este proyecto empezó bajo la propuesta de una tarea de clase que recogía la idea de “el otro”. La temática fotográfica bajo esa condición era libre y pasé meses dudando qué fotografiar porque quería hacerlo cuando tuviese el impulso de hacer un proyecto entero personal. Lo primero sería explicar el título que simplemente como metáfora en inglés pone fuera del ring (“fuera de juego”) a ciertos boxeadores. Es un proyecto que está formado por varias series: retratos a boxeadores, bodegones y una serie al azar de detalles del gimnasio donde entrenan.

1559057141416-3

¿Qué mensaje quieres transmitir con este trabajo?
Creo que ahora mismo la industria de la fotografía de moda y la de documental están avanzando demasiado rápido y llamamos fotografía a casi cualquier imagen. Desde mi punto de vista, lo positivo es la gran diversidad y madurez que está ganando, aunque existe una gran discriminación todavía y eso quiero recalcarlo. Por eso quiero mostrar belleza en casi cualquier persona y objeto, la belleza está ahí y te hace pararte a ver, nos golpea; quiero mostrar sin barreras esa belleza y personalidad de ciertas personas sin tener en cuenta su lugar de origen ni su género.

¿Cómo surgió la idea para este proyecto?
A principios de este año releí mensajes y volví a hablar con algunas personas cercanas que habían sufrido bullying hace años en el instituto, de hecho, siempre ha sido algo que afectaba a algún buen amigo, y lo sigue haciendo. En marzo, haciendo scout de localizaciones, descubrí ese gimnasio de boxeo e investigué un poco. Vi en su web que tenían un programa antibullying y decidí ir en persona para hablar con alguien que me explicase mejor lo que hacían allí con la idea de retratar a alguien que me pudiese transmitir algo. He ido 4 veces al gimnasio.

Me sorprendieron mucho las personas que había allí, me parecían fotografiables. Jero García era el fundador de aquello, y hace unos días se abrió a mí y me contó su historia, una historia en la que un niño con TDH que hizo daño a tantas personas llegó a ser campeón de España de boxeo y ahora lleva un programa contra lo que él mismo hacía en ese gimnasio. Son como una gran familia.

1559057164838-Escanear-9

¿Con qué criterio escogiste a los protagonistas?
Quizás pueda ser similar a hacer un casting por así decirlo, simplemente pasé horas allí y seleccioné las personas que más me atraían a nivel fotográfico, no soy mucho de reflexionar esto, también me fijé en la brevísima historia que me contaban y en cómo entrenaban.

¿Cómo te acercaste a ellos para empezar este proyecto?
Fui al gimnasio y les expliqué lo que quería hacer, les pedía que se pusieran en un fondo blanco, que me contasen algo de ellos, solo iba a hacerles un retrato.

Comentas que en el gimnasio hacen boxeo para luchar contra el bullying. ¿Puedes explicarnos esto? ¿No es contradictorio que se use como terapia el boxeo para luchar contra el bullying?
Puede sonar muy contradictorio, pero el boxeo no consiste en una pelea callejera donde dos personas se acaban destrozando ni se tiene desprecio o ímpetu por hacer daño a la otra persona, sino que es un deporte. Jero me explicó esto desde el punto de vista químico, donde la segregación de ciertas hormonas anulan impulsos agresivos y de superioridad.

1559057187196-Escanear-15

Precisamente la historia de Jero García es una de las más impresionantes, ¿puedes resumírnosla y contarnos cómo el boxeo le ha salvado la vida?
Jero es una persona con TDH genuino, cuando era adolescente estaba totalmente rajado por las peleas que provocaba en su barrio, cualquier situación donde hubiese gran cantidad de agresividad y movimiento era necesaria para él y allí estaba, para que su dopamina se equilibrara. En el Carabanchel de los 80 en Madrid ese caso era bastante desconocido y a él simplemente lo trataban como un “niño nervioso” en un barrio bastante conflictivo. Siendo padre adolescente incluso buscó problemas en el fútbol, en las manifestaciones de estudiantes y comunistas y fue arrestado toda la mili por pegar a un cabo primero. Probablemente si no hubiese encontrado el boxeo como deporte ya no tendría vida, para él era placentero lo que hacía. Para entender qué le sucedía y sigue estudiando los trastornos de conducta hoy en día. El boxeo se basa en tres pilares fundamentales, la química a nivel hormonal, la disciplina (y otros valores) y la pertenencia a un grupo. Lo que quiere hacer ahora para agradecerlo, con 48 años y retirado, es enseñar todo lo que ha aprendido a los demás.

Cuando veo series de retratos tan íntimas como estas, donde además hay un discurso personal detrás, siempre me pregunto cómo realizas la sesión para conseguir que los modelos se sientan cómodos y se abran a ti.
Creo que lo más importante es ser sincero, fotografiar lo que te gusta y decirlo en voz alta; aunque algunas personas se molesten al principio si mencionas algún rasgo físico, luego se normaliza. Nunca busco un perfil comercial, me fijo en la personalidad.

Quieres centrar tu trabajo en historias personales, ¿algún proyecto entre manos?
Sí, aunque quizás no lo llamaría historia personal, me interesa la belleza y la personalidad, en la moda y el retrato es donde más lo encuentro. Tengo un proyecto en curso, entre otros, donde retrato a modelos fuera de su ámbito laboral, intento que me cuenten algo de su vida personal. Son encuentros fugaces donde en alguna ocasión solo me da tiempo a decir “nice to meet you”.

1559057274968-Escanear-13
1559057289450-Escanear-20
1559057306500-Escanear-21
1559057352157-Escanear-17
1559057417757-fased
1559057454687-43