Fotografía Kurt Krieger 

en 1997, entrevistamos a leonardo dicaprio en su etapa pre-'titanic'

Con motivo de la llegada a los cines de 'Érase una vez en Hollywood', nos embarcamos en un nostálgico viaje con esta entrevista del 'Desirable Issue' de i-D.

por David Cox
|
22 Agosto 2019, 7:02am

Fotografía Kurt Krieger 

Este artículo apareció originalmente en 'The Desirable Issue', nº 164, 1997.

Con Romeo y Julieta, Leonardo DiCaprio se ha convertido en la última sensación adolescente de la industria del cine. ¿Podrá convertirse en algo más que una fantasía erótica de Hollywood?

Desde su aparición junto a Johnny Depp en ¿A quién ama Gilbert Grape?, que le trajo una nominación al Oscar, Leonardo DiCaprio —de 22 años— es a menudo considerado "el mejor" o el "actor más conmovedor" de su generación. Una tendencia que le debería resultar familiar a cualquier lector de revistas de cine desde los años 50 —cuando James Dean y Montgomery Clift eran estrellas en ciernes—; de hecho, DiCaprio es solo un nombre en la larga lista de jóvenes actores que han ido alcanzando repercusión combinando un físico increíblemente bueno y una aparentemente instintiva capacidad de actuar.

Nadie sabe si DiCaprio, nacido y criado en Hollywood, podrá evitar el rápido desvanecimiento que ha reducido trayectorias profesionales similares, pero hay que decir que ya ha sobrevivido a errores artísticos y comerciales como Diario de un rebelde, Rápida y mortal y Vidas al límite (rodada en 1995, pero lanzada recientemente) sin manchar su reputación. Recientemente, su personaje de joven punk de la calle le ha traído buenos resultados en la radical reinterpetación de Baz Luhrmann de Romeo y Julieta, de William Shakespeare, a pesar de que es la primera película que ha destacado sus carencias como protagonista dramático. Un pequeño papel junto a Meryl Streep y Diane Keaton en la adaptación cinematográfica de la obra de teatro La habitación de Marvin no le hará ningún daño, pero tendrá que remar con fuerza para evitar que se hunda el extravagante y carísimo Titanic, de James Cameron.

Circulan rumores sobre su vida personal, pero DiCaprio parece tomárselo todo con calma, mostrando sentido del humor y falta de arrogancia a pesar del envidiable momento que está viviendo. Su único problema podría resultar el hecho de crecer en la pantalla, especialmente cuando su aspecto juvenil representa gran parte de su atractivo. Sin embargo, DiCaprio lleva recorrido un largo camino desde series de televisión como Los problemas crecen y películas como su debut, Critters 3; la evidencia sugiere que, si continúa eligiendo sus papeles sabiamente, podría sobrevivir a las comparaciones tipo "beso de la muerte" con Dean y el resto, y permanecer en la industria más tiempo que la mayoría.

Entonces, ¿cómo surgió Romeo y Julieta?
El director de la película, Baz Luhrmann, me dio un guión pero, en ese momento, yo no pensaba que me apetecería hacer una versión tradicional de Romeo y Julieta. Luego fui a Australia para participar en un taller con él, y allí me contó más acerca de las nuevas ideas que quería aportar a la película; sobre los temas religiosos, los coches, las armas en lugar de espadas y el elaborado vestuario. Por entonces no estaba seguro de cómo iría todo. Tengo que decir que la primera vez que vi que la cosa funcionaba fue el primer día de trabajo. En realidad, parecía todo mucho más natural, más "destinado a pasar" que una versión tradicional.

¿No viste eso como algo desalentador?
Bueno, Romeo y Julieta es la obra más famosa de todos los tiempos y la más exitosa, y ser consciente de eso le añade mucha presión. Pero creo que la forma en que la hemos hecho me ha relajado mucho más. Creo que habría estado mucho más nervioso si supiese que tenía que hacerlo de la forma tradicional. La forma en que hablamos, al no tener que forzar el acento inglés, lo hizo todo mucho más cercano. Aunque se trata de mundo de fantasía, hay muchas referencias modernas en él, especialmente con la violencia y la guerra entre pandillas, lo que me hizo sentir mucho más como en casa. Creo que Shakespeare habría querido que su trabajo viviese a través de los años, que se convirtiese en una pieza atemporal que se pudiese adaptar en el futuro.

