moschino demostró (literalmente) que la moda es arte

Aunque la inspiración de esta temporada fue Picasso, el enfoque de Jeremy Scott es claramente warholiano.

por Osman Ahmed
|
23 Septiembre 2019, 11:46am

Jeremy Scott es quizás el único diseñador que puede llegar a cambiar radicalmente de una temporada a otra. El desfile anterior de Moschino en Milán fue un pastiche de El precio justo, el programa de juegos más antiguo de la televisión. Esta vez, fueron las pinturas de Pablo Picasso. Pero si bien Moschino primavera/verano'20 es más sofisticado que otros años, ambos puntos de referencia se invierten con la misma importancia en el equilibrio alto-bajo del universo de Scott. Las pinturas cobraron vida y ofrecieron uno de esos espectáculos que hacen que el trabajo del diseñador sea tan memorable y llamativo en una pantalla bidimensional. En una pista que serpenteaba a través de marcos dorados gigantes, Kaia Gerber salió enfundada con la versión de Scott de la escultura cubista de guitarra de Picasso; Bella Hadid se convirtió en un arlequín de Pierrot; Joan Smalls era un torero con adornos pintados; y Cara Taylor apareció como una pintura desnuda, con marco y todo.

A menudo, las mujeres en la vida de Picasso han sido escritas fuera de su historia, dejadas a la sombra del artista más famoso del siglo XXI. Scott les rindió el homenaje que merecían: Fernande Olivier, Irène Lagut, Olga Khokhlova, Marie-Thérèse Walter, Dora Maar, Françoise Gilot, Jacqueline Roque, por nombrar algunas, y quería celebrar sus contribuciones a la carrera de Picasso. Como resultado, las mujeres que lloraban en las coloridas pinturas del artista español se convirtieron en poderosas pin-ups de Moschino. No hay duda de que estas mujeres se niegan a ser excluidas de nada: llaman su atención y la ropa las enmarca como autoras de su propia narrativa.

Aunque la inspiración fue Picasso, el enfoque de Scott es claramente warholiano. Su trabajo toca temas más profundos, en la forma en que Warhol se describió astutamente a sí mismo como "profundamente superficial". Es poco probable que Scott se promocione a sí mismo como crítico, pero sus espectáculos a menudo son exploraciones poco veladas de lo que está sucediendo en el mundo. En sus anteriores colecciones lanzaba un mensaje sobre el hiperconsumismo, y el desfile resort de primavera/verano'20 en Universal Studios con la temática de Halloween aludió al horror de la política estadounidense. Si su último desfile fue sobre algo, puede que se refiera a la tensión entre la seriedad percibida del arte y la frivolidad percibida de la moda, y el concepto de oficio artístico versus glamour superficial.

"Creo que la gente necesita superar la nobleza de cuando llamas a algo arte", dijo Scott después del desfile. "Soy un artista. Simplemente trabajo a través de la moda, la indumentaria y los modelos y la escenografía de un espectáculo, pero eso no cambia el hecho de que sea un artista. Es un viejo argumento tonto que la gente ha mantenido durante demasiado tiempo". No podríamos estar más de acuerdo.

1569231978769-SS20C-Moschino-001
1569231989861-SS20C-Moschino-004
1569232000577-SS20C-Moschino-007
1569232008511-SS20C-Moschino-029
1569232016013-SS20C-Moschino-037
1569232023508-SS20C-Moschino-043
1569232030874-SS20C-Moschino-049
1569232039531-SS20C-Moschino-082
1569232047093-SS20C-Moschino-094
1569232097862-SS20C-Moschino-121
1569232106098-SS20C-Moschino-128
1569232113334-SS20C-Moschino-133

Créditos


Fotografía Mitchell Sams

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.

Tagged:
Jeremy Scott
Moschino
Milan Fashion Week
Moda
ss20