instagram live: ¿a dónde nos llevará esta fiebre por el 'streaming'?

La red social nos trae dos nuevas actualizaciones que harán que nos enganchemos (todavía más) a ella.

por Raquel Zas
|
22 Noviembre 2016, 12:14pm

A lo largo del día de ayer Instagram nos sorprendió con dos nuevas actualizaciones: Live video en Instagram Stories, y fotos y videos efímeros para grupos o conversaciones privadas en Direct. La red social te da la opción de compartir, a través del Instagram Stories, un vídeo en directo que desaparecerá en cuanto finalice -por lo tanto, solo se podrá ver en directo-, para que, según han informado, "los usuarios se puedan sentir más cómodos a la hora de compartir cualquier cosa en cualquier momento". Además, le llegará una notificación a todos tus seguidores para que tengan la oportunidad de ver tu publicación. Por su parte, Instagram Direct tiene como novedad la opción de enviar fotos y video efímeros a grupos o conversaciones privadas para "ofrecer a la comunidad aún más control sobre lo que comparten de forma privada".

La novedad de los vídeos streaming también aparecerá en la ventana Explore, donde podrás ver las publicaciones en directo más destacadas de todo el mundo deslizando de derecha a izquierda para saltar fácilmente. Parece que, al contrario de lo que pensaban muchos, esta red social está muy lejos de quedar obsoleta. Con esta iniciativa, Instagram se apunta al carro del live como lo hizo Facebook con anterioridad, así que solo nos queda preguntarnos, ¿hacia donde nos llevará esto? 

Si nos paramos a pensar -y de paso nos ponemos un poco paranoicos-, el camino a donde nos está llevando esta revolución tecnológica no dista mucho de alguno de los universos distópicos que dibuja la serie Black Mirror. Partiendo de la evidente variedad de posibilidades que tenemos hoy en día de transmitir nuestras publicaciones, esta posibilidad no deja de convertirnos en un canal de televisión en el que transformamos nuestra vida en un entretenimiento más para nuestros espectadores. Y, como sucede en la televisión real, falseamos nuestra realidad de forma que parezca lo suficientemente maravillosa para que nuestros seguidores no cambien de canal. 

Esta herramienta ha demostrado, en algunos casos, que la realidad supera a la ficción. Este año, vimos como una mujer de Minessota (Estados Unidos) transmitió en directo la muerte de su pareja a manos de un policía, o como una joven francesa de 19 años retransmitió a través de Periscope su propio suicidio tirándose a las vías del tren. Con esto queda claro que las redes sociales se han convertido en una herramienta muy eficaz para transmitir a todo el planeta diferentes acontecimientos que de otra manera apenas saldrían a la luz. 

Dicho esto, todavía es pronto para decir qué consecuencias tendrá esta nueva obsesión, pero lo cierto es que ya forma parte de la idiosincrasia del siglo XXI, una tendencia que se une a la cultura pop para perfilar una generación hiperconectada y un tanto egocéntrica. Puede que esta cuestionable obsesión sea más que una moda pasajera; puede que estemos hablando de una nueva forma de comunicación que nos aproxima de una forma más cercana, fiel y efectiva a nuestros amigos y familiares y, en última instancia, a todo aquel ser humano que nos quiera escuchar. ¿Será este el futuro inminente de los medios de comunicación? 

Recomendados


Texto Raquel Zas

Tagged:
Instagram
redes sociales
Opinion