así fue el orgullo lgtbq+ de madrid más reivindicativo de los últimos años

El fotógrafo Miguel de Gil explora las festividades de la semana del Orgullo en la capital para capturar algunos de los rostros que tomaron las calles.

por Alberto Sisí; fotografías de Miguel de Gil
|
10 Julio 2019, 10:45am

El pasado 28 de junio se conmemoró el quincuagésimo aniversario de los disturbios de Stonewall: una manifestación espontánea en el que personas transgénero, racializadas, gais, lesbianas y gente hasta entonces marginalizada por su orientación sexual o su identidad de género se enfrentó a la policía de Nueva York. Su fin era terminar con los abusos que, hasta entonces, esta cometía contra ellos de forma sistemática.

Una protesta nada pacífica que en 1969 supuso el germen para lo que después se llamó Día del Orgullo LGTBQ+, y que supone una serie de manifestaciones que en España arrancarían en Barcelona en 1977 y un año después en Madrid. Con la llegada de los gobiernos progresistas tras los años de encarcelamiento y represión de la dictadura franquista, la marcha de la capital española se fue haciendo cada vez más grande teniendo el culmen en el World Pride que se celebró en 2017, colocando a Madrid en el centro de las celebraciones mundiales, pero también de las protestas.

1562750817342-001-copia

Sin embargo, ante una manifestación del Orgullo cada vez más mercantilizada y repleta de patrocinadores que poco o nada tienen que ver con las reivindicaciones del colectivo, no hace muchos años que se instauró por primera vez en la ciudad el Orgullo Crítico. Asociaciones completamente ajenas a COGAM o la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales o Bisexuales (quienes organizan la marcha "oficial") son las que dan cabida en esta manifestación —más pequeña y sin patrocinios— a personas racializadas, con diversidad funcional o a aquellas en contra del 'pinkwashing' del que se acusa a algunas de las empresas que participan en la marcha estatal.

Dos formas de ver el Día del Orgullo LGTBQ+, que este año cobraba mucha más significancia política y reivindicativa tras la entrada en el ayuntamiento de Madrid de un partido abiertamente homófobo y tránsfobo, Vox, con el beneplácito de Ciudadanos y el PP.

1562752171599-015-copia

Las diferentes declaraciones de los portavoces del partido de extrema derecha acerca de la idoneidad de celebrar el Orgullo y sus fiestas en el centro de la ciudad, la amenaza de terminar con la gratuidad de los tratamientos médicos que una persona transgénero pudiera necesitar o la censura sobre la campaña oficial que dejó cerrada el anterior consistorio llevaron a los manifestantes a sacar a uno de los partidos colaboradores de su entrada en los gobiernos, Ciudadanos, de la manifestación, en la que en un primer momento ya se les negó la participación con su propia carroza el pasado 6 de julio.

En este clima, en el que se recupera el espíritu más reivindicativo y luchador de un colectivo que no quiere ver mermados sus derechos, y que quizá había quedado olvidado en pos de la fiesta y la diversión, hablamos con varias personas que pasaron por Madrid en esos días de celebración y lucha. Para conocer sus motivaciones, pero también para conocer su opinión sobre el lado más divertido y lúdico de la semana que hace de Madrid la capital del mundo.

1562753754212-011-copia
1562753271395-014-copia
Daniel Andrea

Daniel Andrea, 22 años, Tenerife.

¿Por qué te manifiestas? Por el fin de las agresiones, de las muertes, de la discriminación y la opresión al colectivo LGBT. Por todas las personas pertenecientes a este que no tienen la posibilidad de salir a luchar ni de tan siquiera darse a visibilizar por miedo.
¿Sientes que sufres discriminación en tu día a día? La mayor parte del tiempo siento que soy invisible y/o que no me toman en serio porque no estoy transicionando todavía. A veces no tengo fuerzas siquiera de seguir corrigiendo a la gente a la hora de dirigirse a mí porque siento que jamás van a aceptarme o verme como un chico válido.
¿Qué es lo mejor del Orgullo de Madrid? El Orgullo Crítico, sin duda.
¿Qué banda sonora le pondrías a la manifestación? "Gente de mierda", de Putochinomaricón, dirigida a todas esas personas llenas de odio que son el principal motivo por el que tenemos que seguir manifestándonos.

1562753992233-019
1562753780997-005-copia
1562752289880-nathan
Nathan Hirep

Nathan Hirep, 21 años, Francia.

¿Por qué te manifiestas? Hace falta salir, ser visibles, celebrar lo que otros consiguieron y protestar por lo mucho que queda por lograr para el colectivo LGBTI+. Por todos los que no se pueden manifestar.
¿Sientes que sufres discriminación en tu día a día? En mi día a día no, pero no todos tenemos esta suerte. Las personas más en peligro de nuestra comunidad son las mujeres trans de color, y deberían ser el foco del Orgullo.
¿Qué es lo mejor del Orgullo de Madrid? La diversidad y la tolerancia que se respira. Que TODOS, sin importar la orientación sexual, participan.
¿Qué banda sonora le pondrías a la manifestación? "I'm Coming Out" de Diana Ross, un clásico. O cualquiera de Beyoncé, la verdad.

1562753903250-016-copia
1562753884256-008-copia
1562753808969-004-copia
Leo Rydell Jost

Leo Rydell Jost, 24 años, Granada.

¿Por qué te manifiestas? Por visibilidad y respeto. Los políticos hacen con nosotros lo que quieren, votes lo que votes. Se trata de exigirles más de lo que tienen planeado en sus agendas " ego-tripperas".
¿Sientes que sufres discriminación en tu día a día? En principio no, porque Madrid es megaqueer, pero cuando estoy en algún otro sitio la cosa cambia. Notas más tensión en el ambiente y hay que estar un poco preparado para lo que pueda pasar.
¿Te da miedo que se pueda retroceder en los derechos adquiridos? Solo frustración. Se utilizan palabras y mensajes en política (aparentemente positivas) respecto a nosotros que no pueden ser más incorrectos, como "tolerancia". A mí me tienen que respetar, coñe.
¿Qué es lo mejor del Orgullo de Madrid? El aire positivo y la libertad de liarte con 101 chongos, obvio.
¿Qué banda sonora le pondrías a la manifestación? "GTFO", de Mariah Carey.

1562753935394-018-copia
1562753921406-012-copia
1562754112871-017-copia

Créditos


Texto Alberto Sisí
Fotografía Miguel de Gil