Publicidad

más allá de la electrónica: descubre a bflecha y sus lenguajes encriptados

Realizamos un viaje de introspección con la productora gallega con motivo del lanzamiento de 'Kwalia', su último álbum, y su próxima actuación en Sónar 2017.

por Manu Palmer
|
28 Abril 2017, 10:40am

"¿Nerviosa?". "Con muchas ganas de que salga ya". La voz que responde al otro lado del teléfono es la de Belén Vidal, más conocida como BFlecha. Tras un largo período sin publicar álbum (pero con algunos pequeños regalos entre medias), la artista y productora gallega lanza Kwalia, su segundo trabajo después de que revolucionara el panorama de la electrónica nacional con Beta en 2012. Este nuevo álbum supone un gran paso interior para la cantante.

En él no vamos a encontrar las típicas canciones de amor sino que podemos sentir mucha introspección, un viaje interno adornado con ritmos hipnóticos de la mano de una de las compositoras más interesantes de la música española. Hablamos con BFlecha el día antes de su lanzamiento sobre qué supone Kwalia para ella, las disciplinas y terminologías que han inspirado su nuevo disco y sobre su próxima actuación en el Sónar de Barcelona.

Han pasado cuatro años desde que lanzaras tu debut. ¿Qué diferencias podemos encontrar entre la BFlecha de entonces y la de ahora?
A nivel musical y a nivel de producción hay una evolución y también una intención de buscar reforzar mi sonido. Yo quiero sonar a mí misma. También hay una evolución vocal porque intento buscar nuevas técnicas, salir de lo de siempre. A nivel personal, cada vez me voy encontrando más, sintiéndome más cómoda con mi sonido y conmigo misma.

Hemos podido escuchar ya un par de adelantos de Kwalia pero según tú misma, ¿qué podemos esperar de tu nuevo disco que no tuviera Beta?
Kwalia tiene mucha conexión con Beta, lo único que lo diferencia es que la aproximación es diferente. Es como si se abordasen las mismas cuestiones. En Beta se hacía una aproximación hacia el exterior, una búsqueda en una especie de odisea espacial. Ahora, esta búsqueda es hacia el interior, pero en líneas generales trata cuestiones similares. Es un disco que tiene varias lecturas. Se puede escuchar apreciando las melodías a nivel musical y después, para la gente que quiera descender más niveles, se puede indagar más en las referencias, en los códigos, etc.

¿Cómo ha sido el proceso de creación y producción de tu nuevo disco?
Después de Beta estuve tocando todo ese año y al siguiente salió 'H2o' y 'Specius Presente'. Fue a partir de entonces cuando empecé a componer, hace unos dos años aproximadamente. Ya tenía algunos temas más avanzados, otros no tanto. Lo produje yo pero también conté con la colaboración de MwesLee con el que conseguí un sonido que reforzase las ideas. En cierto modo se nota una intención más cinematográfica, como de banda sonora a veces, para apoyar algunos conceptos. 

En Kwalia podremos disfrutar, entre otros, de una colaboración con El Guincho en el tema 'Sinfín'. ¿Cómo surgió esta unión?
Todo comenzó porque Hosoi de Delorean me envió una secuencia que es la que suena al principio, como si fuera un videojuego. A partir de ahí fuimos desarrollando el tema entre MwesLee y yo y después se lo mandamos a Pablo [verdadero nombre de El Guincho]. Hablé con él durante la grabación de Beta para ver si podía colaborar pero por cuestiones de fecha no pudo ser. Le pregunté si podía para este disco y me dijo que sí. A nivel de artista me gusta mucho su trabajo, todo lo que hace, y creo que complementa guay el tema.

¿Qué artistas te han influido más durante estos años para la creación de Kwalia?
Me influye de todo. Tengo una dieta omnívora musicalmente hablando y bebo de sitios diferentes. Hay mucha música del pasado y de ahora que me influye. Lo importante es que esa música pasa por un filtro, que soy yo, y que hace que luego esas influencias no suenen tal cual. Eso es muy importante, buscar tu sonido.

¿Con qué artista te gustaría colaborar en el futuro?
Con la gente de mi alrededor, los que han estado a mi lado desde el principio. Para mí es la manera más natural de hacer las cosas.

Cuando uno lee el 'tracklist' de Kwalia tiene la sensación de que es un disco más internacional que tu debut ya que tiene títulos en chino, en japonés y hablas de otras zonas geográficas. ¿A qué se debe esto?
Son códigos que están ahí. A mí me gusta ser sutil, no ser súper directa, como si fuese un lenguaje que estuviera de alguna manera encriptado y que va a requerir investigar un poco más. Veo Kwalia como un disco para escuchar entero desde el principio hasta el final, y a cada escucha va a generar un descenso en el que se pueden ir encontrando esas referencias. El disco está inspirado no solo en la música sino en disciplinas como la filosofía, el cine o la ciencia. Al final se trata de diferentes maneras de abordar las mismas cuestiones. Me gusta que el oyente pueda ir descubriendo cosas por sí mismo y generar en cada persona algo diferente. Kwalia es el nombre del disco y, aunque inspirada en el término filosófico de Qualia que agrupa las cualidades subjetivas de las experiencias individuales, busca tomar un nuevo significado. Me gustó el matiz de que son únicas y distintas para cada uno y que no se pueden explicar. 

