Publicidad

cinco discursos sobre derechos humanos que te inspirarán

Cuando a un famoso le entregan un premio por su labor social y para agradecerlo coge el micrófono, no suele ser para decir algo nuevo. Generalmente suele hablar de lo que ya se sabe, algo una y otra vez repetido. Algo que debería repicar en nuestras...

por i-D Team
|
17 Noviembre 2014, 3:30pm

Emma Watson
"Decidí que era feminista y eso me pareció poco complicado", contó Emma Watson en la sede central de la Organización de Naciones Unidas en Nueva York el pasado 20 de septiembre. La actriz británica se sacudió de un golpe lo que para algunos le quedaba de la Hermione de Harry Potter. Y aprovechó sus 12 minutos en el atril para desmarcarse de quienes en los últimos tiempos han insistido en que no las etiqueten. La etiqueta no importa, quiso decir: "Lo importante no es la palabra sino la idea y la ambición que la respalda". Además, feminismo implica a todos, hombres incluidos. Para Watson no hay connotaciones que valgan. Si se está a favor de la igualdad de género, ser feminista no debería ser complicado.

Ai Weiwei
La situación del artista chino Ai Weiwei no ha cambiado mucho desde que en el 2012 le fue otorgado el Premio Václav Havel a la disidencia creativa. Después de permanecer 81 días de arresto en paradero desconocido en 2011 tiene prohibido salir de su país, y las autoridades le han retirado el pasaporte. El motivo: sus continuas críticas contra las violaciones de los derechos humanos en China. De eso habló en el discurso de aceptación del galardón que se otorga a aquellos que "con valentía e ingenuidad, desenmascaran la mentira de las dictaduras viviendo en la verdad". La verdad de Ai Weiwei es una y la expresa en cada una de sus obras: "Todos tenemos que defender valores tan básicos como los derechos humanos, porque todos los compartimos y porque sólo haciéndolo conseguiremos un mundo mejor".

Lana Wachowski
Le dieron el premio por ser ella misma. Así lo dijo Lana Wachowski al principio de un discurso de 30 minutos, recordando/imaginando una conversación con su peluquero. Era 2013, la Human Rights Campaign había reconocido su labor en la visibilización de la transexualidad y era la primera vez que hablaba en público tras su "transición". "Ésta es una palabra muy complicada para mí por su complicidad con el discurso de género binario, con el que no me siento particularmente cómoda". La codirectora de la saga Matrix hizo un repaso del tiempo en el que sintió que no encajaba, de cuando no tenía modelos en los que verse reflejada, y habló sobre un plan adolescente para suicidarse y de cómo su mujer fue la primera persona que la vio "como un ser completo". "Estoy aquí porque cuando era joven, quería desesperadamente ser escritora, cineasta, pero no pude encontrar a nadie como yo en el mundo y sentí que mis sueños estaban destinados al fracaso simplemente porque mi género era menos típico que el de otros. Si yo pudiera ser esa persona para alguien, entonces, sacrificar mi vida privada por estar aquí habrá tenido sentido", dijo. Y así justificó su intervención, dejando claro que no existe la contradicción en aceptar un premio a la visibilidad después de haber pasado 12 años siendo invisible.

Ellen Page
Ellen Page dijo "soy lesbiana" y generó decenas de titulares. Aún no es fácil salir del armario, señaló la actriz. Ni siquiera en Hollywood. La protagonista de Juno decidió salir del armario en mitad de su discurso en un evento organizado por la Human Rights Campaign en Las Vegas el 14 de febrero de este año. "Estoy aquí hoy porque soy homosexual. Y porque quizás pueda causar un efecto positivo. Ayudar a otros a que su vida sea más fácil y esperanzadora". Lo dijo porque sentía una obligación personal y una responsabilidad social. Pero también por egoísmo, por el cansancio de esconderse. "Estoy cansada de mentir por omisión". En un paso más para la visibilización del colectivo, Page reivindicó que éste merece experimentar el amor completamente, "con igualdad, sin vergüenza y sin hacer concesiones (...). Aunque no hace falta que yo os lo diga".

Malala Yousafzai
Malala Yousafzai se convirtió en la ganadora más joven del Nobel de la Paz el pasado mes de octubre. La fama le vino, sin embargo, en 2012, cuando los milicianos talibanes casi acaban con su vida por luchar a favor de la educación para las niñas. Más tarde, el 12 de julio de 2013, el día que cumplía 16 años, la paquistaní subió al estrado del auditorio de las Naciones Unidas en Nueva York y dijo: "Los terroristas pensaban que iban a cambiar mis objetivos y hacerme dejar mis ambiciones. Pero nada ha cambiado en mi vida, excepto esto: la debilidad, el miedo y la desesperanza murieron. Nacieron la fuerza, el poder y el coraje". Malala habló de compasión. De la filosofía de la no violencia. Del perdón. "Ni siquiera odio al talibán que me disparó. Si tuviera un arma en la mano y él estuviera de pie frente a mí, no le dispararía". Recordó que el Islam es "una religión de paz, humanidad y fraternidad". E hizo un llamado a los líderes mundiales para que garantizasen la educación gratuita y obligatoria. Porque los libros y los lápices son armas poderosas. "Porque un niño, un maestro, un libro y un lápiz pueden cambiar el mundo".

Recomendados


Texto Leire Ventas