Has comentado que te atraen los personajes más oscuros, pero Romeo es un verdadero romántico. ¿Ha significado esto para ti el tomar una dirección distinta?
Se volvió interesante en cuanto empecé a investigarle, porque todos tenemos una idea predeterminada de lo que se supone que es Romeo, una especie de tío ñoño y enamoradizo, pero luego te das cuenta de que era un romántico empedernido, y luego conoce a Julieta. Y Julieta le dice: "Vale, si tienes los cojones suficientes, cásate conmigo ahora y arriésgalo todo". Lo arriesga todo —su vida, su familia, todo— y se casa con la chica, lo cual es algo honorable si de verdad crees en una persona; si crees en el amor de esa manera, especialmente a esa edad y hasta el punto de arriesgar tu vida. Es la tragedia definitiva y la mejor historia de amor.

Leonardo DiCaprio for i-D's The Desireable Issue
Fotografía Kurt Krieger

Entonces, ¿cómo te preparaste para convertirte en Romeo?
Bueno, me llevó un tiempo acostumbrarme. Con cada personaje que interpreto, me gusta hacerlo todo desde el principio; controlar lo que estoy haciendo durante todo el proceso y luego aprender a medida que voy avanzando. Nunca me ha gustado mucho ese tipo de método que conlleva compactarlo todo y ser ese personaje todo el rato. Voy viendo cómo funciona la cosa a medida que va avanzando. Solo tenía que prepararme bien para los momentos emocionalmente conflictivos que atraviesa Romeo, porque él no es un chaval alegre; pasa por movidas muy duras.

¿Cómo de duro resultó dominar la lengua?
Con Shakespeare, lees uno de sus versos y puede llegar a tener hasta 20 significados diferentes, y te das cuenta de que algo que dice al inicio de la historia se refleja más tarde en otra cosa, y tiene un trasfondo para esto y es simbólico para aquello. Te puedes hacer un lío con ese tipo de cosas, pero solo tienes que elegir a qué te diriges; qué tipo de personaje estás haciendo. Se tuvieron que hacer muchos ajustes; hicimos muchos ejercicios. En cada palabra que decíamos, todos teníamos que representar emoción mientras la decíamos, para así poder llegar a entender qué narices estaba tratando de decir realmente y qué narices le estaba pasando al personaje. Porque incluso cuando algo parecía una broma podía tener relevancia para la historia.

¿Te llevaste bien con Clare Danes, tu Julieta?
Vi su serie de televisión, Es mi vida, y desde ese momento supe que era una chica extremadamente intensa y emocional, y que tenía mucho de lo que queríamos que fuera Julieta. No queríamos una versión floral ni demasiado dramática de Julieta, sino a alguien que tuviese energía, porque no olvidemos que ella le impuso una norma a Romeo y le dijo "si estás tan interesado en mí, debes casarte conmigo y arriesgarlo todo". Eso era algo importante a destacar. En cuanto conocí a Claire y empezamos con los ensayos, me di cuenta que el resto lo hacían de la forma tradicional, pero ella me agarró del cuello y me besó. Yo pensé: "¡¿Qué está pasando aquí?!". Me sorprendió un poco todo aquello, pero me di cuenta de que ella sabía lo que estaba haciendo.

También has hablado sobre el nuevo enfoque que se le ha dado a esta misma historia que se ha llevado a cabo durante varios siglos. ¿Por qué crees que se sigue manteniendo en el tiempo?
Parte de esto recae en el hecho de que el personaje cree, a pesar de toda la violencia y el odio que suscitan las dos familias, en algo mucho mayor, que es el amor. Hay una parte importante de la película donde hablo sobre cómo las personas quieren tanto sentirse amadas que acaban matándose entre sí, y eso es algo que se puede enlazar con cómo es el mundo en estos momentos. Es fácil ver por qué algo así perdura en el tiempo.

