5 jóvenes fotógrafos españoles que tienes que seguir en instagram

Hablamos con todos ellos para descubrir quién es la persona que se esconde tras el objetivo.

|
dic. 13 2016, 10:25am

Fotografía Elisa Carnicer

Desde que lanzamos Talento i-D hace ahora dos meses, fueron más de 10.000 las imágenes que se unieron al hashtag del concurso. Ante tal participación, no resultó nada sencillo elegir solo a cinco, pero gracias a eso podemos demostrar la cantidad de jóvenes españoles con talento y ganas de hacer cosas. Para destacar entre todos ellos, hemos buscado nombres emergentes que combinen originalidad, estilo genuino y un mensaje escondido tras cada imagen. Os presentamos a Elisa Carnicer, Pablo Alzaga, Letizia Guel, Laia Sabaté y Denisse García, artífices de las 5 cuentas de Instagram que tienes que seguir desde ya. 

Elisa Carnicer, 28 años, Barcelona

Quiero que mis imágenes transmitan rareza, ganas e irreverencia 

Elisa Carnicer estudió Comunicación Audiovisual y un Postgrado de Diseño y Fotografía en la Elisava que finalmente la hizo colocarse tras un objetivo. El mundo de la moda la cautivó y ahora es una joven freelance deseando colarse en los backstage de las Semanas de la Moda de Londres o Moscú y fotografiar a modelos como Aniek Klapwijk, Ruth Bell, Stella Lucia o Connor Newall. Quizá hayáis visto alguno de sus trabajos para algunas publicaciones independientes de moda como Cake MagazineTeeth, Client, Nasty, The Ones2Watch donde ya se puede identificar su estilo natural, romántico y sin filtros. Además, ha trabajado como productora para Mr & Mrs Focus.

"Suele haber una historia -más o menos larga- en mis imágenes, exploro la rareza y la búsqueda de lo extraño en lo común y elegante y la insinuación, me gusta sugerir más que explicitar", nos cuenta. En su trabajo, camina a caballo entre lo analógico y lo digital, aunque admite que no le gusta la reciente obsesión de usar film para "tirarse el rollo" ni la exposición excesiva en las redes sociales. En cuanto a lo que hay que tener para captar la atención de su objetivo, lo tiene claro: tiene que transmitir algo, quiere ver que hay más allá de la pose del modelo. 

Fotografía Elisa Carnicer

En cuanto a sus referentes, destaca a Max von Gumppenberg y Patrick Bienert -"por su encuentro entre moda y espacios"- Harley Weir, Wai Lin Tse o Ryan McGinley y a firmas como Gucci, Vetements o Gosha. Pero si hay una figura inspiradora para Elisa, esa es la de Bill Cunningham. Tanto es así que llegó a escribir un mail al New York Times antes de viajar a la Gran Manzana para intentar conocerle en persona. Hasta tenía pensado enviarle una carta escrita (porque sabía que el no era muy asiduo a lo tecnológico), hasta que un amigo le dijo que estaba enfermo. Fue cuando ella decidió subir una foto del icónico fotógrafo en Instagram al estilo "get better, Bill" y uno de sus seguidores comentó "RIP". "Fue una manera bastante deprimente de enterarme de su muerte además de la rabia de no poder verle por apenas una semana".

elisacarnicer.com

Pablo Alzaga, 23 años, San Sebastián

Estoy en contra de la deshumanización que hay en algunas producciones, hasta el punto de que si no consigo conectar con el/la modelo me lo tomo como un fracaso personal

Pablo parece una de esas personas que tiene las cosas muy claras. Le inspira la gente inquieta que aprovecha el tiempo y él parece seguir esa máxima. Combina su gusto por la fotografía con su carrera de Ingeniería de Telecomunicaciones, que terminará en 2017, y aunque en un primer momento parecen mundos totalmente diferentes, se complementan y beben uno del otro. Su vena de ingeniero es el culpable de que, tras la cámara, quiera mantenerlo todo controlado al milímetro para conseguir el mejor resultado. 

"Lo que marca la diferencia entre que un trabajo transmita algo o no es la relación que se entable con todas las personas involucradas, por eso es importante formar tu propio equipo". Según Pablo, la clave para una imagen con poder es, simple y llanamente, la actitud. En su trabajo predomina una estética claramente minimalista, muy objetiva, espacial y coherente. Aunque en la mayor parte de sus imágenes hay un sujeto, el factor que predomina es la arquitectura de líneas sobrias y colores neutros. 

Fotografía Pablo Alzaga

"La mayor parte de mi trabajo se reduce a la percepción y uso del espacio para tratar de captar la esencia del sujeto, lo cual no deja de ser el estandarte del minimalismo. El buen uso de las líneas y perspectivas pueden evocar esa sensación neutral y atmosférica que la fotografía de retrato no te da aunque la enfoques desde un punto de vista minimal. Por eso también es interesante unir ambos conceptos, integrar personas en espacios abiertos e interpretar la fotografía de moda según esa idea".

Actualmente, Pablo colabora con el equipo de LATIGO y con Muroexe, además de acabar los estudios y dedicarse a otra de sus pasiones, el fútbol. "Contar a la gente que puedes ser ingeniero de teleco y picar código por la mañana, disparar una campaña para una firma de moda por la tarde y que todavía te quede tiempo para ir a jugar a fútbol a última hora. Inquietud y organización".

@pabloalzaga

Letizia Guel, 27 años, Almería

Me inspira el 'ready made' y cualquier situación en la que no intervengan límites ni reglas

Un buen vinilo del indie de los 80, la intensidad cinematográfica de Xavier Dolán, la honestidad de Kids, Frances Ha y The Raveonettes pueden ser la combinación perfecta para inspirar a una buena mente fotográfica. Pero si a eso le añadimos una visión abierta en contraposición con la oscuridad de la noche y una buena resaca, nace la fotografía de Letizia Guel. 

