Fotografía Marina de Luis

conoce a los creativos que están aportando esperanza al futuro de barcelona

La nueva generación no se rinde ante las adversidades.

por Raquel Zas, y Álvaro Piñero; fotografías de Marina de Luis
|
14 Agosto 2019, 9:59am

Fotografía Marina de Luis

La vida en Barcelona se ha convertido en una cuestión candente en multitud de medios de comunicación. Entre el clima político, la creciente oleada de criminalidad y la irrefrenable especulación inmobiliaria que no deja de acecharnos, la ciudad se ha vuelto un terreno conflictivo que suscita todo tipo de debates, enfrentando a los que opinan que el estado de alerta es inminente y a los que todavía ven en ella un sinfín de oportunidades. Esta precariedad también afecta, por supuesto, a las industrias creativas.

Sin embargo, y por suerte para todos, siguen surgiendo talentos que no se dan por vencidos y tratan de combatirla con propuestas frescas y un mensaje comprometido con su comunidad. A continuación, os presentamos a algunos de ellos.

1565773337482-2

David Macho
Es difícil describir a David Macho, pero en eso recae precisamente su encanto. Si tuviera que lanzar una retahíla de adjetivos que lo definan diría surrealista, hilarante y sinvergüenza (en el buen sentido de la palabra). Este pintor de 24 años utiliza su arte para satirizar a una generación influenciada por Internet, la competitividad y la ansiedad. Sus obras muestran universos delirantes que, a su vez, reflejan situaciones muy cotidianas y entre cuyos personajes podemos distinguir a figuras del arte, la cultura pop y la sociedad actual española. Además de cuadros en formato convencional, David ha puesto a la venta una serie de lienzos diminutos a modo de pendientes replicando grandes obras de la Historia del Arte —y otras más controvertidas, como el famoso Ecce Homo restaurado de Borja— para que puedas llevar el arte literalmente colgando de tus orejas. Todo lo que rodea su mundo es irónico y desternillante, y lo combina con una sabia y tajante una crítica social y una especial fijación con la relación entre Malú y Albert Rivera (a la que acaba de homenajear con el lanzamiento de un filtro en Instagram). — Raquel Zas

@david_macho_69

1565773772432-6a

Maricas
A las puertas de 2018, en i-D os hablamos de la llegada de una fiesta que prometía cubrir un vacío en las noches de Barcelona; "la fiesta a la que siempre quisimos ir como parte del colectivo LGBTQ", decían sus organizadoras. Ahora, año y medio después, Maricas se ha convertido en un pieza indispensable para entender la evolución de cultura club y queer de la ciudad, e ISAbella, Gina y Eloísa en las tres jinetes del apocalipsis techno que invade cada vez más salas. Sus campañas promocionales —que entremezclan ironía con vídeos que parecen sacados de un archivo audiovisual de raves noventeras— han atraído desde a 'misfits' sedientos de electrónica hasta a Arca, a quien no es difícil encontrarse de vez en cuando en sus sesiones pinchando de manera espontánea. Las chicas de Maricas han conseguido lo que proponían: crear un espacio seguro repleto de amor, techno y perversión, y su éxito se traduce en cosas como su gira europea, con el que están trasladando su espíritu a lugares como París, Estocolmo, Ámsterdam o Ibiza. — Álvaro Piñero

@maricxsmaricas

1565773612152-20

Sol Bela
"[Este trabajo] es para las mujeres como yo, que crecieron en la diáspora africana y han crecido con muchas inseguridades a causa de la inexistencia de referentes", comentaba Sol en 2018 acerca de Hair Stories, un proyecto que celebra la belleza del cabello de las mujeres racializadas. Procedente de Guinea Ecuatorial, la fotógrafa afincada en Barcelona quiere crear los referentes que no tuvo de pequeña y, por ello, ha decidido retratar de forma bella y honesta la experiencia de la comunidad afrodescendente desde distintos puntos de vista, desde la moda hasta la fotografía documental pasando por el club. Sol, además, es colaboradora habitual del diseñador nigeriano Wekaforé Jibril y forma parte del colectivo que conforma Voodoo Club, una fiesta que se presenta como un espacio seguro impregnado de sonido africano donde participar en un intercambio cultural saludable. — Álvaro Piñero

