la artista maría forqué desfila para vetements en parís

La española se ha unido al 'squad' de Demna Gvasalia en un desfile que aboga la diversidad y cuestiona los estereotipos en la moda.

|
ene. 25 2017, 11:20am

En unos tiempos en los que es difícil destacar y ser diferente, siempre se agradece que, en una industria como la moda, alguien consiga sorprendernos. Demna Gvasalia tiene el don del factor sorpresa, y lo ha vuelto a demostrar en su desfile de otoño/invierno'17 de Vetements que tuvo lugar en el Centre Pompidou de París. Lo primero que ha llamado la atención, sin ir más lejos, han sido las invitaciones al evento, que no eran otra cosa que divertidos documentos de identidad falsificados. 

Pero la gran sorpresa para nosotros fue una de las modelos que desfiló sobre la pasarela: la española María Forqué. La artista había anunciado en su cuenta de Instagram que se encontraba en París durante la semana de la Alta Costura, pero no esperábamos que se fuese a convertir en uno de los rostros divergentes del ejército de Gvasalia. Pero lo cierto es que da el perfil a la perfección dentro de un desfile con mucha diversidad racial, modelos de edades diferentes y figuras caracterizadas por esa belleza particular que tan bien representa Vetements. 

Imagen vía @maria7orque

María Forqué nos ha demostrado en muchas ocasiones que aboga por un discurso disruptivo que encaja perfectamente con los valores que busca el diseñador. Ella no fue la única cara conocida sobre la pasarela: la Dj Clara 3000 (habitual de la firma) y la estilista Lotta Volkova también participaron en el desfile representando a la Vetements Nation.

La colección se ha basado en los estereotipos: secretarias, punks, góticos, raveros, cowboys... Incluso pudimos ver referencias a la emblemática estética de Chanel, con un look de traje de chaqueta tweed y una novia poco habitual que cerró el desfile. Eso sí, todos ellos reinventados y llevados al terreno de la vanguardia parisina para satirizar el concepto de identidad y ridiculizar esos mismos estereotipos que nos imponen las tendencias del imaginario contemporáneo.  

Imagen vía @monochromaticmadame

El programa fue impreso en una hoja A4 con fuente Arial donde se presentaba un menú de estereotipos que pasarían por el desfile y qué prendas serían las protagonistas de arrebatar la individualidad a cada uno de ellos. 'Bro', 'Punk' o 'Pensionista' eran los nombres de algunos de esos clichés sociales. La ironía aquí es que muchos de los que se ríen de un punk por su falta de identidad, acaban utilizando muchas prendas de esa subcultura precisamente para intentar crear un estilo único. Es un eterno círculo vicioso. Una crítica muy hábil y acertada por parte del que se ha convertido en el anti diseñador por excelencia.

Recomendados


Texto Raquel Zas