una guía sobre cómo practicar el 'free bleeding', por daniela blume

Hablamos con la sexóloga y presentadora para que nos explique en primera persona la experiencia de una práctica que tiene tantas adeptas como detractores.

por Raquel Zas
|
04 Abril 2019, 10:53am

El movimiento free bleeding se ha convertido en objeto de debate desde que Kiran Gandhi —productora musical, activista y exbatería de M.I.A.— corrió la maratón de Londres de 2015 sin usar ningún producto de higiene íntima femenina para ocultar su regla. La imagen de Kiran cruzando la meta con las mallas manchadas de sangre fue todo un acontecimiento empoderador que ayudó a visibilizar el tabú que siempre ha tenido la sociedad hacia la menstruación, pero lo cierto es que el free bleeding se practica desde hace muchísimos años (voluntaria o involuntariamente).

En un primer momento, todo esto me pareció una excentricidad. Sin embargo, no tardé en recordar lo mal que lo pasaba en el instituto por el miedo a manchar la silla de regla, los días que no quería ir a la playa porque me sentía incómoda o las molestias que siento al ponerme un tampón. Sí, aunque pienses lo contrario, todas nos sentimos (al menos en alguna ocasión) avergonzadas por nuestra regla. Es lo que nos han enseñado desde pequeñas. Desde entonces, aunque no lo practico, el movimiento free bleeding ha cobrado todo el sentido del mundo para mí. Después de ver cómo resolvía dudas a sus seguidores en Instagram acerca de este tema, decidí ponerme en contacto con la polifacética Daniela Blume para que nos explicase su experiencia en primera persona dejando su sangre fluir libremente. A continuación, te mostramos una pequeña guía al respecto a raíz de todo lo que nos contó para todas aquellas que están pensando en practicarlo o, al menos, para que conozcamos todo el discurso que hay detrás y lo tratemos con más respecto.

Se trata de conocer tu propio cuerpo
"El free bleeding es una de las formas que he encontrado para liberar mi ser, para fluir mejor y escuchar más a mi cuerpo. [...] Siempre he estado muy en contra de los estigmas menstruales, la preocupación por manchar, los dolores, que si te viene te destroza los planes, etc. Nunca he tenido esa visión sobre mi regla; yo la veo como una bendición y una oportunidad al mes para la renovación celular, emocional y la conexión con la madre Tierra".

Para practicarlo de manera adecuada, no puedes llevar ropa interior bajo la falda o el vestido
"Ese es el objetivo final: la máxima liberación, y así lo practico yo ahora exceptuando mis horas de práctica de yoga, que ahí uso 'yoga pants' (aún no puedo controlar la bajada de sangre en algunas posturas). La idea es que confíes en tu cuerpo de forma que puedas escucharlo y darle lo que necesita en ese momento. Es como cuando tienes ganas de hacer pis: una lo nota y lleva su cuerpo al baño. Pues con el free bleeding es lo mismo. Terminas por escuchar cuando necesitas ir al baño a derramar la sangre que toca. Y algunas piensan que si usas braguitas o cualquier otra prenda es que no confías; entonces la 'liberación' no ocurre porque no está la confianza que se requiere para el proceso. Yo creo que cada una debe sentirse cómoda y debe progresar como solicite y crea conveniente. Cada cuerpo sabe".

¿Cuándo fue la primera vez que Daniela escuchó hablar de free bleeding?
"Solía leer las revistas de ciencia de mi tío Javi cuando era pequeña. Una vez leí sobre lo poco beneficioso que podría resultar a la larga taponar nuestros orificios con respecto a la menstruación. En ese momento no le di mucha importancia; ahora valoro aquella información, y más viniendo de una revista científica pues no parecen ocuparse de este tipo de temas".

¿Qué le dirías a aquellos que piensan que es antihigiénico?
"Ah sí, están este tipo de personas que tiene esta opinión. La verdad es que a esos/as no les digo nada; no puedes hacerle a nadie cambiar de opinión, y si me dedicara a eso, estaría exhausta. Que cada uno opine lo que quiera, pero más antihigiénico es comer cacahuetes en un bar, y lo hacen desde que empezaron a ir a bares con sus padres".

Ayudas a no producir más residuos que perjudican el medio ambiente
[Cada mujer produce 65 kg de basura al año solo en compresas higiénicas. En cuarenta años son 2.600 kg de basura. O sea, que cada cien mujeres menstruantes producen 6.500 kg de basura al año.] "Es uno de los motivos, pero no fue el prioritario; fue más bien una consecuencia de hacer lo correcto. Cuando deshaces lo que no es y escoges el camino adecuado, las consecuencias siempre son beneficiosas para todos".

Si te esfuerzas por conectar con tu cuerpo, puedes llegar a controlar el flujo de la menstruación
"Es sencillo cuando le pillas el truco, pero debes mantenerte muy alerta. Como dije antes, es parecido a sentir que tienes que ir al baño a hacer pis. Muchas podemos notar cuando nos esta bajando, o cuando nos vamos a manchar, pues es simplemente prestar atención a ese momento un instante antes de que eso suceda. Se trata de partir desde ahí y dar la orden a tu ser de que te avise, decirle que tú estarás ahí para darle la oportunidad de sangrar libremente cuando lo pida y el cuerpo empieza a reaccionar. A veces, si estoy con la cabeza en otra cosa, preocupada o ensimismada, me despisto y se me descontrola un sangrado, pero luego vuelvo a ponerme alerta. Con el tiempo, cada una sabe más o menos cada cuánto tiempo hay que ir a 'derramar'. En mi caso, el primer día es cada 30 minutos; el segundo cada 15 o 20, y a partir del tercer día solo voy a la baño cada 40 minutos".

Tienes que hablarle a tu menstruación
"Debes hablarle para que ella te espere o te avise con más precisión; debes tratarla como a una entidad del mismo modo que a tu cuerpo mismo. Le comunico de entrada lo agradecida que le estoy; luego, cada vez, le digo lo que vamos a hacer, que yo la ayudaré a sangrar libremente y que ella me avise antes. Nada extraño, solo la trato desde su esencia. Entonces, ella me respeta a mí".

Descubre el 'yoga bleeding'
"Consiste en practicar yoga sin miedo a manchar y sin tampones o compresas. El súmmum para mí es hacerlo con pantalones blancos. Parece una tontería, pero ahí te das cuenta de lo obsesionada que estás con manchar, de lo condicionada socialmente que estas por permanecer impoluta y esconder tu sangrado. Es como una especie de sanación ancestral".

Si eres escéptico, siempre puedes hablar (al menos, para hablar en consecuencia)
"A los escépticos no les digo nada porque diga lo que diga les va a dar igual. Lo único que se me ocurre decirles es que prueben ellos o ellas mismas todo aquello sobre lo que dudan para comprobarlo en sus propias carnes. Está muy bien opinar, siempre y cuando practiquen y luego hablen; no al revés.

Te sentirás más empoderada
"Me siento feliz y me siento un canal en marcha, no un canal reprimido por el miedo a manchar. Fuck con eso".

¿Por dónde empezar?
"Os digo que, si habéis resonado con mis palabras, empecéis a confiar en vosotras y en vuestro cuerpo, le habléis y os dispongáis a la escucha y a hacer lo necesario para que podáis sangrar libres. Es muy gustoso y satisfactorio. Es conectar con Gaia desde ti".

1554372317536-Daniela-Blume
Tagged:
menstruación
free bleeding
Cuerpo
Daniela Blume