Kiddy Smile

la libertad y la camaradería de la escena 'voguing' parisina

No importa en qué categoría te muevas, pero hagas lo que hagas más te vale que lo estés petando. La escena del 'vogue ball' ha vuelto a sus orígenes, París.

|
19 julio 2016, 8:09am

Kiddy Smile

Lasseindra, la madre de ojos verdes de la House of Ninja de París, es considerada por muchos como una de las fundadoras de la floreciente escena voguing de la ciudad. Fueron sus bailes en las discotecas gay lo que hizo que los asistentes a las fiestas parisinas se interesaran en lo que, para ellos, era una nueva forma de baile, de expresión y, más tarde, de comunidad.

El voguing es algo nuevo para la ciudad, pero París se ha empezado a aficionar a él de una forma tan rápida y profunda que da la impresión de que siempre ha estado ahí. Las casas que lideran la escena en París son Mizrahi, Ninja, LaDurée y Ebony, todas ellas construidas en tan sólo seis años. 

Los salones de baile ya atraen de forma regular a doscientas personas muy dedicadas a su nueva pasión, y algunos de ellos -como el legendario Cleopatra Ball- reúnen a casi mil personas. Son eventos irregulares que se convocan a través de Facebook y se celebran por todo el centro de París, desde La Générale hasta Le Carreau du Temple. A ellos acuden artistas procedentes de cualquier lugar, desde la zona periférica de la ciudad hasta gente de Baltimore, Estados Unidos.

Lee: Las fiestas voguing más salvajes en un nuevo documental
Lee: El voguing de Nueva York llega a Barcelona

Kiddy Smile

Lasseindra llegó a la escena de Harlem mientras crecía en Nueva York. "Tenía 13 años y la primera vez que fui al club sentí que por fin tenía un lugar donde podía encontrar a gente como yo. Me sentí libre y a la vez comprendida". Para Lasseindra la comunidad fue un elemento importante que le ayudó a aumentar la confianza en sí misma y aprender más sobre sexualidad e identidad trans, así que no es de sorprender que cuando se mudó a París a mediados de los 2000, empezara por instinto a enseñar el estilo de vida del voguing a los curiosos clubbers franceses.

Precious -ahora la madre de la House of Ebony de París- fue una de las personas que se vieron atraídas por el baile de Lasseindra. "Cuando llegué aquí, Precious fue la primera que se unió a este baile", dice Lasseindra. "Solía mirar vídeos en YouTube y le gustaba especialmente un vídeo de Leiomy Mizrahi vs The Evisus, donde ella llevaba una peluca rosa. Le dije: 'Yo la conozco', y ella me miró pensando: 'No me lo trago, zorra'. Le dije que conocía el baile y me pidió que le enseñara, así que le hice una demostración y se quedó como: '¡Ay Dios, lo conoce!'. Nunca afirmé ser la mejor, pero sabía algunas cosas y lo que sabía, se lo enseñé ".

K'nedy Mugler

En poco tiempo, Lasseindra había fundado House of Ninja en París, Precious dirigía el Ebony y "llegó otra gran chica: la madre Steffi Mizrahi. Ella me ayudó a relacionarlo todo", explica Lasseindra. Muchas de las casas de París son extensiones de las originales de Nueva York y mantienen una buena comunicación con sus miembros en los Estados Unidos. Los franceses aprenden de sus homólogos estadounidenses más experimentados, y muchas de las casas de Nueva York están orgullosas del prestigio que les da tener una división parisina. París es, después de todo, la ciudad idealizada de la moda y el rosto al que muchos de los habituales a la escena de baile guardan una gran estima.

Precious, con gorra de béisbol, trenzas y un impecable maquillaje, se ha ido transformando a medida que se desarrollaba la escena parisina. Hace diez años era un tranquilo estudiante que respondía al nombre de Gary, pero ahora se ha convertido en la madre de uno de los salones, teniendo a su cargo a quince chicos. "Es mi pasión", nos dice. "Antes era tímida y esto me ayudó a abrirme. Ahora estoy ocupada cuidando de mis chicos". Organizando unos espectáculos impresionantes, fue la House of Ebony la que organizó el Murder Ball que vemos en estas fotos. "Me ha dado una misión real", dice ella.

Prototype Khan

Al contrario de haber nacido competencia entre las casas, la escena se ha convertido en una comunidad comprometida y dispuesta a ofrecerse apoyo mutuo. Lasseindra está totalmente comprometida con el cuidado de su familia. "En realidad cuido de mis chicos. Tengo que asegurarme de que encuentren un empleo. Tengo que darles un poco de energía y valor. Tenemos que ayudarnos unos a otros en esta casa".

Otro personaje clave de la escena es el enorme (de casi dos metros de altura), sereno y atractivo Kiddy Smile, que empezó pinchando mixes en los bailes antes de que la madre Steffi se lo llevara a la House of Mizrahi. Kiddy (que también ha compilado la música para los desfiles de Balenciaga y ha actuado en Berghain) dice que pertenecer a una casa le ha ayudado a aumentar la confianza en sí mismo ("Me siento muy empoderado cuando camino sobre la pasarela"), a ganar habilidades ( "No estudié en una escuela de moda, pero creo que lo que hago está bastante bien. He aprendido estas habilidades gracias a los bailes") e incluso a confesar su condición sexual a su (verdadera) madre. 

Yanou Ninja

Kiddy atribuye a la House of Mizrahi el hecho de haber "creado un lugar donde la gente puede ser ella misma", y añade: "¿Quieres llevar peluca? ¡Pues lleva una peluca! ¿Quieres tener tetas postizas? ¡Pues ponte tetas postizas! Nadie te va a juzgar. Van a juzgar tu acto. Si saltas a esa pista de baile, te vas a exponer pero nadie te va a juzgar por tu aspecto o porque seas gay". Desearía que esta escena hubiera existido antes. "Tengo 28 años, envidio a esos chicos de 14 o 15 años que pueden ir a los bailes y ser ellos mismos, sin que nadie les juzgue. Cuando tenía 15 años no había sitios así".

Kiddy ve esta escena como un movimiento inherentemente político, aunque sospecha que mucha gente todavía no se ha dado cuenta de ello. Considera que la escena gay parisina es racista y poco acogedora, por lo que está contento de poder crear nuevos espacios para que los chicos gay y trans negros puedan moverse con libertad. "Como movimiento de color y homosexual es algo histórico. Deberíamos sentirnos orgullosos solo por el hecho de haber estado ahí en su origen y de haber construido esto".

Precious Ebony

De izquierda a derecha: Ari Mizrahi, Neutron Mizrahi, Willow Mizrahi

Recomendados


Texto Stuart Brumfitt
Fotografía Pierre Ange Carlotti