c. tangana debuta como modelo en parís

El primer desfile de la firma de Charaf Tajer ha llamando la atención de toda la industria.

|
18 enero 2019, 11:29am

La semana de la moda masculina va cobrando más relevancia cada temporada que pasa, acercándose poco a poco al protagonismo de su homólogo femenino. Muchas son las personalidades —de fuera y dentro de la industria— que se han congregado estos días en París para disfrutar de los desfiles de Louis Vuitton, Raf Simons o JW Anderson. Entre estas firmas debutó ayer Casablanca, una firma parisina fundada hace unos meses por Charaf Tajer y que llamó la atención tanto por su propuesta como por el casting de modelos que escogieron.

Casablanca presentó su colección otoño/invierno'19 (su segunda colección, aunque no había hecho desfile) en los salones de época del lujoso Hotel Mona Bismarck por los que desfilaron caras conocidas de la música, del 'street style' y la escena urbana. Entre ellos, pudimos ver a uno de los artistas más exitosos de nuestra escena actual, C. Tangana, que desfiló con una camisa de seda rosa flanqueada por dos columnas griegas bordadas a cada lado. A su lado caminaron por la pasarela otros rostros como el del rapero Gunna, Flyest Shot o Mounir.

En definitiva, una gang muy bien seleccionada para representar el universo que Tajer quiere construir con una colección inspirada en Casablanca (Marruecos), lugar donde sus padres se conocieron trabajando en un taller de ropa y donde él pasó muchos veranos de niño, razón por la cual la firma fue bautizada así. "Hay un restaurante increíble en Casablanca llamado Kabastan. Tiene unas vistas al océano, suelo ir mucho cuando estoy en Marruecos. Cuando estoy allí, la serenidad del puerto y la brisa del mar me sirven de inspiración. La sensación de relajación absoluta es lo que quiero transmitir con la marca, haciendo que la gente lo sienta a un nivel muy visceral", explica el diseñador.

Y parece haberlo conseguido, su colorida y divertida propuesta destacó en una semana de la moda demasiado gris. Casablanca ha dejado claro que quiere vestir a hombres contemporáneos que quieren ropa de lujo pero alejada de la formalidad. Charaf, un joven francomarroquí de 33 años, no ha salido al ruedo hasta ahora, pero su trayectoria en la moda empezó hace ya bastante tiempo. Ha colaborado con nombres como Virgil Abloh y fue uno de los precursores del lanzamiento de Pigalle, en 2008. Puede que a muchos no les suene su nombre porque lleva años trabajando en la sombra para grandes nombres de la industria, pero ahora ha empezado a caminar en solitario y, de momento, su inicio ha causado bastante impresión.