Publicidad

lena dunham publica su diario personal para ayudar a las jóvenes escritoras

'Is It Evil Not to Be Sure?' es una colección de reflexiones y observaciones escritas por la actriz entre 2005 y 2006​.

por Hannah Ongley
|
19 Mayo 2016, 7:45am

Justo cuando pensábamos que Lena Dunham no podía hacer nada más real y positivo, la actriz ha anunciado una sorpresa que tenía guardada bajo la manga: un montón de diarios personales de hace una década que encontró revisando su disco duro. 

Estos documentos fueron escritos entre el otoño de 2005 y la primavera de 2009 y están reunidos en una obra titulada Is it evil not to be sure?. Dunham afirma que, si bien el descubrimiento en un primer momento le provocó un poco de vergüenza ajena, lo cierto es que acabó sintiéndose orgullosa del cuidado con que había grabado ese período de tiempo y el compromiso de su 'yo' más joven al capturar esos profundos momentos de aprendizaje que se van perdiendo en la edad adulta. 

Imagen vía @lenadunham

Todas las ganancias de su venta irán destinadas a Girls Write Now, un programa que forma a jóvenes escritoras con profesores especializados en Nueva York. "Siempre he creído que las mujeres que narran su propia vida, incluso (o especialmente) los aspectos más triviales, son fruto de un acto radical", dice Dunham sobre su decisión de vincular los beneficios a una organización no lucrativa. 

"Es por eso que pensé que vale la pena compartir estos diarios a modo de pequeño libro y que su recaudación se destine a dotar de las herramientas necesarias a las mujeres más jóvenes para contar sus propias historias. No se me ocurre una razón mejor para hacer públicos los pensamientos de mi último año como adolescente". 

Is it evil not be sure? está disponible tanto en formato físico (que ahora mismo se encuentra agotado) como en digital.

No te pierdas:
*Michelle Obama escribe para Lena Dunham (y se convierte en un icono feminista)
*Escucha el programa de radio feminista de Lena Dunham 
*Ya está aquí la newsletter de Lena Dunham

Recomendados


Texto Hannah Ongley