las 7 películas de terror de culto con más estilo

Ya sea porque estés buscando inspiración para este Halloween o que simplemente quieras ver alguna película aterradoramente buena, aquí te mostramos varias opciones.

por Kristen Yoonsoo Kim
|
18 Octubre 2019, 7:34am

Pese a todas las necesidades prácticas de vestimenta para sobrevivir en una película de terror (como, no sé, zapatos cómodos), el género ha ido siempre de la mano de la mejor moda. Tiene sentido: el negro siempre está presente en la moda y el cine de terror ofrece muchas posibilidades de vestuario, como capas hasta los pies o total looks de cuero. También tiene una gran carga femenina, como los vestidos de muñecas de porcelana embrujadas o la frialdad virginal de las chicas fantasma. Estas películas pueden ser una gran inspiración, especialmente para aquellos a los que les encanta disfrazarse en Halloween pero no quieren sudar a través de una máscara fea: la sensibilidad estética de las películas de miedo nos ha regalado grandes disfraces y, a continuación, presentamos algunas opciones a elegir (unas buenas alternativas al disfraz del Joker, que ya prevenimos será la estrella de la temporada).

Hunger (1983)
¿Ha habido una película más sexy que Hunger de Tony Scott? En primer lugar, esa escena de la ducha entre Catherine Deneuve y David Bowie. Y luego toda esa sed de sangre entre Deneuve y su protegida Susan Sarandon? Uf. Todos los personajes de esta película son injustamente sensuales, pero es Deneuve quien roba toda la atención, en gran parte gracias a su vestuario, casi todo de Yves Saint Laurent. Deneuve fue la musa de YSL durante muchos años (en la pantalla, la vistió en otras ocasiones, como en la icónica Belle de Jour) y aquí le da un toque de glamour con grandes hombreras que la convierten en una auténtica diosa del underground. La parte más inolvidable es la secuencia de apertura, que tiene lugar en un espectáculo de Bauhaus, en el que Deneuve parece una azafata asesina.

Lady Vengeance (2005)
Una confesión: este fue mi disfraz de Halloween un año, y al decírselo al director Park Chan-wook, me pidió que le enviara una foto por correo electrónico. Han pasado tres años, y todavía no ha respondido, y claramente todavía no lo he superado. Dejando a un lado estos problemas, el aspecto característico de la heroína vengativa titular descansa sobre sus párpados: su sombra de ojos roja. Verás, ella tiene la mirada puesta en la sangre, después de ser liberada de la prisión por un asesinato que no cometió y haber estado separada de su hija durante 13 años. Geum-ja (también conocida como Lady Vengeance) se pone elegantes trencas de cuero y vestidos de flores, pero la verdad es que es el maquillaje de ojos lo que la eleva al podio de los momentos más moda del género de terror. John Wick nunca podría superarla.

Ángel de venganza (1981)
En la Met Gala de 2018, todos se pusieron su mejor ropa de domingo para el tema del catolicismo ("Cuerpos celestiales"). Si hubiera tenido el pase de oro para asistir, mi referencia seguramente habría sido el protagonista del thriller de Abel Ferrara, Ángel de venganza, interpretada por la it girl Zoë Tamerlis. Después de sufrir dos asaltos horrendos en un día, la trabajadora de una tienda de ropa se transforma en otra persona gracias a un atrevido lápiz de labios rojo y una pistola del calibre .45 (de ahí el título oríginal Ms. 45) con el fin de vengarse del sexo masculino. Sus tímidos atuendos dan paso a piezas sexys para mujeres adultas como blazers con cuello alto y capas con capucha. Pero el atuendo de monja que usa para una fiesta de Halloween en el acto final de la película sigue siendo el más icónico. (Además, ir como la Sra. 45 es mucho más genial que tu típica "monja sexy").

La hija de las tinieblas (1971)
Delphine Seyrig puede rivalizar con Catherine Deneuve de Hunger como una seductora vampiresa lesbiana y francesa. Seyrig interpreta a la condesa de Bathory en esta película de culto, y durante una estancia en un hotel costero de Bélgica, inicia un juego de gato y ratón con una pareja de recién casados con la que se obsesiona. El título francés de la película se traduce como "Labios rojos", y Seyrig realmente desarrolla su papel a la perfección (en una escena, deja a todos atónitos gracias a un vestido rojo a juego con una bufanda y sus uñas). Todos los looks de la condesa son incónicos, incluso cuando está simplemente vestida con una túnica (una de plumas, por supuesto).

Ganja y Hess (1973)
Probablemente no sea sorprendente que el género vampírico domine esta lista: son, históricamente, los monstruos más sexys. Y por supuesto en esta lista no pueden fatar Marlene Clark y Duane Jones, que interpretan a unos amantes inmortales. La historia de vampiros de Bill Gunn no es tradicional; a diferencia de la película de de los años 70 Blácula, la visión de Gunn es un estudio experimental de vidas negras y adicción. Como cabe esperar, no está exento de momentos eróticos: después de todo, estamos hablando de una historia de amor con gente preciosa. Pero tampoco faltan los momentos de moda, aunque hay muchas escenas en las que la ropa no entra en juego. Especialmente encantadora es el papel de Marlene Clark como Ganja, vestida como si fuera a un club de campo, aunque esta película está lejos de situarse en ese tipo de ambiente.

Phenomena (1985)
De las películas de Dario Argento, Suspiria es de la que más se habla. Está tan bien filmada que se ha convertido en un film de culto incluso para la moda, mientras que su reciente remake se convirtió en la inspiración para la línea otoño/invierno 2019 de Undercover. Pero, ¿me atrevo a decir que la mejor película de Argento en cuanto a estilismos se refiere no es Suspiria sino Phenomena? El film cuenta la historia de una joven en un internado (interpretada por Jennifer Connelly) que usa sus poderes psíquicos para detener a un asesino en serie. La verdad es que aquí los looks son aparentemente fáciles. La joven Connelly usa pantalones blancos y chalecos de lana, y luce envidiable con elegantes uniformes de colegiala, mientras que su abrigo oversized es muy moda a pesar de que probablemente fue comprado de esa talla para que pudiera crecer.

The Love Witch (2016)
Y, por supuesto, no podemos olvidar el meticuloso diseño de vestuario de Anna Biller en The Love Witch, el ejemplo moderno de una película donde el terror meets la moda. Su comedia negra feminista no es una película de miedo per se, pero es un ejemplo ideal en el que se mezclan el humor, la moda y el ocultismo. Elaine (Samantha Robinson) es una belleza para la vista, y cada atuendo es para morirse. Entre su codiciado vestuario de bruja, su look de salón de té es probablemente el más reconocible: un sueño color melocotón y encaje que es demasiado dulce para ser verdad.

Tagged:
david bowie
Dario Argento
the love witch
anna biller