la verdadera 'vida virtual' de los adolescentes

Hablamos con el fotógrafo David Stewart sobre las nuevas costumbres de los 'millenials'.

por Alice Newell-Hanson
|
27 Noviembre 2015, 8:50am

Síguenos en Facebook para estar al día de todas las noticias de moda y cultura joven

Dos chicos rapados sentados mirando al vacío ante un paisaje aislado y gris, un grupo de chicas posando de mal humor antes de un baile escolar en un patio trasero suburbano o unas adolescentes góticas en un cementerio. 

Las fotografías de David Stewart capturan todos los detalles cotidianos de ser un adolescente en Inglaterra: uniformes escolares de lana, bronceado falso, sándwiches preenvasados... Y ahora las ha compilado en su último libro Teenage Pre-Occupation, que refleja la esencia del ser un adolescente raro menor de 18 años en un mundo post-Internet.

Lee: El amor adolescente en imágenes
Lee: Los mejores fotógrafos menores de 20 

La idea para la serie comenzó con un retrato que David le hizo a su hija Alice con cuatro amigas de la escuela en 2008. El año pasado volvió a observar la imagen. Five Girls (2014) captura a las chicas en poses casi idénticas seis años más tarde y gracias a ella ha ganado el primer puesto en la última edición del Taylor Wessing Portrait Prize

Aprovechamos la oportunidad para preguntarle a David sobre su adolescencia retratando conciertos punk en el norte de Inglaterra y de lo que ha aprendido en cinco décadas de -como él dice- "simplemente documentar lo que ve".

¿Por qué volviste a fotografiar Five Girls en 2014?
Fue solo una coincidencia que las chicas estuvieran juntas. En la imagen original acababan de entrar en la secundaria, así que tenían como 16 años. El año pasado, mi hija Alice (la que lleva el jersey azul) dijo: "Las chicas han vuelto a Londres... Sería interesante rehacer la foto". No hubo mucho que pensar además de actualizarla un poco. 

Me gustan los sutiles cambios entre las dos imágenes, como su pelo. Es como si hubieran decidido cambiárselo juntas.
Así es. Y también cambiaron un poco de color. Mucha gente ha confesado  que no pueden ver realmente las diferencias, pero cuando observas detenidamente te das cuenta de que hay muchas, sobre todo con la tecnología. Es extraño pensar que no había smartphones en aquella época. Era completamente diferente.

¿Le diste a las chicas algún tipo de dirección la segunda vez?
Ellas mismas repitieron los mismos ángulos. La imagen original jugaba con esa idea "de redes anti-sociales". Me di cuenta de cómo estaban constantemente enviando mensajes de texto y de cómo hablaban contigo mandando mensajes al mismo tiempo. Desde entonces -y ahora más que nunca-, tienen una capacidad de atención nula.

¿Cómo conociste a tus sujetos para Teenage Pre-Occupation? ¿Eran amigos de tu hija?
Ella estaba haciendo un curso en una escuela de arte y me ayudó a reunir a las personas idóneas. Yo estaba tratando de abordar diversos temas y pensé: '¿Quién conoce adolescentes a los que poder realmente involucrar?'

¿Qué temas eran esos?
Tuvo mucho que ver con la moda y el pelo. También con la comida y muchas otras cosas cotidianas de las que te das cuenta cuando eres un poco mayor. Lo comparas con tu recuerdo de cuando eras adolescente. Es tan diferente ahora... Todos parecen estar viviendo una vida ligeramente virtual.

¿Qué otras diferencias te impactaron?
Me di cuenta de cómo todos piensan que son únicos, pero cuando están juntos son todos iguales. No era así cuando yo era adolescente. Había tendencias que seguías, pero eran probablemente de una revista de música y ahora estoy seguro de que todas vienen de Internet. Recuerdo venir a Londres cuando era joven y quedarme muy sorprendido con lo que me encontré.

¿Cuándo empezaste a hacer fotos?
Tenía como 19 años, creo. Estaba haciendo un curso de ingeniería civil y lo odiaba. La fotografía era mi hobby y hacía fotos en pequeños conciertos y otros eventos. Fue justo en la época del punk.

¿Cómo era retratar un concierto entonces?
En primer lugar, siempre podías llevar una cámara. No te revisaban. Y en segundo lugar, eran conciertos muy pequeños, así que podías acercarte mucho. Las fotos no son para nada increíbles, pero tienen algo de realidad. Ahora todo es más avanzado técnicamente. Por aquel entonces la mayoría de los conciertos eran en sótanos oscuros. Recuerdo ver a los Ramones en una de sus primeras giras en el Reino Unido. Eran teloneros de Talking Heads y ¡costaba como un euro la entrada!

¿Aún tienes esas fotos? ¿Les gustan a tus hijos?
Sí, todavía las conservo. Todas son transparencias en color de 35 mm. Y sí, creo que muchos jóvenes ahora están interesados en la música de antes. ¡No sé por qué!

davidstewwwart.com

Recomendados


Texto Alice Newell-Hanson
Fotografía David Stewart

Tagged:
Cultură
david stewart
taylor wessing portrait prize