cómo ‘500 días juntos’ acentúa la doble moral de las comedias románticas

'Spoiler': los hombres no son siempre lo que nos quieren hacer creer.

|
ago. 21 2018, 10:43am

Fotograma de 500 días juntos

Hace un par de semanas, Joseph Gordon-Levitt contestó a un 'tuit' acerca de esa ruptura tan ambigua en la que se centraba la comedia romántica que protagonizó en 2009, 500 días juntos.

El 'tuit', redactado por un usuario de nombre @_EmperorJustin_, decía: "Todavía no le he perdonado a Zooey Deschanel lo que le hizo a Joseph Gordon-Levitt en 500 días juntos". Y Joseph, que interpretaba a Tom en la película, tenía una opinión al respecto.

"Mírala otra vez", escribía el actor. "Es casi todo culpa de Tom. Se está creando expectativas. No escucha. Es egoísta. Afortunadamente madura al final".

Este intercambio de ideas ha vuelto a despertar en nosotros una de las preguntas fundamentales que rodea a la película: ¿quién tiene la culpa de la ruptura? Para situarnos, Zooey Deschanel interpreta a Summer y Joseph interpreta a Tom. Se conocen en el trabajo, descubren que a ambos les gusta las misma "basura rara" y se enamoran locamente. También se mudan a Ikea por un tiempo. Se pelean, se reconcilian y, entonces, un día Summer dice que no cree que la relación esté funcionando como debería y rompe con él. Eso pasa el día 290 y, aunque todavía le queda 210 días a la película, curiosamente ese es el día que más atrae a sus espectadores.

Por una parte, hay toda una horda de personas que defienden la idea de que es culpa de Summer. ¡Romper con un chico decente sin motivo aparente! ¡Con lo bien que iba todo! ¡Con lo mucho que les gusta a ambos el 'sad pop' británico! En el otro lado de la balanza, encontramos a la gente que reconoce que Tom no era perfecto y que Summer estaba en pleno derecho de acabar con la relación si realmente tenía la sensación de que las cosas no iban bien.

Creo que es ridículo que la gente que ve la película crea que el personaje de Zooey Deschanel es el antagónico cuando [el film] va sobre las cosas que queremos que sea la otra persona, no sobre lo que realmente son.

GRACIAS. La gente parece que no pilla el concepto de que toda la película se centra en la idea de que Tom idealiza erróneamente a Summer en su cabeza y espera que su 'yo' en la vida real coincida con sus expectativas, cuando eso no es posible porque ¡¡¡¡ es un ser humano !!!! ¡¡¡¡ Porque, obviamente, todo el mundo cree que la mujer es la mala !!!!!

La pandilla "Summer-es-la-mala" tipifica la clásica lectura de los personajes de la cultura pop (y de la vida real) en la que la sociedad se muestra mucho más empática con los hombres que con las mujeres, aunque ambos estén equivocados. En este caso, de hecho, es el hombre el que no tiene nada de razón.

Fijémonos en El diablo viste de Prada, por ejemplo. El papel de Nate se retrata como el del herido y descuidado novio al que Anne Hathaway ha decidido joder, cuando, en realidad, Andy —el personaje que interpreta Anne Hathaway— lo único que está haciendo es sacrificar algunas cosas para alcanzar sus metas profesionales.

Recuerdo que, la primera vez que vi 'El diablo viste de Prada' cuando tenía 8 años, me sentía mal porque Nate era "rechazado" por Andi, pero ahora la he vuelvo a ver rollo: POR QUÉ NO PUEDES APOYAR A LA CARRERA DE TU CHICA, CHAVAL. Madurar significa abandonar esa misoginia internalizada.

O como en el caso de Love Actually, cuando ese tío de The Walking Dead se obsesiona con el personaje de Keira Knightley, que además resulta ser la esposa de su mejor amigo. El tío se tira toda la boda grabando planos cerrados de su cara, para luego presentarse en su casa con el objetivo de demostrarle su amor con una serie de cartulinas mientras su marido —que es su mejor amigo, recordad— está en la casa.

¿Y qué pasa con Ryan Gosling, tu príncipe azul favorito, en La La Land? El actor interpreta a una especie de esnob que no para de hacerle mansplaining [ya sabéis, esa manía tan fea que tienen algunos tíos de aleccionar a las mujeres] al personaje de Emma Stone. Y qué se supone que tenemos que hacer, ¿quererle?

Ryan Gosling explicando el jazz en La La Land es realmente lo peor

Como en todas las rupturas, en la vida siempre hay dos versiones de una misma historia. Está claro que un guión ñoño y una banda sonora "sentimentaloide" pueden llevarte a ponerte del lado del chico bueno (sí, la gente tiende a encariñarse siempre con el chico), pero no podemos dejarnos conquistar por esos ojitos húmedos, el pelo revuelto y las frases cursis: los chicos buenos de las películas en realidad son como cualquier otra chico en la vida real.

Sí, Ryan también.

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.