Getty Images 

¿son falsos todos los romances entre famosos? exploramos la teoría del "showmance"

Si buscas "Shawn Mendes Camila Cabello" en Twitter, verás que la respuesta que más encuentras por ahí es "fake news".

por Philippa Snow
|
15 Agosto 2019, 7:47pm

Getty Images 

El regalo de cumpleaños que le hizo a Kylie Jenner su novio el año pasado parecía, en imágenes, el interior de un útero o algo sacado de una película de terror. Con un rojo exuberante y de la forma más extraña y cronenbergiana posible, Travis Scott tapizó su extremadamente sosa McMansion con media docena de urnas sobre pilares de cristal que escupían flores del color de las arterias. El rapero, un joven de 28 años con un supuesto patrimonio neto de poco más de 20 millones de dólares, decidió cubrir el vestíbulo de Kylie con pétalos de rosa; un romántico gesto que supuestamente requirió 16.000 rosas y costó 50.000 dólares. "¡Mi casa está cubierta de ROSAS!", publicó Jenner, "¡¡y ni siquiera es mi cumpleaños todavía!! Omg". El efecto fue gótico, y el acto poco ético en cuanto al derroche y en el sentido de que probablemente no haya una forma decente de obtener 16.000 rosas hoy en día. Si esto te recuerda a un cuento de hadas, podría ser al de Barba Azul con su cámara cubierta de sangre. ("¡Mi casa está cubierta de SANGRE", podría haber exclamado la heroína de esta historia en Instagram, "y ni siquiera se lo he dicho a mi hermana todavía! ¡Omg!").

No está claro qué impulsa a los famosos no solo a "decirlo con flores", sino a gritarlo desde los tejados; puede ser que tenga más que ver con el miedo de lo que pensamos. Ser una persona muy famosa significa experimentar el terror intrínseco de existir en un cuerpo humano, cuadriculado; un cuerpo que se enfrenta solo ante el ojo público. En las relaciones de las 'celebrities', esos cuerpos están sujetos a las especulaciones y las fantasías de la gente anónima, que generan teorías acerca de su uso y que resultan tan invasivas que pueden llevarte hasta el trauma.

El "verdadero amor" para una pareja de famosos, por lo tanto, puede llegar a parecer algo demasiado grande y extraño como para ser verdad. Tras investigar un poco más acerca de Shawn Mendes y Camila Cabello al leer acerca de su relación ("repleta de demostraciones de amor en público", según el Daily Mail), me pregunto si realmente han sido más exhibicionistas que cualquier otra nueva pareja de chavales atractivos de poco más de veinte años. Si buscas "Shawn Mendes Camila Cabello" en Twitter, verás que la respuesta que más encuentras por ahí es "fake news".

De todos modos, ¿es acaso fácil parecer enamorado frente a una cámara, que se vea natural y mantener el tipo no solo para una foto sino para 30 tomas consecutivas? Tanto si lo de Mendes y Cabello es real o tan solo un montaje ideado por sus agentes, nunca podremos culparles por no ponerle el suficiente empeño a la hora de montar un espectáculo lo suficientemente dramático.


"Sería imposible hablar de los llamados "showmances" de los famosos sin hablar de "Robsten", la antigua unión de dos de nuestros actores 'millennials' más importantes: Robert Pattinson y Kristen Stewart".

A continuación, nombraremos otras duplas de famosos que han llevado a cabo grandes numeritos amorosos, —algunas más convincentes que otras—: Taylor Swift y Tom Hiddleston en la debacle de Hiddleston, que se supone que debía parecer la portada de un novela romántica de bolsillo y se parecía más al catálogo de una marca para pijos; un aparentemente feliz Bradley Cooper de 38 años leyéndole Lolita, de Vladimir Nabokov, a una Suki Waterhouse de 21 años de aspecto distante en un parque parisino; Kanye y Kim en el videoclip de "Bound II" subidos en una moto, uno desnudando su corazón mientras rapera y la otra simplemente desnuda; Cara Delevingne y Ashley Benson dejándole claro al mundo lo contentas que están con la compra de su nuevo "banco sexual" para la casa que ambas comparten.

Debe ser agotador tener que convencer a la gente de que es verdad que te estás follando a la persona que dices que te estás follando; tener que mostrar pruebas convincentes como si te estuvieran sometiendo a una especie de juicio psicosexual (la forma más sencilla de proporcionarlas es, sin lugar a dudas, hacer una 'sex tape' à la Kim y Ray Jay, o Paris Hilton y Rick Solomon).

Sería imposible hablar de los llamados "showmances" de los famosos —generalmente entendidos como romances creados con intereses promocionales, aunque me gusta entenderlo también como el nombre correcto para denominar a esos romances cuyos famosos participantes ofrecen un espectáculo de amor en general—, sin hablar de "Robsten", la antigua unión de dos de nuestros actores 'millennials' más importantes: Robert Pattinson y Kristen Stewart. Sin aparecer casi en público, y más propensos a buscar refugio que a cortejar a los paparazzis, Rob y Kristen vivieron su intermitente relación de cinco años perseguidos por numerosas acusaciones que aseguraban que su relación era falsa.

Estuvieran realmente enamorados o no, entre los años 2008 y 2013 aparecían en las noticias casi tan a menudo como, por ejemplo, Barack Obama. Con una de las camisetas viejas de Pattinson en una sesión de fotos de 2019 con Collier Schorr, Stewart decidió enviar un mensaje con doble significado con el eslogan que aparecía en la camiseta: GET OFF MY DICK [en español, "déjame en paz"]. "Ya está superado, ¿por qué no lo superas tú?", parecía decir. Esto supuso un gran gesto muy consciente de sí mismo, hecho por una razón completamente distinta a la compra de un "banco sexual" o una demostración de amor pública por la obra de Nabokov.

"La estrella es lo anterior al ciberespacio", escribe Masha Tupitsyn, en Laconia: 1.200 Tweets on Film. "Diga lo que se diga se lanza al éter por todos lados. Es una forma peligrosa de vivir. Peligrosa porque la vida y el cuerpo del famoso siempre está en el mercado". No hay ninguna otra familia de famosos que esté más cerca de la idea de la realidad construida que las Kardashian, al igual que no hay ninguna que esté tan presente en el mercado. Por tanto, ¿es de extrañar que hasta cuando sus relaciones son de verdad, lleguen a límites insospechados para demostrarlo? El mar de rosas de Kylie Jenner podría resultar un poco aterrador para una persona que no está acostumbrada a tener que telegrafiar su amor en la misma escala que la familia Kardashian tiende también a hacerlo con sus curvas.

Para un famoso, eso es probablemente un martes cualquiera. Joseph E. Levine, el famoso productor de Hollywood que hizo unas 500 películas entre los años 40 y 80, podría haber resumido mejor que nadie la importancia de la ilusión en la vida de una 'celebrity': "Puedes engañar a todos y a todas horas", sonreía, "siempre y cuando la publicidad sea buena".

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.

Tagged:
Sexo
Shawn Mendes
famosos
Opinion
camilla cabello