Fotografía Pierre-Angle Carlotti

romain kremer, la segunda revolución de camper

Hablamos con el director creativo de la firma mallorquina sobre su trabajo y la exploración de nuevos caminos para innovar en la industria de la moda.

|
oct. 27 2016, 8:55am

Fotografía Pierre-Angle Carlotti

La primera revolución fue en 1975. Cuando Lorenzo Fluxa creó en Mallorca (Inca) una firma familiar basada en la artesanía tradicional pero con un mix de ingredientes prometedores: innovación, diseño y humor -tanto en la estética como en la comunicación-. Eso les dio una identidad muy clara. Y el éxito estaba asegurado. Así Camper supuso una diferenciación en la industria del calzado con diseños poco convencionales que han ido sobrepasando los límites propios de este mercado. Su impulso innovador ha quedado reflejado en sus campañas, en sus tiendas y también en periódicas colaboraciones con diseñadores y artistas -como es el proyecto Camper Together, con productos exclusivos firmados por Jaime Hayón, Rachel Comey o Jasper Morrison-. Entre todas estas colaboraciones, la más fructífera ha sido con Romain Kremer, quien tras varias temporadas como consultor fue nombrado director creativo, el primero de Camper, en junio de 2014.

Así Romain Kremer marca la segunda revolución con un enfoque único e inusual, al igual que el de Camper, está insuflando un nuevo aire renovado a las colecciones de la firma. Como tarjeta de presentación -para quien la necesite-, una trayectoria sólida en la moda. Creó su propia firma en 2005 para posteriormente encargarse de liderar la línea masculina de Mugler, coincidiendo con el momento en que Nicola Formichetti era el director creativo. Su visión vanguardista, audaz y colorista -así como la innovación de la que ha hecho gala- le han convertido en la pareja ideal de la firma mallorquina para esta nueva etapa. Hablamos con él para saber un poco más sobre su trabajo.

¿Cuándo decidiste que querías ser diseñador?
Cuando era adolescente, fue algo natural. Llevaba años en una academia de baile cuando envié la solicitud para entrar en una escuela de arte y fue ahí cuando me di cuenta que el diseño de moda me permitía tocar muchos campos: escultura, fotografía, movimiento, música, teatro... Luego pasé varios veranos en Londres durante mis vacaciones al tiempo que trabajaba de forma temporal. Y por supuesto, la escena londinense me influyó para dedicarme a la moda. Al principio, mi concepción del diseño de moda era más cercano a una escultura viviente y a la performance que a la creación de productos para la venta.

¿Tienes algún recuerdo de la infancia vinculado a la moda y/o que haya inspirado tus creaciones?
Mis padres han sido siempre apasionados de la moda. Mis dos abuelas eran modistas y mi padre trabajó varios veranos para sastres cuando era joven. Además, mis padres son unos compradores expertos y siempre me llevaban con ellos, lo que hizo que me diera cuenta de que podía expresar mi forma de ser a través de la ropa. Supongo que todo esto ha influido.

¿Qué aprendiste de la industria de la moda cuando estabas al frente de la línea masculina de Mugler?
La experiencia allí fue genial. Primero porque fue la "materialización" de una larga colaboración con Nicola Formichetti, que siempre me ha apoyado. Fue el primero en comprar mis colecciones -como comprador para The Pineal Eye- cuando yo tenía tan solo 22 años. Después me ayudó como estilista en los desfiles de mi firma durante varias temporadas. Cuando fui designado, sabía que las colecciones tenían que ser más "ponibles" y menos "editoriables". Así que pulí mis conocimientos en sastrería y me dediqué tiempo a llevar las colecciones por otras vías, incluyendo pantalones vaqueros y prendas de punto. Estoy me dio la posibilidad de proponer una variedad de piezas y en distintas técnicas que ampliaron lo que había sido capaz de hacer desde mi propia marca.

