¿Por qué estamos tan obsesionados con la comida repugnante en Instagram?

Estas malditas imágenes nos hacen vomitar, así que, ¿por qué no podemos mirar hacia otro lado?

por Anna Samson
|
03 Marzo 2020, 11:14am

Estás tirado en el sofá ojeando Instagram, cuando algo te llama la atención. Es una galleta con chispitas de chocolate, ligeramente pegajosa y posiblemente aún tibia. Hay algo rosa en la parte superior. ¿Es glaseado? No, eso no es. Te paras a verla mejor, ves una cola. Su textura es gomosa y carnosa. Esto no es solo una galleta, es una galleta de gambas. "Finalmente, una buena cocina", comenta un usuario. "Esto me pone cachondo", dice otro. "Impresionante receta alta en proteínas".

Desde que los humanos han empezado a habitar en la tierra, siempre nos han fascinado las cosas desagradables. Es por eso que la gente acudía en masa para ver ahorcamientos públicos y pagaba dinero para ver abominaciones cinematográficas como Saw y The Human Centipede. Ahora, la última muestra del morbo de la humanidad llega en forma de cientos de imágenes de comida repulsiva en las redes sociales.

En Instagram, innumerables cuentas de memes publican, debaten y salivan sobre un tipo de comida que desafía todas nuestras expectativas. El subreddit r/shittyfoodporn tiene más de 1.5 millones de suscriptores, mientras que el grupo "Wait a Minute ... This Is Not Flavortown, Where the Heck Am I?" de Facebook tiene seguidores dedicados que comparten alegremente pesadillas nutricionalmente deficientes. A menudo se sirven en una sola servilleta de papel, como si se hubieran sacado directamente del congelador durante un ataque de hambre de medianoche, otras aparecen camufladas siniestramente como dulces más apetecibles. Lo que a primera vista parece sushi, podría ser queso y salchichas enrolladas en arroz y nori.

Una de las cuentas de Instagram más populares que publica estas imágenes asquerosas es @boyswhocancook. Dirigido por un anónimo que desea ser conocido solo como Head Chef, la página celebra el kiwi en la pizza, la pasta rellena de pasta de dientes y gelatina de agua caliente. "Tuve la idea de hacer una página de memes de alimentos cuando vi un meme que mostraba a un chico cocinando un cartón de leche en una olla sobre el título: "Los niños que pueden cocinar"", nos explica Head Chef por mail. “Pensé que sería un buen tema y nombre para la página, así que seguí adelante. Sabía que la comida era una gran categoría en Instagram y quería burlarme de ella pero a la vez formar parte de ella. Irónicamente, algunos de los chefs más prestigiosos del mundo ahora me siguen".

El genio tras @boyswhocancook nos muestra increíbles situaciones en las que el humor se cruza con lo grotesco. En su libro, El significado del asco, Colin McGinn señala que "la risa es el gemelo natural de la ofensa". Etiquetar a tus amigos en estas imágenes les da dos reacciones; esa sensación visceral asqueada que se entierra profundamente en tu estómago y, al menos, una sonrisa retorcida.

Para la experta en gastronomía de Glasgow, Sarah Hendry, de 24 años, hay un absurdo en estas páginas que disfruta que se combina con una curiosidad por explorar nuestro umbral del asco de una forma segura. "Es una de esas cosas que me hace reír, pero realmente no tendría una respuesta clara de por qué me resulta gracioso si tuviera que explicárselo a otra persona", explica. "Creo que es donde radica la línea del humor grotesco. Nunca me han gustado las cosas como el shock corporal y @boyswhocancook me hace reír principalmente por lo absurdo que es. No sé si es porque estamos bastante acostumbrados a ver imágenes muy cuidadosamente construidas e incluso manipuladas en Instagram, pero una imagen de baja calidad de un camarón encima de una galleta es como un soplo de aire fresco".

Según James Allen-Robertson, un sociólogo digital y profesor de la Universidad de Essex, no es sorprendente que cuentas como @boyswhocancook hayan tenido tanto éxito, ya que se ajustan a nuestras expectativas de la cultura de Internet de dos maneras distintas. "Existe el papel de la parodia y el papel del humor anti-establishment", dice. "Este es realmente un género completo en sí mismo en Internet".

James resalta el concepto de 'Internet Ugly', un término acuñado por Nick Douglas (el tipo que creó el canal de comedia de YouTube Slacktory y el ahora desaparecido Valleywag) en un artículo para el Journal of Visual Culture. "IEl 'Internet Ugly' parodia convenciones preexistentes", dice James. "Hay un giro consciente de sí mismo, ya que el creador sabe que es terrible, pero están utilizando el lenguaje de la cultura, al decir 'Estoy muy orgulloso de esto'. En este caso, se trata de blogs de comida y blogs de recetas. La audiencia también es cómplice, ya que verán a los chicos en los comentarios a la gente hablando como si fuera la comida más increíble de la historia".

Es una forma divertida pero cínica de llenar el vacío dejado por la ridiculez de la parte foodie de Instagram, y hay un elemento de nihilismo en todo esto, dice Head Chef. "Creo que la edad de oro de la comida en Instagram murió en 2016 con todos los batidos de arcoíris y frappés de unicornio, así que espero llenar ese espacio con basura. Creo que es en parte repugnante, deprimente y algo con lo que se identificará mucha gente. Además, la mayoría de las personas tienen gustos diferentes en la comida y es genial verlas discutiendo sobre si la comida es buena o no".

No es sorprendente que muchos de nosotros estemos un poco frustrados con los blogs de estilo de vida hiper-pulidos que se infiltran en nuestros feeds, especialmente a través de anuncios dirigidos, promocionando el botín del capitalismo de la última etapa. Compartir foodporn de mierda es una forma de demostrar que rechazas esta estética y descartas estos valores. "Destaca la artificialidad de lo que se está parodiando", dice James. "Hay una fórmula para convertirse en un influencer de Instagram, es algorítmica, y las personas están reaccionando a eso porque se dan cuenta de que está demasiado producida. Ahora quieren crear la mejor reconstrucción antisistema de la misma".

Y, como dice Sarah, el shit foodporn puede resumir nuestras ansiedades sobre el mundo fuera de nuestros smartphones. “Creo que el humor de Internet hoy en día está orientado hacia lo caótico. Cuando se trata de comedia política, es como si ya se hubiera dicho todo, o que tratar de burlarse de eso sea demasiado triste. Si estás tratando de resumir la ridiculez de nuestro clima actual, entonces sí, juntar Nesquik y mayonesa en un vaso es una forma tan buena como cualquier otra".

Más allá del humor, ¿hay algo nuevo que aprender sobre la comida de mierda que vemos a través de Internet? "He comido muchas de las cosas que he publicado", dice Head Chef. “Lo que más me gustó fue un bistec con salsa picante y mantequilla de cacahuete. A algunas personas les encantó la idea, otras la despreciaron, pero me gusta que podamos discutir sobre cosas que no importan".

¿Un menú de filetes picantes con crema de cacahuete con un poco de conversación sobre la inutilidad de la experiencia humana? Suena delicioso.

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.

Tagged:
Food
cooking
Instagram
Think Pieces
Cultură
Comida
foodporn