Tayhana, Clementina de León

6 freelancers latinas nos cuentan cómo aprendieron a valorar su trabajo y a pedir más dinero

“Evita sentirte mal por cobrar o sentir que no mereces subir tu precio”.

|
21 Noviembre 2018, 5:50pm

Tayhana, Clementina de León

La libertad laboral vienen con un precio, algo que quien trabaja como freelance hoy en día lo sabe muy bien. Desde pagos irregulares, o la falta de ellos, hasta la competencia en precios y clientes difíciles, son factores a tomar en cuenta en cualquier área profesional donde se desee evitar ir a una oficina diariamente. De acuerdo con un estudio hecho por Paypal México a 500 trabajadores independientes, revela que 43% identifica que la principal barrera para ser freelance es recibir ingresos irregulares. En este estudio, la mayoría de las voces eran masculinas (con 60% hombres y 40% mujeres), ignorando por completo que, además de los antes mencionados obstáculos, se debe tomar en cuanto los problemas de género y la paga desigual entre hombres y mujeres, un tema latente en cualquier industria latinoamericana.

Hablamos con seis profesionales de distintas áreas para que nos dieran su consejo de cómo debes perder el miedo a pedir más, encontrar el valor de tu trabajo y enfrentar la brecha salarial de género de la mejor manera, ya sea que hagas música, belleza, arte, diseño gráfico o psicología, ellas hablan a continuación de su experiencia trabajando como freelancers en México y el mundo.

mujeres freelance

Karla Donato, 27 años, Maquillista Profesional y Técnica de Uñas

“Soy freelance desde hace dos años que me mudé a la Ciudad de México. Porque siempre había querido ser independiente –y ya trabajé en un call center; prefiero yo decidir mis horarios. Lo mejor es poder expresar que soy latina en mi arte. Lo peor es cómo en todas las producciones grandes donde he trabajado los protagonistas principales, aunque sean latinos, siempre son blancos. Aún hay much racismo internalizado. No creo [que exista una brecha salarial por mi género] porque siento que mi trabajo es considerado femenino, más bien depende de tu experiencia. [Le di valor a mi trabajo] aprendiendo a decir que no, sabiendo cuál trabajo realmente me va beneficiar, dejar de tener pena por cobrar, y ser firme con los precios. [Mi consejo para pedir más dinero por tu trabajo sería] Tener una buena energía, ser comunicativa, invertir en tus materiales, y siempre hacer cosas nuevas. Así tendrás un estilo propio que te diferenciará de los demás artistas. No dejes que tus emociones negativas afecten tu trabajo, siempre sé profesional. Sé más perra, pero buena onda :)”. @roho7

mujeres freelance veronica medina

Verónica Medina, 35 años, Psicóloga Clínica

“Tengo exactamente 5 años de ser freelance. Aunque inicialmente busqué trabajo en organizaciones, no me llenaba. Mi visión era trabajar como lo hago ahora. Afortunadamente no [he percibido una desigualdad de honorarios por género], cobras según tus habilidades y resultados, lo que sí, es que he tenido que lidiar con prejuicios sobre mis habilidades sólo por ser mujer, los cuáles peleo y elimino demostrando mis capacidades. [Aprendí a darle valor a mi trabajo] a la mala: empecé cobrando 50% menos de lo que cobro ahorita. Curiosamente, tengo muchísima más clientela con mis honorarios actuales. Me fui midiendo y comparando con otros profesionales en mi entorno y me emparejé a sus cobros. [Yo recomendaría] constantemente indagar cuánto cobran otras personas freelancers por servicios similares; a veces el costo sube, y uno al no monitorearlo, abarata su trabajo. Un colega con muchísima más experiencia que yo, me dijo que no perdiera el sentido del porqué hago el trabajo que hago. Esa motivación intrínseca es necesaria para seguir adelante, cuando te critican, te cancelan citas, o no te pagan. [Evitaría] sentirte mal por cobrar o sentir que no mereces subir tu precio o darlo más barato sólo para que te prefieran sobre de otros. Amar y admirar tu profesión por arriba de la aprobación o desaprobación social hace una gran diferencia”.

