los chicos son más excluyentes con sus amigos que las chicas, según un estudio

Vamos a acabar por fin con este tópico de mierda.

por Georgie Wright
|
07 Agosto 2018, 8:04am

Fotograma de Chicas malas

De acuerdo con los estereotipos comunes (y casi todas las películas de Hollywood que ocurren en un instituto), las chicas son unas auténticas zorras entre ellas; se unen en torno a una líder mandona y popular y la siguen como si fuera el flautista de Hamelín. Cotillean en clase de mates y se meten con las menos populares, creando una compleja red de exclusión y división en el patio. Los chicos, según esta visión poco realista de las relaciones adolescente, son un sueño de amigos. Están por encima de tanta mezquindad.

Es obvio que esto no tiene nada que ver con la realidad. Al menos, según un nuevo estudio de la London School of Hygiene & Tropical Medicine, los chicos son en realidad mucho menos inclusivos entre ellos que las chicas.

Sin embargo, el factor "drama" de las amistades en los institutos no era el enfoque principal de este estudio. Los científicos de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres lo que verdaderamente intentaban descubrir es cómo se propagan las infecciones en las escuelas: "un semillero de enfermedades", según la Dra. Clare Wenham, una de las autoras del informe. De modo que documentaron con cuántos estudiantes entrarían en contacto habitualmente, y pidieron a 460 alumnos de 7 años que nombraran a las seis personas con las que más salían, todos los días, durante seis meses. Para asegurarse de que tenían una muestra representativa de estudiantes, se centraron en cuatro escuelas con diferentes antecedentes socioeconómicos.

¿Los resultados? Los chicos tendían a pasar el tiempo con el mismo grupo reducido de personas, mientras que las chicas tenían "grupos de amigos más amplios y flexibles".

Esencialmente, esto desmonta el estereotipo de que las niñas pasan el rato en pequeñas camarillas de chicas malas. De hecho, la amistad femenina es maleable, puede atravesar los límites y las mesas de la cafetería, lo cual resulta optimista: con frecuencia, las amistades femeninas son retratadas en la cultura popular como tóxicas e insulares, cuando en realidad pueden ser matizadas y diversas.

Dicho eso, las cosas no son siempre tan sencillas. La BBC informa de estas declaraciones de la psicóloga Dra. Terri Apte: "Se ha observado que las amistades de los niños son más estables y las de las niñas son más volátiles. Como resultado, las niñas pueden sentir más presión para tener amigas 'por si acaso', en caso de que se peleen con su mejor amigo, y sienten una mayor presión social para ser agradables con las personas que no son realmente sus amigos que los niños".

Aunque "volátil" no suena exactamente como un descriptor especialmente positivo, tener múltiples amigos en varios círculos no siempre es algo malo. Los amigos pueden servir para diferentes propósitos, pueden estar ahí para ti en diferentes momentos. Por el contrario, tener una camarilla tan singular puede resultar claustrofóbico cuando estás dentro y aplastante cuando te dejan fuera. Tal vez sea hora de reescribir los estereotipos.

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.