@solbela_

1565774189527-4a

Max Villa
La Folie —que es como le conocen la mayoría de sus seguidores en Instagram— ha conseguido hacer de la serigrafía su propio arma punk para proyectar esa rabia adolescente que a todos nos acecha constantemente. Con sus violentos pero ambiguos diseños estampados en pósters, camisetas y otras prendas de ropa, Max ha conseguido captar la atención de algunos de los nombres más relevantes de nuestra escena urbana, como Bad Gyal, Cecilio G o Yung Beef. "Me siento cómodo jugando con estéticas entre lo inocente y lo oscuro. Me gusta ese contraste ambiguo, y lo acompaño con mensajes decadentes o incluso antisistema", aseguraba en una entrevista a i-D el año pasado. Ese tono satírico y su particular estética D.I.Y es, además, lo que le ha llevado a realizar acciones como la ambientación de los baños —que, como todos sabemos, es el lugar más fotografiado de cualquier fiesta— de Abaixadors 10, el nuevo espacio cultural de la ciudad propiciado por Primavera Sound. El formato no es un problema para él; veamos qué será lo próximo. — Álvaro Piñero

@lafolie8

1565774301326-15

Jokkoo
África está diciendo a gritos lo mucho que tiene que ofrecer, pero, en ocasiones, parece que aquí el eco no acaba de llegar. Es por eso que Jokkoo es tan necesario. El colectivo iniciado por Baba Sy y Maguette Dieng, ambos senegaleses afincados en Barcelona, nace con el objetivo de traer a la ciudad el sonido de la electrónica más vanguardista proveniente del continente. Su misión es difundir su cultura por una escena que todavía la margina, y así crear espacios donde estos géneros tengan el lugar que se merecen. En sus 'sets', se siente una energía especial; una atmósfera que pocos sonidos pueden llegar a crear, a base de un perfecto combo de ritmos durban house, afro-disco, kwaito y gqom. Si no te suenan en absoluto estos conceptos, tan solo tienes que acercarte a una de sus sesiones y te aseguramos que te quedarás enganchado para siempre. — Raquel Zas

@jokkoo___

1565774440983-DIPTICO-BUENO
1565774429655-10a

Virginia Ice
En una de sus publicaciones en Instagram, Virginia hace referencia a un concierto de Patti Smith en el que la artista anima a los jóvenes a que actúen contra la guerra de Irak: "Si no te gusta lo que hay a tu alrededor, haz algo al respecto". Esa es, sin duda, la máxima de Virginia, una joven trans que se describe como "activista, escritora y agitadora social". Su discurso gira en torno a la liberación del amor, el sexo y el género, pero siempre teniendo en cuenta otras perspectivas como la raza, la clase social o la salud mental. Virginia —que también es musa de varios fotógrafos de la ciudad y ha colaborado con nuestros compañeros de Vice España— es lapidaria, directa y cuenta con esa honestidad que da la juventud y las buenas intenciones. Además de sus reflexiones como mujer trans, también ha demostrado su valentía en sus redes sociales contando su propia experiencia con la bulimia y los trastornos alimentarios, iniciando así conversaciones sobre asuntos que siguen afectando a varias generaciones. — Raquel Zas

@virginia_ice

1565774501933-14a

Isaac Flores
Fan declarado de Ocaña y de lo que su existencia significó para la lucha por los derechos LGBTIQ en España, este joven fotógrafo quiere revivir sus valores dando visibilidad con su cámara a aquellos que todavía no tienen cabida en el 'mainstream'. Con su recurrente blanco y negro, Isaac nos presenta una visión intergeneracional de la comunidad, retratando desde a activistas anónimos hasta 'drags' veteranas, personas no binarias y promesas emergentes como nuestra querida Samantha Hudson. El trabajo de Isaac —que acaba de ser incluido en la exposición colectiva Double Sided Sticky Tape, en el Turner Contemporary de Margate (Inglaterra)—, además, reivindica la idea de celebrar a una escena disidente que se reúne en fiestas como Futuroa y en bares como Madame Jasmine y Ocaña, que se han convertido en el telón de fondo perfecto para retratar a sus sujetos. Su primer monográfico se titula "Barcelona se muere", pero con iniciativas como la suya, creemos que la ciudad todavía está a tiempo de salvarse. — Álvaro Piñero

@is0ac

Tagged:
barcelona
La Folie
música
arte
Μoda
Max Villa