mujeres freelance

Ixchel Ledesma, 30 años, Asesora de Arte y Curadora Independiente

“Llevo dos años siendo freelancer. Dejé un proyecto en el que trabajé muchísimo, y aunque era algo en conjunto, me di cuenta que yo era solo una empleada más, y no estaba recibiendo el crédito que merecía. En el campo artístico, aunque exista una figura masculina y una femenina en una misma jerarquía, se suele pensar que la femenina tiene un rango menor. Así que comencé a curar muestras de mis temas preferidos que por supuesto tienen que ver con mi historia personal: mujeres, feminismo, activismo y en general temas que deconstruyan los binomios establecidos en nuestra cultura patriarcal. Sí, [en el arte] hay una brecha salarial que tiene que ver con género, pero no únicamente con el femenino o el masculino, sino con una estructura de poder que excede esos binomios. Pienso que uno valora su trabajo en la medida en la que entiende que tiene valía. Las primeras recomendaciones de compra de obra o los primeros proyectos curatoriales que plantee a instituciones, los consideraba como un favor. Después, me di cuenta que es un trabajo y tiene que ser remunerado. No es solo cuestión del ámbito profesional, que ya de por sí es machista, sino de autoestima: para que una mujer freelancer aumente sus honorarios tiene que saber primero que su trabajo vale. Siendo freelancer, el panorama no está muy bien definido, pero si todo lo que has hecho lo haz hecho desde tu más profundo deseo, quizá lo que vayas a hacer en el futuro también sea algo que vas a disfrutar”. @ixcheledesma

mujeres freelance mexico
Foto por Aida Labrin

Tayhana, 30 años, DJ y Productora

“Creo que desde siempre he sido, antes trabajaba en producciones de cine o publicidad, ahora sigo siendo freelance, pero me dedico a la música; no me quedó opción. Lo mejor es ser 'jefa y esclava', dedico todo el tiempo a trabajar para mí y no pierdo el tiempo, ni energías en nadie más. Antes cuando trabajaba en cine sentía que vendía todas mis horas para complacer los caprichos estúpidos de un director de cine, en su mayoría, mediocres. Ahora la mediocre puedo ser yo, pero feliz de que sean mis caprichos. [La brecha salarial] no es de género, más bien es por exposición en Instagram; es una lástima que a veces contraten DJs por sus seguidores o por exposición mediática. [Aprendí a valorar mi trabajo] estudiando mucho, y al no tener límites ni prejuicios en la manera creativa de hacerlo. Me gusta romper con las comodidades y lo predecible, no importa qué tan bien lo hagas, lo importante es que sea distinto. [Yo aconsejaría evitar] volverse irritantes, cuando uno es freelance hay oportunidades todo el tiempo, yo siempre estoy conociendo gente con quien poder colaborar en algo, pero es mucho mejor estar relajado y ser lo más natural posible, nadie quiere trabajar con alguien desesperado, si de verdad te gusta tu trabajo, las cosas fluyen solas. Hay que saber canalizar las energías y saber cuando empiezas a perder el tiempo, este es como un juego donde lo más importante es concretar las ideas antes que otro, todo puede ser posible cuando no trabajas para nadie más que ti misma”. @tayhana_

mujeres freelance

Clementina de León, 30 años, Diseñadora Gráfica

“He sido freelancer desde hace 5 años. Siempre lo he hecho, incluso cuando tengo un trabajo fijo. Lo mejor es la satisfacción de saber que no existe un límite, que puedes crecer hasta dónde tú te lo permitas. Cuando me enfrenté a la vida laboral me topé muchísimas veces con pared. No podía seguir creciendo porque el siguiente cargo ya era el más alto y lo ocupaba un hombre. Como freelance, la mayoría de mis clientes son mujeres y siento que están muchísimo más sensibilizadas en cuanto al tema, pocas veces tengo que verme en la necesidad de ajustar el precio de mis honorarios. No tengas miedo de decir cuánto vale tu trabajo, confía en ti, siempre siéntete y mírate segura de la calidad de lo que haces. Establece tus propias reglas, fíjate un precio mínimo, y no trabajes por menos que eso. Si no sabes hacer algo, asóciate con otras profesionales. En lugar de decir que no, no tengas miedo de pedir, ofrecer, y recibir ayuda. Trabaja en comunidad”. @clmntna

mujeres freelance

Melissa Treviño, 33 años, Diseño Gráfico y Dirección de Arte.

“Soy freelance desde hace 8 años. No quería ser un número más para la empresa de alguien en la cual absorben y después desechan. Creo que lo mejor es que estamos en una etapa donde Latinoamérica está llamando la atención en la industria del diseño gráfico; lo peor creo que es el machismo y no hablo solo de situaciones donde el hombre desconfía de la capacidad de una mujer, sino también de cómo nosotras mismas desconfíamos de poder tener un negocio propio y ser líderes. En lo personal, creo no haber sido educada pensando que podía ser mi propia jefa, y me ha costado aprender. También creo que hay una brecha salarial por género en mi línea de trabajo, pero cualquier emprendedor debe de trabajar en su autoestima. La confianza en ti y tu trabajo, es clave para no creerle a los demás ni ceder ante ofertas abusivas y denigrantes. [Mi consejo sería] que realicen un benchmark para que se den una idea de cómo cobran las personas que tienen éxito en sus industrias. Cuando la gente te busca a ti y no tú a ellos es por que valoran tu trabajo, lo cual significa que pagarán lo que vale. Evita dar un número bajo solo por el miedo de no obtener al cliente o el proyecto, y planea tu negociación antes de cualquier junta. Existen muchos cursos que te enseñan a cómo poder tener un negocio saludable hoy en día”. @miuna_miuna