Publicidad

esta fotógrafa nipona convierte a sus modelos en princesas manga

Los autorretratos de la fotógrafa exploran a los fans del J-Pop, la fluidez del género y los poderes sobrenaturales del Photoshop.

por Alice Newell-Hanson
|
29 Junio 2016, 7:50am

"Soy una de las embajadoras de una empresa de pelucas en Japón llamada Sugarcranz", explica la fotógrafa japonesa Ayano Sudo de 28 años. Sus tareas implican hacerse un selfie una vez al mes con una peluca diferente y publicarla en su Instagram. "Es algo que disfruto mucho. A veces, cuando me pongo una peluca, me siento como si me transformara en una persona diferente". Ella cree que esta transformación le da una especie de "superpoder".

Un poder que también aprovecha en su obra. Para las imágenes de su galardonado libro Gepenster, Ayano se fotografió imitando a 16 chicas japonesas desaparecidas. Se inspiró en los carteles de personas desaparecidas de las estaciones de tren de Tokio, pero es fácil advertir también toques de Cindy Sherman en la serie. Las fotos son autorretratos, pero también son experimentos de empatía extrema. Ayano buscó información sobre cómo iban vestidas las chicas y cómo llevaban el pelo la última vez que se les vio. "Cuando posé [con] la ropa que había encontrado [...] tuve la sensación de que era una de las chicas desaparecidas", escribió en la explicación de su obra.

Lee: Explorando los 'feeders bars' del underground de Osaka
Lee: La vida sexual de Japón

Mientras crecía en Osaka, Sudo comenzó a fotografiar con una cámara desechable cuando tenía siete años. Sus primeros sujetos fueron su gato e imágenes de revistas de ídolos japoneses. Pero siempre se concentró más en las imágenes de otra gente que en las suyas: "Los libros de Diane Arbus eran mis favoritos". 

Desde que se graduó en la Universidad de Arte de la Kioto en 2011 ha continuado ideas siniestras en su trabajo. Sus imágenes más recientes nos muestran a amigos y modelos con ojos grandes de caricatura y la piel brillante propia de las fotos de fotomatón de centros comerciales. 

Los efectos digitales en tus fotos más recientes me recuerdan a los fotomatones de purikura.
En realidad las imágenes de shojo manga (manga para chicas) de los años setenta me inspiran mucho. Pero creo que el estilo de esas imágenes de los fotomatones de purikura surgen de shojo mangas como por ejemplo La rosa de Versalles y Candy, y de versiones antiguas de shojo manga de los 50. 

Después del [artista de manga] Osamu Tezuka entras en la edad de oro de revistas de shojo manga. Creo que las estrellas que aparecen dentro de los ojos de esas chicas de piel brillante de esta época influyeron directamente en el estilo purikura que vemos hoy en día. Poco a poco, con el paso del tiempo, las revistas shojo comenzaron a presentar fotografías de modelos reales en sus portadas, además de las ilustraciones. Pero estas fotografías tenían el mismo estilo visual que los dibujos anteriores, y ahora las chicas de hoy también imitan esa imagen. Los ojos grandes y la piel brillante siempre han sido y seguirán siendo el icono de una niña japonesa.

¿Qué relación tiene la palabra "kawaii" con tu obra? ¿Sería correcto traducirla como "bonito"?
Creo que el significado de la palabra japonesa no se limita a "bonito". Kawaii incluye algo grotesco, extraño, espeluznante, loco y hermoso. En mi trabajo, el kawaii se crea a través de mis transformaciones. Cuanto más me transformo y manipulo mis imágenes, más kawaii se vuelven mis retratos.

Gespenster incluye únicamente autorretratos. ¿Cuáles son las ventajas de fotografiarte a ti misma? Y, ¿qué hizo que quisieras fotografiar a otras personas?
Para la serie Gespenster me transformé yo misma en cada una de las 16 chicas. A medida que voy creciendo, aumenta mi miedo a envejecer. Veo cada uno de esos retratos como una "niña eterna", que nunca envejece y se queda atrapada para siempre en el tiempo. Con esta serie me quedé satisfecha y ya no quiero fotografiarme más a mí misma. Últimamente he estado haciendo retratos de amigos o extraños que encuentro atractivos.

En muchos de esos retratos, tus sujetos parecen romper con los tradicionales géneros binarios. ¿Encuentras alguna influencia en otras tradiciones japonesas, como el kabuki, que juega con los límites del género?
Hay muchos aspectos de la vida en Japón que tienen que ver con los límites de género. En un mito popular, el príncipe Yamato Takeru se transforma en una chica y mata a su enemigo. Creo que mediante la transformación recibe un superpoder. Quiero introducir ese mismo superpoder en mi arte, así como en mi vida y en la de mis amigos.

También me encanta ver el kabuki casual, que es muy diferente del kabuki tradicional. Los actores del kabuki casual incorporan estilos modernos en su vestuario. Por ejemplo, es frecuente ver pelucas de colores que recuerdan al cosplay del anime, kimonos inspirados en el estilo japonés visual-kei, o incluso el estilo de María Antonieta. ¡Los actores se transforman de hombre a mujer en solo unos minutos! Siempre es increíble, fantástico y hermoso. 

Y los actores no son solo hombres. Vemos elementos de The Takarazuka Revue en el kabuki casual donde las actrices asumen roles masculinos tradicionales, como samurái o yakuza. El casual kabuki muestra muchas partes de la subcultura japonesa, la cultura de masas, así como la cultura yankee (que sorprendentemente no es una referencia a los Yankees de Nueva York. En Japón, yankee es una cultura suburbana especial y única).

¿Puedes hablarnos de la cultura de los gal boys y gals en Japón? ¿Crees que en Japón, en general, se tiene un concepto más fluido del género?
Los gal boys tienen una imagen muy hetero. Al utilizar maquillaje desdibujan las líneas tradicionales de género, adoptando un atractivo femenino que atrae a las mujeres. Puede que los gal boys se parezcan a las mujeres, pero por dentro son hombres que quieren ser amados, y son amados, por mujeres. Sin embargo, el auge de la era gal boys ha terminado. Ahora mismo la masculinidad predomina con fuerza, pero está al borde de un cambio, porque las gals están aumentan cada día. Una gal es una mujer joven que no siente ninguna necesidad por un hombre típico, y rechaza ese tipo de atención. Al utilizar un maquillaje marcado, una gal no cumple con los estándares de belleza del hombre típico. Las gals suelen pasar el rato las unas con las otras y crean grupos a los que suele ser imposible acceder. Los gal boys surgieron simplemente porque querían conocer a gals.

¿Hay alguna tendencia emergente o subcultura en Japón que te interesen en especial ahora mismo?
Estos días hay una fuerte imagen asexual en Japón que está parcialmente influenciada por Corea y la omnipresencia del K-Pop. La imagen del ídolo K-Pop se imita en la calle. Es muy superficial, no hay nada físico por detrás. Las chicas quieren ver a chicos que se parecen a sus ídolos y verlos de lejos, como lo haría un fan. Y los chicos quieren hacer gritar a las chicas en las calles, ¡pero no entre las sábanas!

¿En qué estás trabajando ahora?
Quiero expresar el fenómeno de la autoscopia. A veces me veo a mí misma en diversos tipos de personas que me imagino que podrían ser mis dobles. Así que empecé a fotografiar a esta gente, independientemente de su edad, género, sexo o nacionalidad. Con unos retoques de Photoshop haré que toda esta gente a la que he fotografiado adopte mis facciones.

ayanosudo.tumblr.com

Recomendados


Texto Alice Newell-Hanson
Fotografía Ayano Sudo