el saddle bag de dior ha vuelto (y esta vez de verdad)

Descubre la historia del retorno de uno de los bolsos más emblemáticos de la firma.

|
mar. 7 2018, 11:57am

¡Arre vaqueros! El Saddle Bag ha vuelto. Tras verlo colgado de hombros enfundados en terciopelo de Juicy Couture y guardando los móviles con tapa de las 'it girls' favoritas de la moda, el bolso más ecuestre de Dior ha regresado a las pasarelas tras años de abismo en eBay. ¿En serio? Sí. Recientemente, en la presentación de la última colección de inspiración sesentera de Maria Grazia Chiuri, vimos un buen arsenal de modelos desfilando con la propuesta otoño/invierno '18 de la firma y agarrando unos bolsos que no distaban tanto de su versión de finales de los 90 / principios de los 2000.

Pero, espera, ¿esto no había pasado ya? Bueno, más o menos. En los últimos años, han aparecido en Internet un buen número de artículos de opinión anunciando la esperada vuelta del 'it bag' de Dior tras verlo en manos de unas cuantas 'insiders'. Pero, como la mayoría de tíos en Tinder, se han precipitado porque no habían vuelto todavía (no del todo). Se trataban de bolsos vintage llevados en nuevos contextos. Podemos pensar en ellos como en un precalentamiento al gran evento: un aperitivo antes del gran festín que estaba por llegar, cortesía de Maria Grazia. Entonces, ¿por qué ahora? Antes de adentrarnos en el ahora, veamos un poco de dónde viene todo.

Año 1999. Los exalumnos del Club de Mickey Mouse dominan las listas de éxitos y "todo el mundo" cree que Ricky Martin es hetero y Britney Spears es virgen todavía. Olvídate de las zapatillas feas; la gente solo siente devoción por las Ugg. Acabamos de descubrir Von Dutch y Juicy Couture está en pleno auge. Kim Kardashian trabaja organizando el armario de Paris Hilton, que todavía forma parte de la agencia de modelos de Donald Trump. Es la era prehiyab de Lindsay, pero también la posterior al 'Wino Forever' de Johnny Depp. Son tiempos mucho más simples, en los que las cosas solo son "sexy" o "guay" y la única amenaza directa a tu salud es la posibilidad de romperte una uña o el "efecto 2000". Motorola tiene el monopolio del uso de teléfonos móviles y tu medio de comunicación 'online' principal es MSN. Todo era mucho más sencillo en los tiempos inundados de cristales Swarovski. Todo le parecía bien a todo el mundo.

Dior primavera/verano '01

En París, John Galliano hacía magia liderando Dior. Su colección p/v' 01, una carta de amor a Lauryn Hill, estaba repleta de modelos blancas con rastas, cosa que vista desde el prisma actual no parece muy consciente. Sin embargo, y a pesar de todo, marcó el nacimiento de un nuevo bolso emblemático: un bolso en forma de silla de montar que se cerraba con un resplandeciente estribo dorado en forma de 'D' y que se ajustaba entre el hombro y la axila.

Las primeras versiones llegaron en tejido vaquero azul, cuero color camel, estampados tipo 'Pucci' y el clásico estampado gris con el logo de la firma. Luego, como la demanda aumentó, también llegaron las variaciones de estilo. Estaba el rasta, el rosa bebé, el 'double denim', el del trampantojo con estampado de periódico, el de camuflaje y hasta uno para cada Spice Girl.

Cuando llegaron los 'dosmiles', ya estaban por todas partes. Paris Hilton, Nicole Richie, Sienna Miller, Destiny’s Child, Mischa Barton, Carrie en Sexo en Nueva York, Shawn y Marlon Wayans en Dos rubias de pelo en pecho... Puede que en el caso de estos dos últimos tuviéramos que comprobarlo, pero el rollo es exactamente el mismo que el del resto.

Lo cierto es que en el bolso solo te cabía un mini frasco de perfume y unos chicles, así que práctico precisamente no era; lo que realmente representaba era fama, estatus y riqueza. Si no salías de un Hummer enseñándole la ropa interior (o la falta de ella) a los paparazzis mientras vaciabas el contenido de tu Saddle por el suelo de Le Bain para el deleite de todo TMZ, entonces no eras nadie.

Pero, de repente, algo pasó: la crisis financiera de 2008 le puso fin al despliegue de pasta. Y, además, Paris fue a la cárcel, las Destiny’s Child se separaron y Kim Kardashian lanzó un vídeo porno casero. La cultura cambió y el Saddle Bag pasó a ocupar el segundo plano del armario de las devotas de la moda y a inundar las subastas de eBay.

Dior otoño/invierno '18. Cortesía de Dior

Pero aquí no se acaba la historia. A lo largo de los últimos años, los modelos vintage del Saddle Bag de Dior han ido apareciendo poco a poco, extraídos de los polvorientos anales de la historia de la moda. De hecho, hace nada podíamos ver a Bella Hadid por la calle con uno vaquero, a Riri con el tradicional del logo, a Queen Bey con uno marrón para salir a cenar, a la modelo Adwoa Aboah con uno para asistir a una boda y la sensación del pop chino CL subió el otro día una foto a Instagram con uno.

Ahora se sitúan en contextos 'normcore' o deportivos, por lo que el Saddle ya no es un símbolo de ostentación. Ya no es sinónimo de "hortera", sino de algo realmente guay de una forma un tanto irónica, por lo que no nos sorprende que haya vuelto ahora, coincidiendo con el resurgir de las tendencias 'dosmileras'.

Incluso los diseñadores están referenciando sus propios archivos 'noventeros' y 'dosmileros'. Solo tienes que ver el último homenaje que le ha hecho Donatella Versace a su hermano Gianni o las mezclas de estampados y referencias a Prada Sport que acaba de lanzar Miuccia Prada. Por tanto, no nos extraña que Maria haya buceado en los archivos de Dior para rescatar este emblemático y maravilloso bolso. Pero, ¿por qué? Bien, además de consolidar el ADN de la marca en la era del desconcierto, el relanzamiento del Saddle supone un punto de inflexión en Instagram. Es un movimiento estratégico muy inteligente. Solo hace falta abrir la aplicación y ver como nuestras páginas de inicio de han visto inundadas de enormes 'D's doradas. El Saddle ha vuelto, díselo a todos tus amigos. ¡Yee-haw!

Dior otoño/invierno '18. Cortesía de Dior

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.