Fotografía @mitchel_sams 

feminismo y feminidad en el desfile de alta costura de maria grazia chiuri en dior

La diseñadora de Dior continúa reposicionando la alta costura para la mujer de hoy.

por Osman Ahmed
|
02 Julio 2019, 2:30pm

Fotografía @mitchel_sams 

Una casa es un hogar. Aunque cuando se trata de una casa de alta costura, también suele ser un nombre familiar; una casa con patrimonio e historia. Solo que en este caso muchos de nosotros podríamos llevar un poco de esa casa sobre nosotros, ya sea un perfume, un lápiz labial o un bolso. Los privilegiados que tienen la suerte de ser clientes de alta costura pueden incluso considerar las prendas hechas a mano como hogares para sus cuerpos, al menos esa fue la idea detrás del último programa de alta costura de Maria Grazia Chiuri para Dior, que se llevó a cabo en la sede de la firma, en la Avenida 30 de Montaigne. "La alta costura es un espacio donde puedes diseñar un hogar para tu cuerpo tal y como desees, con la ayuda del diseñador, el equipo y los ateliers", dijo María Grazia antes del espectáculo. Y lo dijo en un sentido literal. Para cerrar el desfile, sacó a un modelo con una casa de muñecas doradas que representaba la sede de Dior. Y como no podía ser de otra manera, internet reaccionó al momento lanzando miles de memes.

Dior asks Are Clothes Modern?

Esta temporada, Chiuri se ha vuelto filosófica acerca del papel de la ropa en nuestras vidas. Se topó con el libro seminal de 1944 de Bernard Rudofsky —estadounidense de origen austriaco— ¿La ropa es moderna?, Un libro que cuestionó y criticó la función de la moda y el daño potencial que esta causa a la salud. Consideró que la corsetería, los tacones de aguja y las faldas restrictivas —las características distintivas de su contemporáneo Christian Dior— son dañinas, sin función y peligrosas. En cambio, prefería los peplos de los griegos antiguos (una túnica drapeada y sin forma) y las cómodas sandalias: si estuviera vivo hoy, probablemente usaría camisetas y Birkenstocks. Monsieur Dior, por otro lado, interpretó la toga en 1957 con un corsé deshuesado interno y una cortina. Función versus forma; naturaleza versus artificio; realidad versus fantasía.

Dior couture

Maria Grazia se propuso combinar ambas y probar que Rudofsky se equivocaba. "Quería explicar que podemos hacer cualquier forma o cualquier construcción sin esfuerzo", explicó. No estoy de acuerdo con esta idea de que algo es funcional o no funcional, minimalista o rococó. Puedes encontrar un equilibrio en las contradicciones”. Sus vestidos para Dior venían con "corsés cómodos”, hechos de tela, en lugar de deshuesados, y había un montón de sandalias griegas sin tacón. Para dejar clara su intención, también diseñó dos versiones del peplo. Uno era fluido con un cordón en la cintura, y el otro mucho más ajustado.

Dior Couture

El enfoque deja claro el propósito de Chiuri sobre la alta costura. Como ella misma explicó, lo ve como un segundo hogar para sus clientes. En sus mente, todo se trata de ellos; la alta costura es la última experiencia individual. De ahí el motivo por el que hizo la colección casi en su totalidad en negro: fue diseñada para ser un lienzo en blanco para sus clientes, especialmente porque Dior puede hacer los vestidos para ellos en cualquier color o tejido que elijan. "El cliente debe ser más consciente de lo que quiere para sí mismo", explicó. “En el pasado, el director creativo definió la casa y llegaron los clientes. Ahora la alta costura es una experiencia en la que los clientes vienen a construir una experiencia única. Puedes decidir la forma. Puedes decidir el material”.

Dior couture

Es un reflejo de la misión de Chiuri como abierta feminista, al igual que las artistas que participaron en la colección. Esta vez fue Penny Slinger, británica protagonista de un inminente documental y una exposición en Londres. Penny Slinger creó un escenario fantástico para el espectáculo, evocando la transformación de la naturaleza a lo largo de las estaciones y las esculturas espirituales del cuerpo femenino.

"Maria Grazia tiene el propósito de trabajar con mujeres artistas fuertes y colaborar con ellas para llevar su trabajo a la moda, y eso está construyendo puentes entre estos dos mundos", reflexionó la artista antes del desfile. "Ella realmente se ha colocado en la línea de fuego, llevando la moda a un área en la que realmente no hemos visto este tipo de cosas manifestadas antes. Esta es la frontera que tenemos que cargarnos”.

Dior Couture

Curiosamente, se criticó a Christian Dior por haber cuestionado el movimiento de liberación de las mujeres una década después de la Segunda Guerra Mundial. Reintrodujo corsés, faldas más largas y un glamour muy propio del lujo. Las feministas protestaron portando pancartas en las que se leían frases como "Burn Mr Dior". Como vemos, está sucediendo un renacimiento de esos valores victorianos en plena era de las redes sociales: Kim Kardashian con un corsé en la Gala del Met, Kylie Jenner con uñas acrílicas kilométricas, Elle Fanning se desmaya con un vestido demasiado ajustado en Cannes: un momento conmovedor para considerar la dicotomía entre las vidas de las mujeres modernas y las ideas de la moda sobre la feminidad.

Dior couture

¿Qué piensa Slinger, la feminista de 72 años, sobre los corsés modernos? "Lo que me gusta es que Maria Grazia está usando la estética de esa apariencia y la forma en que puedes transformar las siluetas, pero de una manera suave y fluida, usando telas suaves y moldeando con los materiales en lugar de restringir los cuerpos de las mujeres”, dijo. “Queremos usar nuestros cuerpos como objetos de arte, pero tampoco queremos perder una costilla o dos en el proceso. Queremos belleza y estilo sin hacernos daño”.

What did Slinger, the 72-year-old feminist make of the modern corsets? “What I like is that Maria Grazia is using the aesthetic of that look and the way you can transform silhouettes, but doing in a way that is soft and free-flowing, using soft fabrics and moulding with the materials themselves rather than constricting the bodies of women,” she said. “We do want to use our bodies as art forms but we also don't want to lose a rib or two in the process. We want beauty and style without harm.”

Dior Couture

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.

Tagged:
couture
Dior
feminismo
alta costura
maria grazia chiuri