Denzel wears hoodie Juun.J.

el rapero denzel curry nos trae el sonido del futuro

Abandonó la escuela de diseño para convertirse en rapero, pero eso no le ha impedido triunfar en el Art Basel de Miami.

por VICE Staff
|
23 Marzo 2017, 10:34am

Denzel wears hoodie Juun.J.

p.p1 {margin: 4.2px 0.0px 0.0px 0.0px; font: 7.0px Helvetica} span.s1 {font-kerning: none}

Denzel Curry sale de la casa que AJ Tracey tiene en Ladbroke Grove e inesperadamente nos ofrece una chocolatina. Parece contento, entusiasmado incluso. ¿Y por qué no iba a estarlo? Este rapero de 22 años de edad está detrás de algunos de los ritmos más emocionantes de los últimos años y ha llegado desde su Miami natal para ofrecer un concierto en el Jazz Café de Londres, agotando así todas las entradas. Y a lo mejor, ya que está aquí, graba un vídeo rápido con AJ Tracey.

"Me levanté a eso de las ocho, me di una ducha, me vestí, me preparé para el día, fui al aeropuerto y vine aquí", dice, haciendo que un vuelo transatlántico parezca algo tan sencillo como bajarte a la tienda a comprar un cartón de leche y un paquete de galletas. "Llegué tres horas tarde a la grabación de mi vídeo con AJ, pero al final todo salió bien. Me costó bastante atravesar el control fronterizo, porque tenían que comprobar lo que venía a hacer aquí, para ver si les estaba mintiendo. Pero les decía la verdad".

De hecho, resulta difícil imaginar a Denzel Curry haciendo otra cosa que no sea decir la verdad. Directo y sencillo, desde que anunció su llegada con su LP de debut Nostalgic 64 en 2013, este rapero de Carol City se ha ganado un espacio propio como ―quizá― lo más emocionante que ha salido del problemático barrio de Miami Gardens desde Rick Ross. Tenía 18 años de edad cuando se produjo su lanzamiento, pero Denzel ya había pasado un par de años como miembro del grupo de culto de SpaceGhostPurrp, Raider Klan, forjándose un nombre como el crío que había tras los impresionantes mixtapes King Remembered y King of the Mischievous South. Con influencias de sonido que abarcan desde OutKast hasta la afro-psicodelia de Flying Lotus, desde los videojuegos hasta el carácter multicultural de su ciudad natal ―su familia es de Bahamas y su ritmo revela influencias caribeñas―, Denzel ha creado un sonido que es, como el mismo Miami, bastante único. Y lo que es más, hizo todo eso mientras aún estaba en el instituto.

Chaqueta de Faith Connexion. Pantalones vaqueros de Saint Laurent. Zapatillas Adidas.

p.p1 {margin: 4.2px 0.0px 0.0px 0.0px; font: 7.0px Helvetica} span.s1 {font-kerning: none}

"La gente se reía de mí, me decía cosas como '¡Jajaja! ¿Sabes rapear? ¿¡Tú!!?? ¡No nos lo creemos!'", recuerda. Etiquetado como chico raro en la escuela de arte ―Denzel diseña sus propias ilustraciones caleidoscópicas y estudió en el Instituto de Diseño y Arquitectura de Miami ("Fui suficientemente listo como para entrar y suficientemente tonto como para que me echaran")―, sus compañeros de clase no podían creer que aquel muchacho que se parecía a Jean-Michel Basquiat y siempre iba con su bloc de dibujo fuera el mismo chico que había tras los enérgicos ritmos que arrasaban en todo internet.

"Un día entré en clase y la profesora se lo hizo saber al resto de alumnos. Fue algo así como, 'Denzel, he visto algunos vídeos en los que sales rapeando ¡y de hecho eres bastante bueno!'. Toda la clase me miró como diciendo, '¿Qué? ¿Ese tío? Imposible, ¡si es un empollón!'. No me creían porque no tenía aspecto de rapero. Me dijeron, 'Rímate algo ahora. ¡Rímate algo ahora mismo!'. Y, ¿sabes qué? El mismo tío que me gritaba estaba escuchando una de mis canciones y no sabía que era yo. Le dije, 'Tío, ¿qué canción estás escuchando?'. Y él dijo, 'Ah, es una de ese tío que se llama Denzel Curry'... 'Idiota, ¡estamos en la misma clase! ¡Ese soy yo!'. Saqué mi DNI y se lo mostré. Después de aquello los dos nos empezamos a llevar muy bien".

Irónicamente, son precisamente las credenciales de Denzel como tío raro y como estudiante de arte las que le han ayudado a triunfar en la feria artística anual de la ciudad, Art Basel Miami Beach, firmemente establecida como el lugar preferido de encuentro en invierno para el mundo artístico (su decimoquinta edición atrajo a más de 75.000 visitantes en diciembre). El año pasado, Denzel actuó como parte de un programa musical seleccionado por una de las galerías de arte contemporáneo más importantes de la ciudad, el Perez Art Museum. Aquello fue, por decirlo suavemente, algo completamente alejado del depravado barrio de Carol City en el que creció, situado a tan solo unos kilómetros, al otro lado de la ciudad.

"Carol City tiene sus momentos buenos y sus momentos malos", explica acerca de una zona conocida por su alto índice de criminalidad. "Si procedes de alguna parte de Carol City, la gente no se mete contigo. Especialmente en los colegios. Los colegios son el lugar donde sucede toda la mierda y después, cuando la gente se gradúa o cuando llega el verano, ahí es cuando las cosas se ponen feas. Ahí es cuando las cosas se ponen realmente chungas".

Denzel creció rodeado de violencia. Su hermano, Treon Johnson, falleció después de que la policía le inmovilizara con una pistola paralizante, le rociara con gas lacrimógeno y le detuviera a la edad de 27 años. Denzel fue al mismo colegio ―Carol City High― que Trayvon Martin, el joven afroamericano asesinado por la policía cuando iba desarmado a visitar a la prometida de su padre. Ya ha hablado anteriormente de la depresión que lleva sufriendo desde la adolescencia y que ha influido tanto en su música. "La muerte de mi hermano. El abandono de mi madre. Finalmente mi novia me dejó porque yo quería algo más serio. Todo aquello me deprimió", afirma. "Tengo la sensación de que todo el mundo estaba convencido de que iba a fracasar y eso me hizo pensar, ¿sabes qué? A la mierda con la depresión. A la mierda con esto. A la mierda con todo el mundo. Porque he perdido demasiadas batallas y no pienso perder esta guerra".

Aunque admite tener "pequeños brotes de melancolía" de vez en cuando, está claro que ahora mismo se encuentra mucho mejor. Incluso es más fuerte, algo que atestigua el título de su segundo álbum, Imperial, muy aclamado el año pasado. "Me siento muy optimista con respecto al futuro", confirma. "No estoy diciendo que vaya a intentar ser el mejor. Voy a ser el mejor. La mejor versión de mí mismo. Está claro que no puedo perder siendo yo mismo. No puedo perder esa batalla. No puedo perder a nadie y estoy totalmente seguro de que no voy a perder ante nadie nunca más. Voy a ser más fuerte. Esa es mi mentalidad ahora mismo. Intentar descubrir cómo evolucionar musicalmente, como persona y en todos los aspectos, para ser más inteligente y más consciente. Aprender cosas nuevas. Cuanto más aprenda, más podré hacer".

Recomendados


Texto Matthew Whitehouse
Fotografía Stef Mitchell
Estilismo Carlos Nazario
Asistente de fotografía George Koren. Asistente de estilismo Alain Lucas.

Tagged:
Denzel Curry
Cultura