Imagen cortesía de A24. 

robert pattinson y la directora claire denis exploran la crueldad humana en 'high life'

¿Qué haces cuando te diriges inevitablemente hacia un agujero negro?

por Sarah Gooding
|
10 Abril 2019, 3:18pm

Imagen cortesía de A24. 

Aunque está ambientada en una nave espacial dirigida por una desquiciada médica que juega a ser Dios, High Life describe escenarios escalofriantes que bien podrían llegar a darse en la Tierra. En la nueva película de Claire Denis, los prisioneros son utilizados como conejillos de indias en un experimento científico: están obligados a registrar informes diarios en una computadora para mantenerse con vida y viven en un total aislamiento. Pero lo más aterrador no es el vacío infinito que los rodea, sino las cosas sádicas que llegan a hacer en momentos de gran desesperación.

Denis ha hecho a través de su cine una exploración de los extremos del comportamiento humano, desde la pasión carnal que se vuelve caníbal en Trouble Every Day, hasta el tierno amor entre padre e hija en 35 Tragos de Ron. Nacida en París, pero criada en la África francesa colonial, Denis es conocida por crear películas que exploran los estragos del colonialismo. En cierto modo, High Life continúa esa tendencia mientras la antagonista central explota los cuerpos de quienes la rodean en un intento por crear vida en el espacio.

La película sigue a un grupo de presos condenados a muerte que son enviados al espacio para tratar de aprovechar la energía de un agujero negro. En la nave espacial están sujetos a experimentos de fertilidad por la Dra. Dibs, interpretada por Juliette Binoche. Una villana con una bata blanca, que aparentemente no se detendrá ante nada en sus intentos de crear vida fuera del sistema solar. El personaje de Robert Pattinson, Monte, trata de abstenerse, pero finalmente es víctima del complot de la doctora y se convierte en padre. Luego tiene que tratar de criar al bebé mientras está varado en el espacio, mientras la tripulación va desapareciendo y la nave espacial se deshace.

1554747422023-High-Life-Claire-Denis-4
Imagen cortesía de A24.

High Life es la decimocuarta película de Denis y su primera película con un reparto de habla inglesa. Los personajes hablan en acento estadounidense porque quería que el público "recordara un país donde todavía existe la pena de muerte, como en ciertos estados de los Estados Unidos".

Es su película más accesible y convencional hasta la fecha, no solo porque se elimina la barrera del idioma, sino también porque su protagonista principal es alguien muy famoso. En un comunicado de prensa de la película, Denis dijo que cuando conoció a Pattinson por primera vez, ella "encontró su belleza intimidante" y que, al observarlo más, “comenzó a sentirse cada vez más inquieta". "¡Es cierto!", afirma, sentada en una silla en una sala de reuniones bien iluminada en la sede de A24, en Nueva York. "¡Sí, claro!", Pattinson sonríe en el lado opuesto de la mesa. "¡No, soy tímida!", exclama Denis en su grueso acento francés. "Pensé, tal vez esto es demasiado para mí. Ahora, conozco su belleza. Estoy acostumbrada a ella, ¿sabes? Ya no me duele la vista". Pattinson se ríe con ganas.

"Tenía miedo de que tal vez él se convirtiera en el héroe... Quería que él formara parte de esa tripulación de personas enviadas al espacio". Pero claro, inmediatamente cambié de opinión, porque todos eran guapos, por lo que resultaba casi banal". El elenco, que incluye a André Benjamin y Mia Goth, son también muy guapos, pero son sus diversos orígenes en la música, el teatro y el cine son los que le dan a la película una calidad dramática completa que la hace totalmente cautivadora.

High Life plantea muchas preguntas éticas sobre el sexo, el consentimiento, la reproducción, la privacidad y la tecnología, y se centra en la idea de los monstruos. "Fuimos escoria, basura, rechazo que no encajaba en el sistema, hasta que alguien tuvo la brillante idea de reciclarnos", narra Monte en tono abatido en flashbacks a las vidas de los internos en la Tierra antes de que fueran encerrados. La doctora no hace más que repetirles lo insignificantes que son: "Cuando te vi por primera vez, eras asqueroso y un adicto al crack", "solo sois un grupo de criminales corrientes, cosas sucias". Dependiendo de la perspectiva, tanto los prisioneros como la doctora pueden ser vistos como monstruos. Ninguno es absuelto de sus crímenes. A medida que las acciones de la doctora se vuelven cada vez más crueles, la cámara de Denis se en su rostro, lleno de dolor, y su cuerpo cicatrizado. Nos preguntamos acerca de los traumas reprimidos que también sufrió, que han contribuido a su deseo de llevar a cabo estas atrocidades.