Una de las muchas sorpresas de la película es cómo Julieta y tú os enamoráis en una piscina. ¿Cómo fue rodar esas escenas?
Bueno, sé que Baz quería hacer una versión opuesta a la clásica escena del "Pero, alto. ¿Qué luz alumbra esa ventana?". Por tanto, en la película, pusimos intencionalmente a Romeo en el balcón mientras Julieta baja por el ascensor, así que ella se coloca debajo de mí. Es como una especie de giro ordenado y, de repente, en la siguiente escena ya estamos en la piscina y empapados. Trabajamos mucho en esa parte; nos llevó casi una semana y media hacerlo todo bien, porque no queríamos hacerlo de la forma convencional. Queríamos probar algo distinto y creo que funcionó.

¿Cuál es tu escena favorita de la película?
Uff, cuál es mi escena favorita, dios... Pregunta difícil, porque todas fueron realmente duras. Tengo que decir que hubo una escena en la nos teníamos que meter el uno con el otro y hacer el tonto. Mercucio y yo nos teníamos que insultar; esa escena fue muy divertida. "Favorita" es una palabra complicada porque cuando la ves puedes decir cuál es tu favorita, pero cuando la estás haciendo, supongo que es en la que te lo estás pasando bien.

Parece que Baz y tú habéis tenido una relación bastante colaborativa en la película. ¿Te pidió hacer algo que no querías hacer?
Bueno, sí. Al principio, cuando estábamos empezando, quería que muchos de los personajes fuese en patines, y le dije que no. Él quería introducir armas, pero luego no estaba seguro del todo. Yo pensaba que [la película] necesitaba un tono un poco más oscuro, y él estuvo de acuerdo en eso, así que seguimos en esa dirección. Por tanto, gracias a Dios, he podido formar parte del proceso y aportar mi opinión al principio.

¿Te resultó estresante rodar en la Ciudad de México?
Yo diría que sí, sí. Es decir que, a pesar de la violencia, los tiroteos y que mucha gente se puso mala durante su estancia allí, lo interesante era que esas cosas le sumaban. Hubo un par de asesinatos y secuestraron a uno de los nuestros. Fue muy duro y mucha gente se puso muy enferma, pero aquello nos dio motivos para trabajar en algo. Nos acostumbramos a estar rodeados de armas.

¿Entonces estarías dispuesto a rodar en México de nuevo?
Lo sé. A veces me gustaría escoger las películas por la localización más que por el contenido, pero no tengo otra opción.

Si te crees todo lo que lees en Internet...
No deberías creértelo todo, eso seguro.

Hay muchos artículos que aseguran que la escena de amor entre Romeo y Julieta iba a ser más explícita.
Sí, como cosas así. Hubo mucha polémica sobre si se iban a ver los pechos de Claire [en la película], o algo así, y sobre el hecho de que era menor, pero nunca hubo intención de hacer algo así. Es raro ver cómo a veces se tergiversan las cosas en los medios, y se malinterpretan, pero supongo que eso forma parte del todo. Con el tiempo, verás la película por lo que es, y no por todas las cosas que giran en torno a ella ahora mismo.

¿Te resulta ahora más fácil lidiar con todas esas cosas que se tergiversan en los medios?
Lo acabo de decir, pero es la verdad: pase lo que pase, al final tu trabajo habla por sí solo. No se ha escrito nada horrible sobre mí; hay algunas cosas que creo que no son justas, pero tampoco son mentiras difamatorias, así que no me ofenden. Cuando te das cuenta de que esas cosas no importan, al final puede que algunas de esas mentiras hasta hagan que tu vida parezca más interesante. ¿Que un día te hacen una biografía y meten todas esas cosas inventadas? Pues oye, más interesante parecerás.

¿Alguna vez has pensado en el hecho de que algún día, alguien podría hacer una biografía sobre ti?
He estado apareciendo en películas, haciendo película tras película, intentando aprender más, haciendo una película buena por allí e intentando aprender algo nuevo por allá. Pocas veces miras atrás, y me he dado cuenta de que tengo 21 años y que he hecho ya unas cuantas películas, y que algunas son muy buenas. Ahí empiezas a estar un poco orgulloso de ti mismo. Estoy feliz donde estoy ahora. Me he dado cuenta de que hay gente de mi edad que ve mi trabajo y que no pasa desapercibido, lo que es genial. No puedo decirte qué pasará en el futuro porque no tengo idea. Mientras esté cuerdo, seguiré haciendo este tipo de cosas.

