Publicidad

las mejores escenas de sofia coppola

Sofia Coppola revolucionaba el panorama cinematográfico hace quince años con la adaptación del libro 'Las Vírgenes Suicidas' de Jeffrey Eugenides. Pero no lo tuvo tan fácil: por un lado era hija del gigante Francis Ford Coppola y tuvo que dejar claro...

por i-D Team
|
25 Noviembre 2014, 9:20am

'Las Vírgenes Suicidas' (1999)
Una sociedad puritana como la de Estados Unidos en los años 70 sirve de trasfondo para esta historia en la que cinco hermanas tienen que sufrir el yugo de unos padres anclados en tiempos ¿mejores? Kirsten Dunst iniciaba aquí su historia de amor con Sofía, que se prolonga hasta nuestros días. Josh Harnett, por su parte, se presentaría como el galán de Hollywood que años después fue. Galán de los suburbios, media melena y un cochazo deportivo para conseguir esa imagen de adolescente sobrado.

'Lost in Translation' (2003)
Si la anterior podía considerarse una película 'menor', esta otra cinta rodada con un equipo reducidísimo en la ciudad de Tokio y con el protagonismo absoluto de Scarlett Johansson y Bill Murray supuso el espaldarazo definitivo de Coppola. Los dos estadounidenses se enfrentan a una sociedad en las Antípodas de la suya y esto se refleja de manera clara en la noche en la que deciden quemar la noche tokiota. Clubes de strip-teas, bares punteros y un punto y aparte en un karaoke con pelucas.

'María Antonieta' (2006)
Si hay una cinta de la directora que levantara polvareda sin duda fue esta. Los franceses no terminaron muy convencidos con la imagen que se proyectaba de esta reina impuesta que llegó desde Austria, pero la forma de llevar su vida a la pantalla sí que marcó un antes y un después en el cine histórico. En el recuerdo queda el baile de máscaras de la adolescente regente que baila al ritmo de Hong Kong Gardens de Siouxsie en un salón real del Palacio de Versalles.

'Somewhere' (2010)
Una distribución extraña de esta película hizo que casi nadie pudiera disfrutar de ella en pantalla grande. Experta en lanzar o relanzar iconos cool, Sofia contó en esta ocasión con un Stephen Dorff hasta entonces desaparecido (y de nuevo encumbrado al olimpo de los sex symbols) y con una jovencísima Elle Fanning. La película, casi grabada en su totalidad en el Chateau Marmont de Hollywood, enseña cómo capea un actor la decadencia de un estilo de vida incompatible con la paternidad.

'The Bling Ring' (2013)
Y si a Sofia Coppola la acusaban de frívola ella se ponía el adjetivo por montera. Ni corta ni perezosa adaptó un reportaje de la revista Vanity Fair en el que se describía a unos adolescentes aburridos y egomaníacos que se dedicaron durante semanas a desvalijar las casas de las celebrities de mediados de los 2000. Emma Watson se desprendía del sambenito de actriz de películas infantiles y se lanzaba lasciva a jugar ambigua a la pista de baile a clubes en los que su personaje hubiera tenido, sin duda alguna, la entrada prohibida.

Recomendados


Texto Alberto Sisí