esta marca de streetwear es un homenaje a la cotidianidad chilena

Hablamos con los directores de Club Particular sobre la identidad de su marca formada en un lugar estigmatizado por la delincuencia.

|
jul. 26 2018, 7:58pm

Este artículo fue publicado por i-D México.

Establecida en 2016, la marca Club Particular ha creado su imaginario desde Puente Alto, un renombrado sector marginal de Santiago de Chile. Leo Quezada y Pablo Pastén encontraron su medio de expresión por medio del streetwear, lo vieron como una forma de revelación ante el elitismo de las grandes marcas de moda al mismo tiempo que homenajeaban la cultura urbana chilena a través de playeras, gorras e impermeables gráficos.

Después de darse cuenta que eran vecinos gracias a Grindr, la dupla creativa desarrolló una amistad y comenzaron una marca juntos al encontrarse en un lugar parecido de desempleo y frustración profesional. Comenzando por el nombre, Leo y Pablo decidieron permear su marca de la cultura chilena que viven diariamente. “Nuestro primer referente para el nombre fueron los uniformes de las escuelas de Puente Alto. Los colegios privados son los que tienen uniformes especiales para distinguirse de los públicos y son conocidos como 'particulares'. Al mismo tiempo 'particular' se usa para referirse cordialmente a aquello que es raro y fuera de lo común”, dijo Leo Quezada a i-D, y quien funge como Director Creativo. “Es en este diálogo entre lo que es privado y raro donde elegimos el nombre. Después agregamos la palabra ‘club’ para referirnos a todas las redes donde funciona la marca, como una forma de dar a entender la horizontalidad que sentimos entre nosotros y las personas que gustan de ella”.

El universo de Club Particular sin duda ha sido nutrido por momentos controversiales en la memoria colectiva de Puente Alto citando personajes icónicos en su historia, crímenes, y lugares con alto contenido simbólico. “Hans Pozo es uno de los primeros personajes que se nos vino a la mente cuando creamos la marca, un joven que fue descuartizado y repartido en distintas áreas de la zona sur de la región y que tuvo una historia que cruza la pobreza, drogas, violencia, homofobia y todo el daño que el sistema neoliberal produce en los jóvenes pobres. Utilizamos su imagen porque era una forma para darle agencia al sujeto sobre su propia historia, hablar desde el lugar de la persona y no desde el turismo de pobreza que comúnmente se utiliza en los medios chilenos”, dicen Leo y Pablo cuando se les pregunta sobre las imágenes que imprimen en sus prendas. “Lo mismo hemos hecho con un colegio donde ocurrió una pelea de estudiantes que culminó en homicidio, o un narcotraficante que en su vejez abandonó su vida criminal para ayudar a la gente de la comuna. Hay toda una cultura criminal en Puente Alto que nunca se ha contado desde el lugar de quienes la han vivido y es lo que nos sentimos llamados a hacer”.

En su nueva colección se inspiraron en la ropa de trabajo —como un reflectante que podría salvar tu vida y otras prendas con propiedades hidrofóbicas— teniendo la funcionalidad en mente. Para esto deciden crear una campaña en conjunto con el fotógrafo Esteban Vargas Roa, y que lleva por nombre ‘Señales de Tránsito’, la cual busca darle un significado nuevo al lenguaje callejero y colocándolo en un plano editorial ligado directamente a la moda con elementos como señales de tránsito, animitas, antenas, entre otros.

“Sentí la necesidad de quebrar esa fórmula híper explotada de las campañas de streetwear con los chicos malos arriba de los autos adueñándose de las calles. En lo visual hay mucha ironía y referencias a iconos del Santiago [de Chile] marginal. El modelo aparece trabajando, visitando una animita o haciendo micro vandalismo. Quisimos plasmar ese cotidiano criollo y entrecruzarlo con el lenguaje de la moda”, dice Vargas Roa sobre la dirección artística de las imágenes en las que decidió sacar las prendas de la calle y colocarlas en un estudio, además de incluir desnudos parciales. “La idea de que nuestro modelo estuviera siempre semi desnudo hace referencia a la sensación de exposición y vulnerabilidad que emana de la calle, y también permite que el diseño y color de cada prenda cobre total relevancia en lo fotográfico”.

Leo y Pablo muestran una actitud e identidad inusual en la industria de la moda chilena, reflejan orgullosamente una identidad latina formada en un lugar estigmatizado por la delincuencia. “Somos una marca que se empodera desde el lugar donde venimos, sin negar que es un sector marginal con una larga historia de pobreza, crimen, y droga, la cual nos amenazó durante nuestra formación pero también fomentó la determinación para poder cambiar el destino que se espera de gente como nosotros”, dice Leo. “Nos enfocamos en impregnar todo lo que diseñamos con nuestra identidad, discursos, estudios, historias y cultura sin caer en lo turístico, o aspirar a otra cultura sin valorar la nuestra”, reiteró.

Créditos


Fotografía Esteban Vargas Roa
Maquillaje y peinado Mujer Gallina
Modelo Tristán @ Elite Models Chile
Agradecimientos especiales a Alina Castro