1554747478346-High-Life-Claire-Denis-3
Imagen cortesía de A24.

Denis es famoso por crear personajes matizados y profundizar en las grietas más oscuras de la psique humana. Resulta que ella sufrió su propia experiencia de sentirse como un monstruo a los 18 años, cuando accidentalmente atropelló a alguien con su coche mientras aprendía a conducir. "Estaba lloviendo, la calle era como un río", recuerda. “Frené ante un semáforo en rojo, pero mi coche patinó y había un señor mayor en una motocicleta que salió disparado. Salí del coche y lo observé en la acera. Era viejo y salía mucha sangre del casco. Con la lluvia, fue completamente...", ella se lleva las manos a la cara e imita la sangre que cae. "Pensé: 'He hecho algo terrible, he matado a alguien'. Sentí que era un monstruo, de alguna manera. Sentí la responsabilidad de un suceso terrible".

El hombre resultó tener una lesión menor, que se veía peor por la lluvia, dice ella. Pero la sensación de ser un monstruo la marcó. "Nunca se puede olvidar eso", dice solemnemente. La experiencia hizo que Denis entendiera porqué las personas tratan de encontrar la humanidad incluso en los personajes más despiadados.

Pattinson se inclina más cerca, del otro lado de la amplia mesa, cautivado por la historia. Su personaje en la película quita una vida y luego la crea, aunque no está del todo claro cuáles fueron las causas y el contexto de su crimen. La famosa narrativa fluida de Denis crea momentos fascinantes, pero puede dejar a los espectadores con más preguntas que respuestas. Pattinson dice que trabajar con la directora le enseñó a confiar en este proceso y valorar el hecho de no saber la respuesta a todo.

1554747520213-High-Life-Claire-Denis-7
Imagen cortesía de A24.

"Me di cuenta de algo con esta película, y desde entonces he continuado con eso, es como, ¡no hagas preguntas especialmente si no sabes lo que estás haciendo!", dice con una carcajada. “Si no haces ninguna pregunta, generalmente todo acaba bien. Solía acosar constantemente a los directores con interminables consultas sobre las cosas, y te das cuenta de que solo estás tratando de aliviar tus nervios, en lugar de cuestionar a nadie. Y realmente, no hay nada que hacer hasta que lo estás haciendo".

Denis señala que a Pattinson no le gustó no saber a dónde iba la película al principio. "¡Estaba aterrorizado!", dice riendo. Se percibe con claridad que entre los dos hay una química especial y la confianza requerida para enfrentarse juntos a lo desconocido.

A veces, High Life exuda el nihilismo: a medida que los prisioneros se lanzan hacia el agujero negro, uno ve que la esperanza se les va de las manos. Es fácil preguntarse cuál es el objetivo de esto, cómo y por qué podrían sacar sus cuerpos de sus pequeñas literas cada mañana. Esta película llega en un momento en que muchas personas se sienten desesperadas y cuestionan su existencia. La mayor parte de la cultura se ha convertido en un lugar oscuro: desde las bellas artes hasta la música hip-hop, abundan los temas de alienación, aislamiento y depresión. Denis resume: “Siendo honestos. No es un momento muy optimista, ¿no? ”. Lo único que podemos hacer, sin embargo, es enfrentar la situación.

Denis dice que no se propuso hacer una película de ciencia ficción tradicional, quería hablar de experiencias reales. Entonces, mientras que literalmente flota en el espacio, High Life está muy basada en la realidad. “No iba a hacer la conquista de un nuevo planeta para crear una colonia de grandes seres humanos. No", Denis niega con la cabeza. "No creo en ese tipo de cosas. No necesitamos eso".

High Life explota las profundidades del comportamiento humano para mostrarnos los peores escenarios posibles. Pero así como su configuración en el espacio no significa que sea una película de ciencia ficción, su profunda oscuridad no la convierte en un film difícil de ver. En realidad, es todo lo contrario. La resistencia del personaje de Pattinson, Monte, y su inquebrantable responsabilidad para con su hija, Willow, ejemplifican la fuerza de la humanidad contra todo pronóstico. De esa manera es una película muy edificante, incluso esperanzadora. A medida que todos nos lanzamos hacia el olvido, encontramos que todo lo que necesitamos es alguien a quien amar.

Este artículo apareció originalmente en i-D US.