los crudos autorretratos de yael laroes exploran la complejidad de la obesidad

"Los cuerpos gordos se esconden a menudo. No solo por las personas gordas, sino también por los medios".

por Lianne Kersten
|
08 Julio 2019, 10:03am

El artículo apareció originalmente en i-D Netherlands.

Compartir fotos no editadas de ti mismo puede sonar como una pesadilla absoluta para cualquiera que esté luchando contra su imagen corporal. Yael Laroes es una de esas personas, pero aún así lo hace.

Yael se graduó de la Escuela de Fotografía de Rotterdam con un proyecto llamado Dense, una serie de autorretratos que buscan crear conciencia sobre la obesidad y los sentimientos de vergüenza que puede conllevar. En el proyecto, Yael se presenta en posturas incómodas sobre fondos austeros en imágenes en blanco y negro, la serie está despojada de toda comodidad. Es un gran paso para Yael, pues en el pasado no se sentía cómoda compartiendo su trabajo por Internet.

1561710690725-YL_20190424_Zelfportret_14

Ahora, no solo está mostrando su fotografía online, sino también su cuerpo. Yael mira directamente a la cámara, lo que hace casi imposible que el espectador escape de su mirada penetrante. Representa la incapacidad de la fotógrafa para liberarse de su cuerpo y los prejuicios que la persiguen.

Para mí es un ejercicio muy valiente. Ella lo tilda como "necesario" cuando le pregunto sobre el proyecto. “Soy muy insegura con respecto a mi cuerpo y es algo que domina mi vida diaria. He hecho innumerables intentos de perder peso en el pasado, pero en vano. Esta serie surgió de la necesidad de aceptar mi cuerpo y sentirme mejor conmigo misma. Como fotógrafa, me parece importante mantenerme fiel a mí misma cuando creo algo", dice ella.

1561710302866-YL_20190502Zelfportret_4

Esta serie le permite iniciar ese proceso por sí misma, pero hacer algo por los demás es algo que considera igual de importante. "Los cuerpos gordos son a menudo escondidos. No solo por las personas gordas, sino también por los medios de comunicación", dice. Hay una creciente conciencia acerca de la complejidad de la obesidad; la solución podría no ser tan fácil como" simplemente comer menos", pero aún hay un estigma considerable asociado a la obesidad. "Las personas que no son gordas a menudo no se dan cuenta de cómo se percibe a las personas con sobrepeso. Algunas personas piensan que somos estúpidos, perezosos o desmotivados. Los prejuicios no siempre se pueden expresar de manera directa, pero se pueden sentir".

Si bien Yael quiere provocar un cambio cuando se trata de prejuicios, ella prefiere mantener las fotos como están: sin retocar. La serie contrasta fuertemente con la imagen representada por el movimiento body positive, que ha ido en aumento en los últimos años. “A veces siento que este tipo de positividad existe principalmente online y no en la vida real. Muchas personas pueden beneficiarse de este movimiento, pero para mí y probablemente para muchas otras personas pierde todo el sentido cuando te pones desnuda frente a un espejo. Me hace sentir mal y todavía me siento horrible por mi cuerpo todos los días. Por eso, en las fotografías no quiero hacer mi cuerpo más bonito de lo que es. No me fotografié para mostrarle a la gente mi orgullo. Solo quiero mostrar a las personas lo incómodo que puede ser el sobrepeso".

1561710807057-YL_20190417_Zelfportret

Al principio del proyecto, llevaba ropa en sus fotos, hasta que una conversación en la escuela la hizo reconsiderar esa decisión. "Uno de mis maestros me aconsejó que fuera lo más abierta y honesta posible. Para mí esto significaba tener que posar desnuda. Al principio no me sentía cómoda, pero poco a poco me acostumbré a la idea. Me di cuenta de que reforzaría mi mensaje".

Tomando las fotos de Dense, Yael puso en marcha un gran viaje personal. Para las primeras fotos, escogió lugares públicos tranquilos para no tener que lidiar con espectadores no deseados. Ella determinó e ideó la composición y su novio o su madre presionaron el botón. Hicieron miles de fotos juntos, y la necesidad de hacer el trabajo hizo que poco a poco fuese sintiéndose más cómoda consigo misma. Pero cuando le pregunto si eso la ayudó a aceptar un poco más su cuerpo, ella responde vacilante. “Todavía me resulta terrible usar mangas cortas o vestidos. Todavía me siento incómoda nadando y me pongo mucha ropa suelta y negra. Me doy cuenta de que algo en mi mente ha cambiado, pero puede llevar un tiempo antes de que salga completamente".

Ver las fotos impresas de su cuerpo desnudo la impactó mucho, me dijo. Era demasiado tarde para echarse atrás, pero no lo habría hecho aunque pudiese. "Finalmente me sentí lista", concluye.

1561710333283-YL_20190316_Zelfportret_57
Tagged:
Cultura
Body Positive
yael laroes