¿por qué no hay programas de música en la televisión española?

Mientras recordamos con melancolía programas como Música Sí o la MTV, nos seguimos preguntando por qué no hay sitio para la música en la parrilla televisiva.

por i-D Staff
|
18 Febrero 2016, 11:10am

Lana del Rey en el programa 'Buenas noches y Buenafuente'

Síguenos en Facebook para estar al día de todas las noticias de moda y cultura joven

Hace no mucho tiempo, cuando gente como yo no tenía la edad suficiente para salir los fines de semana, encendías la tele un sábado por la mañana cualquiera y ahí estaba. Era en La 1 y se llamaba Música Sí: un programa musical de unas tres horas de duración repleto de actuaciones y entrevistas a artistas de la talla de Britney Spears, Cher, Texas o incluso La Oreja de Van Gogh en sus inicios -que por entonces lo petaban muchísimo-.

Lee: ¿Dónde están las periodistas españolas que escriben sobre música?
Lee: 7 series de televisión españolas que deberían volver

Vale que las actuaciones eran en playback y que el público que asistía no tenía ni sentido del ritmo ni estético, pero al menos logró traer estrellas que hoy en día irían -con suerte- a El Hormiguero y se mantuvo en antena durante siete años con una audiencia por la que matarían muchas cadenas de televisión en la actualidad. Eso por no mencionar las miles de galas veraniegas de motivos más bien extraños en las que siempre destacaba algún artista internacional como si de un festival de música se tratase...

En cambio, en la actualidad no podemos disfrutar siquiera de esas galas casposas. Lo más parecido que tenemos a esos espacios dedicados a la música es Cachitos de Hierro y Cromo, de La 2. En él, la locutora de Radio 3, Virginia Díaz, nos hace un resumen de las mejores apariciones de artistas de todos los tiempos a través del archivo de RTVE. Y si nos remontamos unos años más podíamos encontrar en la misma cadena el ya extinto El Mapa Sonoro, un hueco de la parrilla en el que uno podía descubrir a Javiera Mena cuando no había calado mucho en España.

Seamos sinceros: Cachitos mola, pero tarde o temprano su fuente de inspiración se agotará y la razón radica en la falta de música en la televisión actual. ¿Cuándo fue la última vez que pudimos disfrutar de un artista de gran renombre en nuestra pequeña pantalla?

A la mente me viene la canción que cantó Lana del Rey hace ya cuatro años en uno de los miles de programas que ha tenido Buenafuente en su carrera. Y, si me apuras, muchos recordarán la aparición que hizo Lady Gaga cuando era prácticamente una desconocida en el reality de Fama.

¿Al menos se promocionan a grupos noveles, no? A no ser que te vayas a Los Conciertos de Radio 3 (que se emite a las 2 de la mañana), no hay mucho que hacer. Alguna actuación esporádica, como la de Las Bistecs en Alaska y Segura y poco más.

¿Dónde se han metido los programas de música en la televisión? Ya no nos conformamos con espacios dedicados íntegramente a ello como los extintos Música Sí o el noventero Del 40 al 1 (uno de los pocos momentos del día en los que Canal+ no estaba codificado).

Ahora mismo enciendes la tele y no hay hueco para una simple actuación del artista o grupo que más se hable en ese momento sean extranjeros como Justin Bieber o nacionales como Hinds. Ni siquiera El Hormiguero, único en sus estrellas invitadas, tiene espacio para una canción como cierre.

Los motivos pueden ser varios, y el más probable quizá sea la dejadez de los directivos, incapaces de entender a un público joven consumidor de música. A raíz de esto podemos derivar a otro problema: la brecha mediática. Es decir, "si el público ya tiene lo que quiere en internet, para qué vamos a gastarnos dinero en traer a Fulanito". Es lógico que si una cadena de televisión no ofrece lo que la gente demanda, se busca en Internet. En definitiva, el pensamiento general es que la música de una forma u otra no da audiencia cuando se ha demostrado que no es así.

Como decíamos antes, Cachitos de Hierro y Cromo tenía una audiencia buena para emitirse en un canal secundario además de ser tendencia en Twitter cada domingo. Y si ampliamos el espectro, podemos decir que en Tu Cara Me Suena ha batido récords semana tras semana aunque a veces se cometan auténticos atentados musicales. En definitiva, la música en televisión interesa y mucho.

Pudimos rozar ese regreso visual de la música cuando teníamos MTV o Kiss TV en nuestros televisores gracias a ese batiburrillo mediático llamado TDT. Con su programación compuesta por realitys y algún que otro programa musical más o menos decente (esto es, variado), MTV era la cadena perfecta para atraer a ese público joven huérfano de tendencias. 

Era irónico que una cadena llamada Music Television relegara la música a un segundo plano, pero al menos tenías al alcance de tu mano programas compuestos por vídeos de Shakira junto a conciertos acústicos de Christina Rosenvinge e inmediatamente después la gala de los VMA. Actualmente éste ha vuelto a pasar a ser un canal de pago, mientras que el segundo ahora se llama Hit TV y solamente emite en abierto en la Comunidad de Madrid.

Y ahora, ¿qué? Todo pinta a que las cosas van a seguir más o menos igual y nadie hará nada para remediarlo. No debe de ser muy difícil traer a Madonna, Taylor Swift o a Jamie xx, quienes sí promocionaron sus últimos trabajos en Francia (la primera en un programa dedicado a ella, Le Grand Journal, una especie de Lo + Plus francófono). Incluso Morrissey, que pisó nuestro país dos veces hace un año, actuó en la televisión italiana. Por no mencionar las miles de canciones en directo directo interpretadas en late nights de Estados Unidos como Satuday Night Live y el programa de Jimmy Fallon o Jools Holland en Reino Unido. 

Si se hace, que se haga bien. No queremos galas cutres ni actuaciones llenas de caspa. Soñamos con un programa compuesto por grandes artistas internacionales y canciones memorables, pero lo máximo a lo que podemos aspirar hoy por hoy es a ver a cantantes de segunda (muy respetables, por algún lado se empieza) en el programa de María Teresa Campos. Y mientras se emite su programa, toda una generación de jóvenes tiramos de Youtube, Soundcloud o Spotify para buscar otro tipo de contenido. 

Ese es el caso de los Take Away Shows de La Blogothèque. Este colectivo francés ha colaborado con más de 500 artistas a lo largo de sus seis años de vida, lo que le ha permitido hacerse un hueco en Internet. A través de su canal en YouTube, podemos disfrutar de pequeños conciertos acústicos en las calles y bares de París. Pero no hace falta irse tan lejos. BalconyTV es un programa online de grupos locales de todo el mundo actuando en una azotea de su ciudad. 

Una gran idea por la que han pasado cantantes de Valencia, Mallorca, Barcelona o incluso Zamora. Nunca está de más ver a Mourn o El Último Vecino cantar uno de sus temazos con la Sagrada Familia de fondo. Mientras esperamos a que la televisión despierte, siempre nos quedará Internet. Al menos nos da lo que queremos. 

Recomendados


Texto Manu Barrena

Tagged:
Television
Cultură
Opinion