Por esa misma razón, la gente espera de ti un rendimiento en pantalla, y cuanto más bueno seas, más publicidad obtendrás. ¿Te sientes presionado en ese sentido?
Creo que sí. Pero no puedes pensar en eso cuando estás rodando, porque si lo haces, te empeora unas cien veces más. Puedo imaginarme como me puede afectar porque pienso en cosas así todo el rato. Es una postura complicada. Que tengas una interpretación buena no significa que vayas a ser bueno siempre. Es por eso que algunos de los mejores actores del mundo se vuelven un poco locos: "¿Qué ha pasado? ¿Todavía me quieres?". Es ese tipo de situación y es realmente comprensible; es una trampa en la que es fácil caer. No puedo decir que tengo la respuesta para todo eso; podría acabar en un manicomio en un par de años, nunca se sabe, pero ahora me doy cuenta de que no me importa. No me importa lo que la gente diga sobre mí porque llega a un punto en el que si estás de moda, estás de moda, y cuando no lo estás, no lo estás. Y eso es así.

Tu próxima película va sobre el Titanic, ¿verdad?
Es mi primer intento en el cine comercial, pero este caso en particular encaja perfectamente conmigo porque yo no soy ese tipo de chico que hace ese tipo de películas. Esta es la única que tenía una buena historia y que involucraba a personajes reales con una carga emocional; no soy yo interpretando a una especie de cíborg. Esto es algo que probablemente habría hecho tanto si fuese comercial como si no, y así es como elijo las películas. Sin embargo, hay que decir que esto va a ser algo épico repleto de cosas tipo "aquí te pillo aquí te mato".

Entonces, ¿qué podemos esperar de la película?
Es una historia de amor, con dos personas en un barco. Un "artista de clase baja conoce a chica chica de clase alta y se enamoran", desafiando de nuevo todo lo que está pasando en el mundo y en la sociedad. Y, de repente, todo se empieza a hundir.

Y tener la oportunidad de pintar a Kate Winslet desnuda no está nada mal.
¡Para nada! Kate es buena; es guay.

Debido a la intensidad de este papel, ¿os resultaba difícil desconectar al final del rodaje?
No puedo hablar por Kate, pero en lo que a mí respecta, nunca he sido una persona a la que le cueste relajarse. Siempre soy consciente de que estoy actuando y suelo bromear entre tomas. Yo soy así de forma natural y creo que es algo muy sano, porque cuando estás en una escena así, la está sintiendo de verdad. Eso es algo que puede resultarle estresante a tu cuerpo, ponerte a llorar o a gritar o lo que sea; eso no se finge. Bueno, puedes, pero no si quieres que quede bien. Así que a mi me ha ido bien. No soy de los que cree que hay que sumergirse por completo en un personaje para hacer un buen papel.

Los rumores dicen ahora que podría caer una nominación al Oscar el año que viene. ¿Piensas mucho en eso?
Sí que pienso en ello. No sería humano si no lo hiciese. No quiero tener expectativas porque, si las tienes, luego no pasa. Me resulta gracioso lo de los Oscar, porque ya me nominaron por ¿A quién ama Gilbert Grape? y es una situación graciosa. No quería ganar solo por el hecho de que las expectativas que genera la gente sobre ti. La gente quiere que seas casi perfecto en todo, y si no lo eres, es como: "Vale, sacadle de aquí; tuvo suerte aquella vez, pero aquí ya hemos terminado con él". Tampoco quiero pensar mucho en eso; es un tema complicado, hombre. ¿Quién sabe cómo lidiar con eso? Solo quiero seguro haciendo lo que hago y esperar que la gente vea mis películas.

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.

Tagged:
Hollywood
Nostalgia
Romeo + Juliet
Leonardo DiCaprio
Cultura