Publicidad

5 consejos para la vida de miuccia prada

​“Si no trabajas, si dependes de un hombre para tu sustento, ¿cómo puedes ser feliz?”

por Isabelle Hellyer y i-D Staff
|
27 Mayo 2015, 7:35am

Hannah Thomson

Desde hace ya varios años, Miuccia Prada ha constituido una fuente de inspiración para todas las mujeres del mundo y, entre algunos de sus logros, destaca su obtención del doctorado en ciencias políticas mientras llevaba las colecciones de Prada y Miu Miu como si nada. En una entrevista reciente, Miuccia nos recordó por qué es una leyenda viva con algunos consejos que desde ya tenemos grabados a fuego. Aquí van los más importantes:

Sobre envejecer…
"Tenía este problema -el preocuparme por verme vieja- cuando tenía 33 años y gracias a dios lo superé y nunca lo volví a sentir", dijo Prada -ahora tiene 66 años-. "En cualquier caso, si trabajamos, ¿a quién le importa? Si no trabajas, por supuesto que piensas en tus arrugas como un problema desde que te despiertas hasta que te vas a dormir. Si trabajas, tienes algo mejor en lo que pensar".

Sobre las mujeres independientes…
"Si no trabajas, si dependes de un hombre para tu sustento, ¿cómo puedes ser feliz? Si eres joven y rubia, tal vez se acabe enamorando de una chica morena y más alta que tú. Preocúpate de vivir tu vida."

Sobre cambiar los paradigmas de belleza…
"Desde un punto de vista comercial, la gente eventualmente dirá que [envejecer] es fantástico. No vas a convencer a la gente con modelos, pero cree en nosotros mismos y sentimos bien, guapos, sexy y seguros, es todo lo que en realidad necesitamos".

Sobre el orgullo…
"Estoy muy orgullosa de mi trabajo. Solía sentirme avergonzada porque fui a la universidad y era feminista. Pero finalmente estoy orgullosa. Gano mi propio dinero, algo muy importante para una mujer".

Sobre vestirte con un presupuesto reducido…
"Si puedes pagarlo, puedes pagarlo, y si no puedes, no puedes. Yo diría: usa vintage. Yo diría: sé fuerte y siéntete orgullosa. Puedes ser la más elegante con algo menos caro".

Recomendados


Texto Isabelle Hellyer
Fotografía Hannah Thomson/Vogue