El tema de 'Chuang Tzu' está inspirada en el cuento El sueño de Chuang Tzu. En él, el personaje sueña que era una mariposa y al despertar no sabe si era un hombre que había soñado ser una mariposa o una mariposa que ahora soñaba ser un hombre. Luego, el tema de 'Kongô No' coge el nombre del haiku que recita Mayumi Takada y que aparece en la mitad el tema. Kongo significa indestructible, del diamante. También se utiliza para referirse a un metal mítico tan sólido que nada puede cortarlo o romperlo y a veces también para referirse a aquello que es extremadamente fuerte o valioso.

Ahora que lo comentas, en 'Rutas circulares', el primer single, se hace referencia a la escalera de Penrose o el algoritmo de Tremaux. ¿Cómo se te ocurrió introducir estos términos científicos en el tema? No es muy común hablar de ello en la música española.
¡Ya! 'Rutas circulares' es una especie de metáfora sobre salir de la monotonía, a través de la apertura de puertas en la realidad. Está inspirada en esos términos científicos y también en el juego de Monument Valley. En la segunda parte del tema hay una intención de generar una sensación de videojuego. Abres una puerta, entras en un sitio y de repente sales en otro lado. De hecho, en el disco las canciones nunca acaban de la misma manera que empiezan. Es como si fuese un espejo que tiene dos caras; entras por un lado y sales por el otro.

Escuchando el disco se puede notar un estilo muy personal y poco explotado en nuestro país, mezclando pop, r&b y electrónica. ¿Es una manera sencilla de acceder al público?
No lo sé. A mí me gustan diferentes estilos de música, desde temas en inglés a otros temas de hip hop. Lo que intento es crear siempre la música que me gustaría escuchar a mí, transformando los géneros que me gustan y aportando mi toque personal.

El espectacular videoclip de 'Zigurat' está lleno de misticismo y mensajes al más puro estilo David Lynch. ¿Trasladarás esta estética a tu próxima gira?
Voy a apoyar esas ideas en los visuales y en la escenografía de la gira. Aunque quería darle al vídeo un toque cinematográfico, también está inspirado en los cómics de Moebius, ya que sacamos varias ideas de ahí. Intenté darle más importancia al contenido, dejando una puerta abierta a buscar otras vías alternativas a la realidad.

¿Qué se siente al ser uno de los nombres nacionales más destacados de un festival tan importante como el Sónar?
¡No lo sé! (Risas) Intento hacer música, sonar a mí y hacerlo lo mejor que pueda. Sé que mi música no va a conectar igual con todo el mundo pero eso ya no depende de mí.

En los últimos años estamos viviendo un auge de la escena musical gallega en todos los estilos con artistas como tú, Triángulo de Amor Bizarro o Novedades Carminha. ¿Qué aportáis que no puedan aportar artistas de Madrid o Cataluña?
Vivir aquí tiene su lado positivo y su lado negativo. Estar en Galicia siempre te hace tener los pies más en la tierra y ves todo con una perspectiva desde la lejanía. Eso y que la gente de aquí es muy auténtica es lo positivo. El lado negativo es el trabajo a distancia: requiere más tiempo, no estás en persona, no trabajas cara a cara... Si tienes que llevar un proyecto siempre te cuesta más. Yo creo que estar aquí en general es algo positivo e incluso te imprime un carácter. Hasta el tiempo es diferente. Eso se acaba notando.

Aunque este es tu segundo disco, lo cierto es que llevas lanzando canciones desde 2010. ¿Qué has aprendido durante todo este período?
He aprendido que hay que ser fiel a uno mismo, quedarse al margen de las tendencias y darse cuenta que ser diferente es algo bueno. Cuando uno no encaja o no hace lo que se supone que debe de hacer, eso es algo bueno. No es algo negativo. 

¿Es más difícil triunfar en la música siendo una mujer? Hace unos meses Grimes o Björk se quejaban de que mucha gente no tomaba en serio que ellas mismas produjeran sus propios temas.
Yo creo que respecto a este tema aún queda mucho por andar. Tengo una visión positiva sobre ello que se basa en crear referentes donde se nos valore por nuestro trabajo y nuestros aspectos artísticos, dejando a un lado los géneros. Siempre va a haber casos donde ocurran lo que has comentado: por ejemplo, a nivel geográfico siempre hay una separación entre discos nacionales e internacionales, igual que a nivel de raza o de edad. Siempre va a haber algún tipo de discriminación, sea lo que sea. Pero hay que mantener un espíritu positivo y crear unos referentes para futuras generaciones que estén basados en la valoración del trabajo.

¿Qué recomendación musical nos harías en estos momentos?
El disco de Syd, Fin. El de Kehlani está muy bien también. Aunque yo siempre recomiendo escuchar de todo.

Recomendados


Texto Manu Barrena
Imágenes cortesía de Arkestra Discos

Tagged:
Entrevista
BFlecha
Cultura
Sónar 2017