Still de 'Grave of the Fireflies'.

cinco películas de studio ghibli para ver esta semana

Recordamos el trabajo de Isao Takahata, el visionario del anime que falleció a los 82 años a inicios de este mes.

|
abr. 25 2018, 12:07am

Still de 'Grave of the Fireflies'.

Isao Takahata, cofundador del pionero y legendario Studio Ghibli, falleció. Un portavoz del estudio dijo: "[Su muerte] es verdad, pero no podemos hacer más comentarios ya que estamos tratando de confirmar algunos hechos al respecto", informó The Guardian el pasado 6 de abril.

El director nominado al Oscar se inició en la industria de la animación en 1959, cuando se unió al estudio Toei Animation después de graduarse en la Universidad de Tokio. Allí conoció a Hayao Miyazaki, iniciando una relación de décadas que existía en algún lugar de la superposición entre amigos y rivales.

La pareja fundó Studio Ghibli en 1985, que luego produciría algunas de las películas de anime más veneradas, conocidas por sus representaciones inteligentes de mundos fantásticos, que profundizan mucho más que cualquier caricatura promedio. Isao y Hayao recibieron grandes elogios por su trabajo, encendiendo la imaginación en todo el mundo con el toque de un lápiz. Para conocer más del legado de Takahata, elegimos cinco de sus películas para que puedas disfrutarlas durante la semana.

Grave of the Fireflies , 1988
Innegablemente es la película más conocida de Takahata, y podría decirse que es la mejor. Basada en una historia corta semi autobiográfica de Akiyuki Nosaka, la película sigue a dos huérfanos en un Japón bombardeado por Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial mientras luchan por sobrevivir. La película, a la que tanto admiradores como críticos amaron, es una exploración desgarradora del amor, la pérdida y la guerra, o como lo describió Empire , "Una devastadora puñalada al corazón hecha película".

Only Yesterday, 1991
Tras su lanzamiento en 1991, se convirtió en la película más taquillera del año y goza de un puntaje fresco certificado de 100% en Rotten Tomatoes. En 2016 se volvió a doblar con las voces de Daisy Ridley y Dev Patel en los papeles principales, y se afianzó aún más en el corazón de los fanáticos del anime. Es una historia de regreso a casa: después de pasar la mayor parte de su vida adulta en Tokio, Taeko, de 27 años, regresa al campo en Yamagata, provocando un torbellino de recuerdos y autoreflexión. “Un drama realista hecho para adultos, en especial para las mujeres”.

Pom Poko, 1994
Esta película sigue a un grupo de tanuki (adorables perros-mapaches japoneses), mientras los desarrolladores de bienes raíces los expulsan de su casa. A pesar de los temas muy reales, en esta imaginación los animales cambian de formas. Antes de ver Isle of Dogs, intenta con esta.

Heidi, 1974
Esta es en realidad una serie de televisión, no una película (aunque se lanzó una versión de película en 1979), pero no importa, porque solo tienes más que ver. Basada en una novela suiza de Johanna Spyri titulada Heidi's Years of Wandering and Learning, sigue a una joven que, después de quedar huérfana, debe irse a vivir con su abuelo en los Alpes suizos. Inicialmente bastante renuente por su llegada, en el transcurso de la serie, el encanto de Heidi lentamente comienza a ablandar el corazón de su abuelo. Dirigido por Takahata, la serie echó mano de una serie de mentes maestras del anime, entre ellas Hayao Miyazaki, quien trabajó en el diseño de escenarios y el guión.

The Tale of Princes Kaguya, 2013
La última película de Takahata, y una de las más conmovedoras. Es una joya, después de todo, fue la película por la que finalmente recibió una nominación al Oscar. Basada en un viejo cuento popular, la historia fue reinterpretada en acuarela para una audiencia moderna amante de Ghibli. Una pequeña niña es descubierta por una pareja dentro de un tallo de bambú, antes de transformarse en una hermosa jovencita. Cuando el bambú comienza a producir oro, la pareja traslada a la familia a una vida de riqueza y esplendor, algo con lo que Kaguya lucha, anhelando volver al campo. Con un presupuesto de $49.3 millones de dólares, esta es también la película más cara de Japón hasta la fecha. Apaga a Disney, enciende a Ghibli.

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.

This article originally appeared on i-D UK.