carine roitfeld, la editora punk que abandonó vogue

En plena semana de la moda de París, le pedimos a Carine que nos cuente su opinión sobre el punk, la juventud y hacerse mayor.

por Tess Lochanski
|
06 Octubre 2015, 1:40pm

Síguenos en Facebook para estar al día de todas las noticias de moda y cultura joven

Existen los jóvenes viejos y algunos viejos que son jóvenes, pero la juventud no tiene nada que ver con la edad. Ser joven significa tener el valor de ser libre, siendo fiel a ti mismo y sin tener en cuenta las convenciones o temer a la opinión de los demás. Carine Roitfeld siempre ha hecho lo que le viene en gana, pero no como una niña mimada, sino como una verdadera punk.

A una edad en la que podría haberse rendido o hundirse en la nostalgia, empezó CR Fashion Book: su propia revista en la que hace "todo lo que quiere". Siete números después, la reina de la benevolencia sigue rodeándose de jóvenes talentos y revolucionando el mundo de la moda. ¡Larga vida a la reina!

En 2011, apareciste en la portada de i-D y nos dijiste: "Soy como un limón y todavía tengo jugo". ¿Aún te sientes así?
Todavía me siento así. Soy muy feliz de poder trabajar en la moda y todavía tengo un montón de ideas. 'Tener jugo' significa alegrarte de ir a una sesión de fotos por la mañana y conocer nuevos diseñadores. Todavía soy muy curiosa.

¿Y cómo lo consigues?
Se trata de mantener un sentimiento de juventud en tu corazón. Trabajo con un equipo muy joven y tengo mucha experiencia. He trabajado durante 30 años en esta industria, ¿te lo puedes creer? Creo que soy lo suficientemente audaz y curiosa para buscar y trabajar con 'new faces' y nuevos fotógrafos. Ellos me transmiten su energía y yo les doy mi conocimiento. Tenemos algo que intercambiar. Mi "jugo" viene de esta alquimia.

Imagen vía @carolecolombani

¿Crees que rodearte de gente joven es la clave para ella?
Me acabo de encontrar con Martin Margiela en la calle y me he alegrado mucho de verle. No solo paso el tiempo con gente joven; soy muy amiga de gente como Karl Lagerfeld, que es un hombre muy sofisticado y culto y tampoco creo en el culto a la juventud. Estoy completamente en contra de la idea de que podamos deshacernos de la gente cuando dejamos de necesitarla. Me gustan las historias largas y duraderas, así que la juventud a cualquier precio no me parece algo positivo, pero rodearte de gente joven, sí.

Ya no me pongo minifaldas; hay un tiempo para todo y compartir tu armario con tu hija puede resultar un poco extraño. Si ya pasó, ya pasó. Prefiero que la gente diga: "¡Esa vieja está estupenda!" en lugar de "¡Esa vieja tiene un cirujano plástico buenísimo!". Roman Polanski tiene más encanto ahora que cuando tenía 40 años y conozco a algunas personas de generaciones anteriores que tienen más espíritu que los jóvenes de hoy. La juventud es una actitud y un tipo energía y requiere mucho entusiasmo para poder seguir su ritmo frenético.

¿Crees que todo va demasiado rápido en la moda hoy en día?
Todo va muy rápido en este momento. Cuatro colecciones al año... ¡Es una locura! Es un verdadero maratón para los diseñadores. Tienes que aprender a mantenerte; decir no a las cosas; tomar decisiones, renunciar a algunas cosas e ir a tu propio ritmo.

Nos da la sensación de que eres una persona muy libre...
Tengo la suerte de serlo y de ser capaz de seguir mis instintos. Me gustan Lady Gaga, Beyoncé, Candice Huffine, Vivienne Westwood... No tengo prejuicios. Cuando quiero hacer algo, simplemente lo hago.

Imagen vía @onlyfashionphotos

Acabas de mencionar a Vivienne Westwood, ¿no crees que necesitas ser un poco punk para captar su espíritu?
Ella va más allá de las normas, ¿no? La observaba mucho en los años 80; es una punk guapísima, tiene una piel increíble y un marido maravilloso. Todos la envidiamos, pero es muy difícil asumir una actitud punk en la industria de la moda hoy en día y asumir riesgos cuando hay un margen tan estrecho para el error. Mi revista me ha dado cierta libertad de expresión. Es lo bueno de trabajar para ti mismo: tienes el lujo de poder elegir a las personas con las que trabajas, por eso les respeto tanto.

