anna wintour tiene razón: la pasarela está sobrevalorada

Hace pocos días, Anna Wintour comentó que para los nuevos diseñadores “una presentación creativa e interesante es igual de efectiva que hacer un desfile.” ¿Cuáles son las ventajas de no organizar un desfile?

por Vicente Ferrer
|
17 Noviembre 2014, 10:50am

Este verano, Anna Wintour y su colega de Condé Nast Suzy Menkes, invitaron a estudiantes de diseño de moda de Central Saint Martins a una sesión de preguntas y respuestas en la prestigiosa universidad. Como era de esperar, Wintour no comparó la industria con un pastel lleno de sonrisas y arcoíris. Más bien se saltó el lado dulce y soltó unos muy buenos consejos para lograr el éxito dentro de la industria. Desde la importancia de encontrar un socio hasta reconocer las valiosas oportunidades económicas que existen para producir colecciones Pre-Fall y Crucero. Wintour reveló una gran cantidad de información frente a muchos estudiantes que estaban entre admirados y petrificados ante su presencia.

Cuando le pidieron que hablara sobre las miles de carreras que ha visto durante sus 25 años al frente de Vogue, la editora dijo: "Por favor, escuchad esto: una presentación interesante y creativa es igual de efectiva que un desfile. Veo a gente pagando miles de dólares en desfiles que simplemente no son necesarios. Una presentación nos da una oportunidad para conocer a los creadores en lugar de sentarnos en un cuarto oscuro y hacernos esperar a que empiece el espectáculo. Lo más normal es que tras él no tengamos tiempo para saludar a nadie, sino para ir corriendo al siguiente desfile."

La Fashion Week de Nueva York acaba de comenzar (y a la de Madrid le quedan tres días), y la inteligencia de Wintour nos hace reflexionar sobre el verdadero potencial de las presentaciones. Desfilar en Fashion Weeks oficiales se ha vuelto cada vez más complicado para diseñadores jóvenes. ¿Cómo maximizas tus recursos al máximo para construir tu marca siendo un diseñador joven? Es importante mantener una identidad fuerte dentro de plataformas digitales y lograr que tu trabajo resalte en las redes, pero si ver es creer, ¿cómo haces para no arruinarte presentando tus colecciones? Ya es hora de que los nuevos diseñadores reconozcan el verdadero potencial de las presentaciones como un punto medio económicamente práctico. Junto con las perlas de Anna, aquí hay algunas razones más del porqué:

Cuando estas sacando 34 looks en 12 minutos al son de los mejores hits de DMX, está muy claro que los detalles van a pasar desapercibidos. Un editor con ojos de halcón podrá percatarse de la elección de tonos de la maquilladora y de cómo completan tu colección. Pero con una modelo que desaparece en 60 segundos, no creo que tengas grandes esperanzas, especialmente si tu público no está sentado en primera fila. Las presentaciones se prestan a que los invitados tengan una mejor oportunidad para ver los looks más de cerca y durante más tiempo. Pueden inspeccionar lo complejo de tus estampados digitales y de tus patrones y verdaderamente apreciar el peinado, el maquillaje, las uñas y los accesorios.

Cada vez se ve a más invitados durante los desfiles haciendo fotos para Instagram y tomando apuntes, por lo que es increíblemente importante que los diseñadores emergentes maximicen su alcance en redes sociales durante la Fashion Week. Para todos los que no lleguen a estar en primera fila durante la pasarela, seguramente la foto les saldrá borrosa. En las presentaciones es mucho más fácil que los fotógrafos y el público tome muchas fotos y comparta los detalles de los looks, lo que inevitablemente hará que la imagen de la marca mejore.

Con cientos de diseñadores presentando en solo un par de días, los editores pueden crear esperanzas y romper corazones simplemente eligiendo a qué desfiles van a ir. Las marcas más pequeñas y emergentes que se presentan y que comparten horarios con Rodarte o The Row van a tener problemas llenando asientos, de forma que cada invitado es un invitado importante. Dado que las presentaciones tienen horarios más amplios y no son tan temporalmente tan rígidas (aunque los desfiles siempre se retrasen), las probabilidades de que editores, bloggers y fotógrafos acudan a verles es mayor.

¿Cuándo fue la última vez que fuiste o escuchaste hablar de algún desfile que empezara a tiempo? Seguramente nunca. Con horarios llenos y desfiles esparcidos por toda la ciudad, los fotógrafos y editores no tienen tiempo que perder en la carrera para llegar al siguiente desfile. Siguiendo los consejos de Anna, las presentaciones hacen que sea mucho más fácil para los editores hacer preguntas significativas a través de una entrevista, sin sentir que te estás quedando sin tiempo y estás perdiéndote algo.

Realizar una lista de quién se sienta dónde en una ceremonia puede ser una tarea imposible. Los mismos dramas ocurren en los desfiles, con una legión de asistentes yendo a la guerra para asegurarse la posición estelar de editor. El editor de i-D Anders Christian Madsen lo explica con la anécdota de la más reciente colección de Raf Simons: "La decisión de Raf de librarse de asientos y listas para su presentación este verano fue un experimento exitoso. Estoy seguro que su PR recibió una buena cantidad de emails frenéticos durante el día debido a la falta de asientos asignados en las invitaciones, pero pronto todos se dieron cuenta que estaban invitados a una de las experiencias más relajadas y fáciles que habían vivido hasta ese momento. Gracias a la locación del desfile -the Espace Vendome- y a su gran tamaño todo el mundo se aseguró un buen ángulo. No estoy aconsejando que todos deberían hacer desfiles de pie, pero Raf comprobó que con la localización, producción y equipo de PRs adecuado no es necesario asignar asientos y jerarquías. Un hombre audaz."

Las presentaciones le dan a los diseñadores una mayor oportunidad para ser increíblemente creativos. La firma alemana BLESS comenzó a hacer algunas de las presentaciones más originales de París Fashion Week hace años, siempre innovando en cada uno de sus shows. Cuando Carol Lim y Humberto Leon revivieron Kenzo en la primavera/verano 12 lo hicieron con una poderosa presentación para hacerle saber al mundo que habían regresado a lo grande. Para ello utilizaron a sus amigos de siempre: Jason Schwartzman, Spike Jonze y Chloë Sevigny. Lim y Leon escenificaron un apoderamiento de la sede de la casa que ayudó a resurgir la cultura de Takada, el fundador de Kenzo. Para ello fusionaron su filosofía, dándole un toque estadounidense al legendario estilo "Jungle Jap" de Takada. Las presentaciones son perfectas para diseñadores emergentes que tratan de romper el concepto establecido de lo que un desfile debería ser.

Recomendados


Texto Emily Manning
Fotografía Ben Fries

Tagged:
Anna Wintour
estudiantes
Μόδα