tenemos que dejar de 'glamurizar' la enfermedad mental en redes sociales

La tendencia de retratar de una manera superficial la ansiedad y la depresión amenaza el bienestar ya frágil de muchos jóvenes.

por Alyson Zetta Williams
|
16 Agosto 2019, 10:53am

Una búsqueda rápida con el hashtag #depressed en Instagram genera más de 12 millones de publicaciones. Intercalados entre fotos en blanco y negro y gifs de dibujos animados llorando, hay imágenes de chicas guapas fumando y sadbois con tatuajes superpuestos en los que se leen cosas como "Ayúdame" o "Quiero irme lejos... para siempre".

Estas representaciones románticas de enfermedades mentales son lo que Aditi Verma, profesional de la salud mental, llama "sufrimiento hermoso": una versión meme de la enfermedad mental que reduce la ansiedad y la depresión a un sentimiento temporal capaz de ser representado a través de imágenes editadas y texto simplificado.

La tendencia apareció en Tumblr hace más de una década, pero se ha extendido a plataformas como Instagram. Cuentas como @sadthoughts_1 y @__depressionquotes, que tienen miles de seguidores, se dedican exclusivamente a este tipo de contenido. Con un aumento del 71 por ciento en los diagnósticos de enfermedades mentales entre adultos de entre 18 y 25 años durante los últimos 10 años, la tendencia de retratar de una manera superficial la experiencia de los enfermos mentales amenaza el bienestar ya frágil de muchos jóvenes.

"Siento que debería poder conectarme con estas imágenes, pero simplemente no puedo", explica Mason Smajstrla, un comediante que sufre de ansiedad. "Me enfadé al ver una foto en Instagram de algo centrado en la ansiedad porque era solo una pequeña porción de cómo es en realidad [la ansiedad], mientras que mi problema es mucho más profundo".

Si bien sí es positivo que Internet ofrezca la oportunidad a las personas de construir una comunidad en torno a luchas mentales compartidas, estas representaciones románticas parecen más dedicadas a crear confusión interna y ganar likes y seguidores que en ayudar a dicha comunidad. Especialmente porque algunas enfermedades mentales se han pronunciado como aceptables y otras no, lo que puede aislar a las personas con los trastornos menos "popularizados" como la bipolaridad, la personalidad límite o la esquizofrenia.

"Mi primer pensamiento después de que mi psiquiatra me dijera que estaba experimentando síntomas bipolares fue 'Maldita sea, ni siquiera es uno de los mejores'", dice Alex, un estudiante de 20 años. "Me di cuenta de lo extraño que sonaba, me di cuenta porque no podía recordar ni una sola vez en Tumblr o donde sea que se mencionara bipolar de una manera que no significara básicamente loco".

Esta tendencia al "sufrimiento bonito" divide de forma innata las enfermedades mentales en "guays" y "no guays", creando una distinción que empuja a las enfermedades mentales consideradas demasiado tabú para la apropiación estética aún más hacia el abismo. Esto permite que algunos parezcan, por asociación, más como Lana Del Rey —cuya imagen siempre se ha basado en mantener un nivel de belleza física a través de una narrativa triste y melancólica— en lugar de Kanye West, cuya lucha pública con el trastorno bipolar le ha colocado la etiqueta de "loco".

Aunque el romanticismo estético que oculta ciertas enfermedades es indudablemente perjudicial para quienes las padecen, ¿qué dice la falta de romanticismo estético que rodea a otros trastornos acerca de quienes están sufriendo por ellas? Que en una sociedad que promociona una mayor comprensión y aceptación de la salud mental en general, no es normal que estén mejor vistas unas enfermedades que otras. Esta tendencia estética implica que tener una de las enfermedades "cool" te otorga inteligencia, singularidad y glamour. La situación inversa es que aquellos que padecen una enfermedad mental "no cool" no solo carecen de comprensión, sino que continuarán soportando el estigma y la etiqueta de "locos".

Y lo más grave aún: puede evitar que las personas con enfermedades mentales se sientan personas válidas y normales. "Las respuestas que buscamos de un profesional se convierten en las respuestas que buscamos online", dijo Verma. "La información errónea sobre la salud mental puede llevar a los afectados a adquirir una conciencia equivocada del conflicto que están sufriendo en su interior.

Hace casi un siglo, Eli Siegel, autor de La filosofía de la depresión, escribió que para que se entienda la depresión y otros trastornos psiquiátricos, la realidad de la persona afectada "debe verse". A medida que la crisis de salud mental continúa creciendo, esto no podría ser más cierto. Necesitamos representaciones en tiempo real de enfermedades mentales, en lugar de interpretaciones que buscan la aprobación y apropiación de la cultura popular. No todas las experiencias pueden llegar al ojo público, pero algunas ilustraciones personalizadas y realistas de cualquier enfermedad mental harán más por unir a esta comunidad fragmentada que millones de memes tristes al atardecer.

Este artículo apareció originalmente en i-D US.

Tagged:
anxiety
Social Media
depresión
redes sociales
Opinion