A pesar de haber estudiado un Grado en Marketing e Investigación de mercados, la almeriense acabó cursando un Máster en Fotografía de Moda que le ha llevado a afincarse en Barcelona y convertirse en una prolífica fotógrafa freelance. Su estética, usando sus propias palabras despiertan "libertad, despreocupación y 'sex-nsibilidad'", y suponemos que por eso podemos ver sus imágenes ilustrando las páginas de Cake Magazine o Vanity Teen y unidas a proyectos como Material Girl o Boys by girls

Fotografía Letizia Guel

Letizia piensa que el mundo es demasiado absurdo como para tomárselo en serio, así que siempre ha preferido salirse por la tangente, como cuando de pequeña le puso a la abuela de su amiga Ori -que tenía alzheimer- una película porno (y recuerda que le gustó). "Hoy en día intento dar vida a esas ideas absurdas o no tan absurdas a través de las fotos", nos dice, sin embargo, esa intención contrasta con la sensación de nostalgia adolescente que impregna la mayor parte de su obra.

En la actualidad trabaja en Freak Studio donde lleva a cabo editoriales impresas, además de estar involucrada en un proyecto con SoapOpera y un Fanzine independiente que refleja el nuevo concepto de feminismo moderno. En cuanto le preguntamos por el futuro nos dice que no tiene tiempo de pensar en él porque dedica todo su tiempo al presente, aunque nosotros le auguramos uno muy prolífico.

@letiziaguel

Laia Sabaté, 24 años, Barcelona

Color, color y color

Debería empezar presentando a Laia como ella misma lo hace: "Soy Laia Sabaté y no me gusta la fruta". En esta frase no hay un ápice de mentira, pero lo cierto es que detrás de ese nombre se esconden muchas cosas más. Ha estudiado nada más y nada menos que un Grado de Fotografía, un Postgrado de creación contemporánea, un Máster en Desarrollo de Proyectos y en la actualidad está cursando Historia del Arte.

El color parece ser el elemento principal de las imágenes de Laia; donde el azul, el amarillo, el verde y el rosa palo se unen a la luz incendiada del sol para hacer de escenario a sus imágenes personales e íntimas que retratan momentos banales de la vida cotidiana. No es nada fácil convertir una escena trivial en una gran fotografía, por eso su familia y amigos son objetivos habituales de su cámara. "Supongo que están acostumbrados a verme con la cámara y eso refleja la naturalidad que me gusta de la gente". 

Fotografía Laia Sabaté

Cuando le preguntamos por sus referentes, no duda ni un segundo: "Creo vínculos especiales con las imágenes de gente de mi alrededor. Salva López, Carlos García, Rita Puig-Serra Costa, Berta Pfirsich, Carla Pérez Vas, Yosigo, Laura Carrascosa… Son amigos, pero me es imposible no citarles". Además, le alucina la luz de los cuadros de August Macke y es súper fan de Víctor Valdés (pero nos ha dicho que es un secreto). 

Cuando habla del presente, lo pinta feliz: "Trabajo al lado de dos fotógrafos que admiro y que se han convertido en amigos. Espero poder seguir así mucho tiempo, aprendiendo de ellos, trabajando y teniendo cada vez más responsabilidades". En cuanto al futuro, cita una frase de Woody Allen: "'Me interesa el futuro porque es el sitio donde voy a pasar el resto de mi vida' Así que espero que sea blandito". 

@laiasabate

Denisse García, 28 años, Barcelona

Me gusta mucho la idea de que cada ojo y cada mente ve una imagen de maneras distintas. A cada persona le transmite algo distinto, según su cultura o bagaje personal. Creo que ese es el poder de las imágenes

Si te das un paseo por el Instagram de Denisse García, podrás ver una interesante mezcla de autorretratos, capturas de sus viajes, músicos de la escena underground y editoriales de moda. También podemos ver una instantánea de su abuela sobre una silla de mimbre, una lámpara de araña y hasta la pica de un lavabo, todos ellos bajo una mirada única que la caracteriza. 

Puede que sea por la belleza e idiosincrasia de su ciudad natal, La Habana, pero parece que Denisse tiene una sensibilidad innata para capturar las cosas de forma natural. Licenciada en Bellas Artes, ahora se ha convertido en una fotógrafa freelance que se mantiene a caballo entre la música y la moda. "La moda me encanta, pero la música tiene algo especial que me conecta mucho más con aquello que voy a fotografiar. Lo ideal sería: músicos en el mundo de la moda".

Fotografía Denisse García

Cuando le preguntamos por tres adjetivos que definan su trabajo, le bastan dos: versatilidad y carácter. Y tiene razón, porque Denisse ha demostrado ser una todo terreno llevando su estética a cualquier disciplina y rincón del mundo, haciendo que hasta una pequeña imagen del asiento de un avión desprenda una belleza especial. 

Se considera una persona que vive el presente, le alucina Japón, ama a los animales, detesta los zoológicos y destaca a Tony Amengual y Biel Capllonch como fotógrafos que admira y a Juan Muñoz entre sus artistas favoritos. Cuando le preguntamos qué es lo mejor de ser joven en 2016 nos responde esto: "Ser joven en cualquier época es lo mejor. Supongo que lo bueno de ser joven hoy es que hay mucha libertad, muchos caminos, aunque creo que hoy en día hay jóvenes que no están haciendo muchas cosas, hay mucha tontería, hay muy poco compromiso, y hay mucha beca father. Todo está muy enfocado al público joven, y eso es algo que tenemos que aprovechar".

@denissegarcia

Recomendados


Texto Raquel Zas