¿Te definirías como una persona punk?
Siempre me ha gustado esa palabra y también la estética punk. No tengo piercings ni tatuajes y nunca me he rapado la cabeza, pero en cierto modo, mi visión es punk porque tengo una mente muy rebelde. Odio cuando la gente dice que algo no se puede hacer. Recibí una buena educación y tuve una infancia muy fácil, pero mantengo los pies en el suelo. He formado a una familia y he logado permanecer cerca de las personas que aprecio.

En tu opinión, entre la nueva generación de diseñadores, ¿quiénes son los que están causando mayor sensación?
Jonathan Anderson siempre me sorprende. Riccardo Tisci, a pesar de llevar mucho tiempo en esto, asombró a todo el mundo en Nueva York, pero claro, ya sabes que yo le descubrí cuando todavía organizaba sus desfiles en sótanos de Milán...

Imagen vía @carineroitfeld

¿Crees que tienes una buena intuición?
Me parece que es una cuestión de educación e instinto. He cometido muchos errores, pero son parte del trabajo. Al final del día, ¡todo se reduce al largo de la falda! Mi revista iba dirigida a un público muy limitado al principio, pero empezamos con nuestra cuenta de Instagram hace una diez semanas y ahora, de repente, tenemos 360.000 seguidores. Se trata de un medio universal.

Vives entre Nueva York y París. ¿Qué opinas de Francia?
Nací en París y soy una auténtica parisina. Es mucho más tranquila que Nueva York, pero París sigue siendo la capital de la moda y espero que eso nunca cambie. Las cosas más interesantes suceden aquí y es aquí donde puedes vivir las mejores experiencias. París es una ciudad maravillosa para los desfiles de moda porque tiene un patrimonio increíble y la moda forma parte de nuestra cultura.

Mi madre no vestía de Chanel, pero estamos acostumbrados a ver ese tipo de marcas en los escaparates. El parisino tiene un encanto particular que nadie puede explicar y con el que todo el mundo sueña. El toque francés se exporta a todas partes gracias al hecho de que Francia cuenta con un gran reconocimiento en la industria mundial de la moda. Estoy muy orgullosa de esta cultura. Por ejemplo, me parece genial que Chanel compre aquí sus bordados y plumas porque tenemos conocimientos muy especiales que todavía conservamos y eso es algo muy bueno.

Imagen vía @youngenough

Te fascinan las mujeres. ¿Eres una de esas personas a las que le gusta exponer a la mujer para empoderarla?
Si alguna vez tuviera que elegir entre la moda y las mujeres, elegiría a las mujeres. Me encantan todos los tipos de mujeres. Puse a modelos como Lara Stone en el punto de mira cuando todos pensaban que estaba "demasiado gorda". Me gustan las mujeres mayores, las mujeres con curvas, las mujeres diferentes... Me gusta lo diferente en general ya que no existe un solo tipo de belleza. Ya no tengo 20 años, pero sigo aquí y eso puede consolar a algunas mujeres. Antes protagonizaba portadas y ahora ¡soy una abuela!

¡Pero sigues apareciendo en muchas portadas! De hecho, no hace mucho que saliste en i-D.
Voilà! C'est chic, non? Todavía nos podemos llevar sorpresas, aunque la fama siempre es algo menor en nuestro propio país, pero eso es algo típico de los franceses: nunca eres el rey de tu propio reino.

Imagen vía @carineroitfeld

¿Te consideras un icono para mucha gente?
La palabra 'icono' asusta; creo que soy mucho más simple que todo eso. La gente quiere saberlo todo sobre la gente de la moda. Es extraño, pero yo soy muy accesible: por ejemplo, en la calle cuando alguien me pide un selfie o una foto, me la hago. Incluso cuando voy las gafas de sol enormes, la gente se me acerca y piensan que soy encantadora.

¿Qué te gustaría ver en el mundo en el que crecerán tus hijos y tus nietos?
Este mundo no es fácil. Por ejemplo, la televisión es algo terrible... No quiero estar necesariamente dentro de una burbuja, pero creo que la moda nos protege, en cierto sentido, de todo eso. No sé si mis hijos y nietos tendrán la fuerza para lidiar con los golpes que se lleven porque es todo muy duro. Tienen que aprender a hacerlo y a luchar, pero en el fondo no estoy preocupada porque a medida que van creciendo, veo cómo se vuelven más valientes y lúcidos.

Recomendados


Texto Tess Lochanski
Fotografía Terry Richardson [The Dreams and Aspirations Issue, nº 315]