de la favela y al estrellato

"¿Qué quieres ser de mayor?". Raperos, supermodelos, magos... Los niños de Rio de Janeiro tienen casi los mismos sueños que nosotros cuando éramos pequeños. En su nueva exposición 'As the king is not humble, may the humble be king', Iris Della Roca...

por Stuart Brumfitt
|
16 Marzo 2015, 12:00pm

The boss at the beach, Pedro Henrique, 6 years, Favela of Vidigal, 2009, Rio de Janeiro.

La fotógrafa francesa Iris Della Roca se dedicó a retratar a un grupo de niños vestidos como querían ser de mayores cuando vivía en Rocinha -una favela de Rio de Janeiro-: estrellas de cine, modelos, magos y peces gordos. El proyecto As the king is not humble, may the humble be king [Ya que el rey no es humilde, que el humilde sea rey] se acaba de inaugurar en la galería The Little Black de Londres y hemos hablado con Iris sobre las historias que hay detrás de las imágenes.

¿Por qué te mudaste de París a Río?
Tengo familia en allí y siempre me he sentido muy atraída hacia Río: es una ciudad con muy buena energía y la gente es de lo más diversa. Además está rodeada de naturaleza.

¿Y cómo llegaste a la favela?
Lo cierto es que por casualidad. Cuando llegué me quedé en casa de un amigo que vivía en Ipanema y a los tres meses -a través de otro amigo- conocí a una familia maravillosa que alquilaba una habitación en una pequeña favela con vistas al mar. ¡Era tan bonita que decidí mudarme sin pensarlo! Estaba más a gusto en la favela porque es como un pueblo pequeño: hablas con los vecinos y los niños se hacen amigos tuyos. Cuando me di cuenta ya me conocía todo el mundo.

'The top model'. Isabelly, 13 años, Favela de Rocinha. Rio de Janeiro, 2011.

¿Crees que Rocinha ha mejorado como favela? Algunas cada vez están más integradas en la ciudad.
Por supuesto. Ahora la policía se está integrando en la favela y cada vez es más fácil vivir aquí: los habitantes de Rocinha ya pueden tener sus propios terrenos y las cosas van cambiando poco a poco. Eso no significa que se hayan solucionado todos los problemas, pero sí que es cierto que la imagen de la favela es distinta a cuando llegué: los precios de la comida han subido y las viviendas son cada vez más caras.

¿Quiénes son los niños que podemos ver en tus fotos?
Son algunos de los chavales que iban a la ONG en la que trabajaba por aquel entonces. Van al colegio por la mañana y tienen todas la tarde libre. Sus padres trabajan durante todo el día, así que el objetivo de la ONG es ofrecerles actividades para que no se pasen horas solos y sin hacer nada. Su realidad es única en cada caso: algunos viven en condiciones de extrema pobreza y otros no.

¿Podrías describirnos cómo son algunos de ellos?
Todos son especiales y tienen una personalidad arrolladora. Se podría decir que en las fotos aparecen como una versión exagerada de cómo son realmente: hay mucho más detrás de estos chicos que la típica idea que todo el mundo tiene del niño pobre de la favela. Por ejemplo, al chico de la foto con las gafas y las cadenas de oro le conozco desde hace seis años y no me sorprendió nada cuando me dijo que quería vestirse del típico pez gordo de una productora de hip hop: es el cabecilla del grupo y siempre le está diciendo a todo el mundo lo que tiene que hacer. Otro caso es el de la chica que aparece vestida como una diva: canta a todas horas, se mira al espejo un millón de veces al día y no sale de casa si no está arreglada del todo.

'The rich at the beach'. Favela de Vidigal. Rio de Janeiro, 2009.

¿Qué nos puedes contar sobre World Wide Women? ¿Cómo te involucraste en el proyecto y qué tratáis de conseguir con vuestro trabajo?
World Wide Women es un colectivo de mujeres artistas -principalmente fotógrafas- que trabajan por todo el mundo y que exponen sus obras de forma temática. Es una organización feminista con un objetivo principal: ayudar a la mujer en la industria del arte. A través de exposiciones, colaboraciones y con el apoyo mutuo de sus integrantes, el colectivo pretende que las 35 miembros -hasta el momento- se nutran del trabajo de sus compañeras: algo que tiene bastante sentido considerando que vivimos en la era digital y que el arte cada vez es más fácil llegar a la obra de un artista sin importar dónde estés. Cuando conocí a las fundadoras de WWW y me ofrecieron que me uniese al colectivo dije que sí sin pensármelo.

¿Qué foto dirías que es la más representativa de tu proyecto?
Es una pregunta bastante difícil, pero diría que la foto con la chica posando como una estrella de cine: tiene una actitud fantástica y sus gestos son increíbles. ¡Es como una famosa! Detrás de ella se puede ver la favela, ropa tendida… Pero es como si su actitud hiciese desaparecer el paisaje y eso también le aporta una nueva dimensión a la imagen. Ese es el objetivo principal del proyecto: mejorar algo que ya existe y mostrar lo que no todos llegan a ver. A pesar de sus condicionantes, estos niños están cambiando la sociedad en la que viven: si ellos se ven diferentes, ¡todo el mundo lo hará!

As the king is not humble, may the humble be king estará en The Little Black Gallery del 14 al 21 de marzo.

irisdellaroca.com

No te pierdas:
*La cruda y oscura realidad del fotógrafo Abdul Kircher
*El fotógrafo Pieter Hugo nos enseña su Sudáfrica natal

Recomendados


Texto Stuart Brumfitt
Fotografía Iris Della Roca