Fotografía Nina Ahn 

muerte al romance: cada vez más jóvenes surcoreanos deciden estar solos

Un número creciente de millennials surcoreanos no pueden (ni quieren) permitirse tener una cita.

|
05 Junio 2018, 7:27am

Fotografía Nina Ahn 

Es una tarde lluviosa en Seúl, la capital de Corea del Sur. En un café escandinavo de diseño, en el corazón de la ciudad, las mesas están llenas de clientes bien vestidos que conversan tranquilamente sobre la limonada con infusión de pomelo. En una mesa, cuatro mujeres hablan acerca de sus matrimonios y sus familias: discuten sobre la variedad de hagwons, de familias y de escuelas a las que asisten sus hijos.

Foto: Nina Ahn. Ten en cuenta que ninguna de las personas representadas en las fotos aparece en el artículo. Estas imágenes son meras representaciones artísticas que reflejan el concepto de "estar solo".

Otro grupo, compuesto por dos mujeres solteras y un hombre, están inmersos en una conversación sobre el matrimonio y las bodas de sus sueños. "¿Cuánto tiempo has estado con tu novia?", Le pregunta una mujer al hombre. "Vosotros dos casaros lo antes posible", prosigue el otro.

Pese a todas las conversaciones sobre romances, matrimonio y familia que parecen prevalecer en una Corea del Sur todavía muy conservadora, llama la atención que sea un país donde las tasas de natalidad, junto con las tasas de matrimonio, son tan bajas que toda la población se enfrenta a "una extinción natural" para 2750, de acuerdo con las proyecciones del gobierno de 2013. Corea del Sur registró su tasa de natalidad más baja en la historia el año pasado; un promedio de 1.05 niños nacidos de mujeres de entre 15-49 años.

Pero en un país conocido por la propagación de imágenes de amor naif y heteronormativo demostrado a través de canciones de K-Pop y dulces K-dramas (culebrones de televisión coreanos); cada vez más jóvenes se están volviendo en contra de las instituciones sociales como el matrimonio y la familia típica, ya que cada vez más abrazan la independencia, o lo que es lo mismo, el honjok: un estilo de vida independiente y solitario.

Fotografía Hasisi Park

"Cuando estaba en la escuela secundaria, pensaba que honjok era una persona que no tenía amigos ni vida social. Pero convertirse en uno hoy en día me parece algo razonable", cuenta Jenna Park, una recién graduada de 26 años. "Es realmente difícil conocer al compañero adecuado, e incluso a los amigos. La sociedad es tan competitiva. La gente tiene que enfocarse en sus trabajos y no en hacer amigos".

Al igual que en muchos otros países desarrollados en el oeste, los millennials de Corea del Sur enfrentan una creciente escasez de empleos y seguridad financiera, por eso los jóvenes comienzan a lamentar las dificultades que conlleva tener citas, el matrimonio o el comienzo de sus propias familias.

"Por lo general, las personas esperan tener relaciones", dijo Kim Dae-young, un hombre de 19 años. "Si no tienes pareja y estás solo, te consideran un perdedor". Pero esta concepción está cambiando porque muchos jóvenes coreanos ya no pueden darse el lujo de salir con gente o casarse. "No creo que las personas elijan estar a solas, les gustaría tener un compañero, pero generalmente no tienen el tiempo [o dinero] para hacerlo", dijo Kim.

Junto con refranes como YOLO ('You Only Live Once') - un término que los coreanos jóvenes se han apropiado de una manera que significa "vive para tu propio disfrute"; el término chae-sik nam, o "hombre vegetariano", también ha estado en tendencia desde 2013. El "hombre vegetariano" es una variación local de los "hombres herbívoros" de Japón: una nueva ola de hombres jóvenes que tienen poco interés en el sexo, las relaciones y el matrimonio.

Fotografía Nina Ahn

Kim Seo-yeon, un candidato a doctorado de 28 años que se especializa en populismo, dice que este alejamiento de las relaciones y la responsabilidad es una reacción a las cargas financieras que los hombres coreanos deben asumir. "En Corea, a lo que chae-sik nam realmente se refiere es a personas que no buscan relaciones porque están hartas de intentarlo", dijo. "Se espera que los hombres en las relaciones y en los matrimonios paguen por todo: café, comida, citas ... Creo que se cansan de esto. [Y] mientras que la economía es mala, los hombres saben que incluso si van a las universidades de primer nivel no podrán conseguir trabajo ni pagarse todo lo que necesitan. Saben que no pueden desempeñar los roles de liderazgo que la sociedad requiere de ellos. "Corea del Sur está en una posición similar a Japón después de la recesión", agregó.

Además del chae-sik nam de Corea, las mujeres millennials también están rechazando las relaciones y convenciones sociales como el matrimonio, pero por un conjunto de razones diferentes. Jenna Park nos cuenta la historia de una amiga que fue a conocer a los padres y parientes de su novio por primera vez. "Mi amiga fue a la fiesta de cumpleaños de la abuela de su novio, y en el momento en que llegó, le dieron una bandeja y le pidieron que comenzara a servir comida". Park dice que su amiga trabajó sin parar toda la noche.

"Durante las celebraciones del Chuseok [Acción de Gracias de Corea], o el Año Nuevo Lunar, siempre se lanzan estadísticas que anuncian que la tasa de divorcios ha aumentado después de estas fechas", dijo Kim Seo-yeon. "Las mujeres coreanas modernas viven sus vidas como mujeres independientes durante el resto del año, pero en ciertos días son sirvientas, sirven comida y lavan los platos en los hogares de los demás".

A esto se agrega la idea de que las mujeres deben elegir entre sus carreras o el matrimonio. "La forma tradicional de tratar con mujeres en el lugar de trabajo es que si tienes un bebé estás despedida", dijo Michael Hurt, sociólogo y profesor de investigación de la Universidad de Seúl.

Otro desincentivo es la muerte social una vez que las mujeres se casan y tienen hijos, según Hurt: "Una vez que tiene todos estos deberes [de maternidad], se supone que la esposa no debe hacer nada con los amigos. Si eres una mujer de 30 y tantos años, se supone que no debes salir y divertirte con amigos".

Photo: Nina Ahn

"Mi madre quería ser maestra, pero luego mi abuela paterna le dijo: 'las mujeres no pueden ganar más que los hombres, así que quédate en casa y cuida de tu esposo'", dijo Jenna Park, y agregó que creció viendo a su madre y a su generación cumpliendo con estas reglas.

Todavía es triste que las mujeres tengan que elegir, dijo Kim Seo-yeon: "En mi opinión, no se nos debería pedir que elijamos. Deberíamos hacer lo que queramos. Pero llevará tiempo, al menos 30 años, cambiar esta forma de pensar".

En general, las presiones que enfrentan los hombres y mujeres cis-género en la Corea moderna pueden llegar a ser demasiado. "Este lugar enfrenta un colapso demográfico seguro", dijo Michael Hurt. "Básicamente, si vas a castigar a las personas por casarse y tener bebés, entonces las personas van a posponer el matrimonio y tener bebés".

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.