¿Cómo te sentiste cuando en 2014 te llamaron de Camper para ser su director creativo?
También fue una decisión natural. Conocía a la gente de Camper desde hacía ocho años. Habíamos creado una colección cápsula para su proyecto Together cuando aún estaba en mi propia firma, y seguíamos colaborando cuando fui nombrado. Conocía la marca, a la familia y la identidad de la firma bastante bien, cuando empecé, primero, como consultor para la línea de hombre, hasta que finalmente me nombraron director creativo en 2014. Estaba emocionado de aceptar este nuevo reto y romper la dinámica de los últimos años de una colección y un desfile tras otro.

¿Cómo describirías la nueva dirección de la marca Camper desde entonces?
Camper celebró su 40 aniversario el año pasadoy es una marca que crece con la innovación, así que proponer algo diferente nos llena de orgullo a todos en la empresa. Pero esto era algo que, más o menos, en la última década se había estancado en la colección principal. Mi meta era recuperar las raíces de la compañía -desde los archivos de las colecciones y de la comunicación- y centrándonos en lo que hace grande a Camper: un know-how del calzado apasionado y con sentido del humor, burlón e irreverente. Quería recuperar esa energía que está en el origen de sus colecciones y la forma en que hablamos de ellas. Camper es para quien busque originalidad, sin dejarse llevar por ninguna "dictadura de estilo".

¿Sueles viajar a Mallorca para sumergirte en el universo de Camper?
Sí, mi vida hoy está entre París y Mallorca. Hay una energía efervescente en la sede central de la isla, que supone una fuerza creativa para crear zapatos. Pero es importante a veces dar un paso atrás para ver cómo se puede traducir esta energía balear al resto del mundo. Así que la combinación con París es perfecta.

Existen algunos elementos icónicos en los zapatos de Camper que se han mantenido a lo largo de su historia, por ejemplo, las famosas suelas del modelo Pelotas. ¿Cómo has integrado este tipo de elementos en los nuevos diseños?
Cada diseño recuerda a algo del pasado. No sólo me estoy fijando en los estilos más marcados -como ocurre en las colecciones cápsula de CamperLab, que van más dirigidas a la moda y a un tipo de distribución concreta- sino también en adoptar los iconos y los bestsellers para hacerlos evolucionar unirlos en una colección coherente.

Imagen superior Campaña Camper primavera/verano'81 Imagen inferior Campaña Camper primavera/verano'15

Superior: primavera verano'95 Inferior: primavera/verano'16

Los colores y composiciones atrevidas han formado siempre parte de la identidad de Camper, ¿qué te inspira para crear estas nuevas colecciones?
Creo que aquí has respondido tú misma a la pregunta. Los colores y las formas llamativos también han formado siempre parte de mi identidad. Pero lo que me inspira a tocar esos aspectos de su tradición es que Camper tiene un posición única que lo mismo les permite vender un zapato amarillo que uno negro, y eso es algo poco común.

Eres conocido por haber llevado la innovación en la moda a un nivel alto, ¿qué nuevos caminos estás explorando en la industria del calzado?
¿De verdad? Eso es bastante halagador… Bueno, crear mis propias colecciones y diseñar para Camper están en escalas diferentes. Cada labor tiene sus normas, con un extra de libertad pero también con limitaciones extra. Existe mucho respeto por el ADN de la marca y por el consumidor a la hora de diseñar nuevas líneas. Un ingrediente clave de la innovación es no respetar los límites, romperlos. Así que cuando llegué, decidimos crear la colección cápsula CamperLab como base para explorar nuevos caminos para la firma y, esperamos, para la industria del calzado por extensión.

Las nuevas campañas de Camper se alejan a lo que estamos acostumbrados a ver, ¿puedes hablar del concepto que hay detrás?
Camper tiene un archivo de comunicación increíble, han explorado muchos caminos distintos para anunciar zapatos. Algunos de los más memorables tratan de reírse de sí mismos o incluso ni siquiera muestran el producto -y siempre jugando con los códigos del diseño gráfico o del arte actuales-. Queríamos que la gente reconectara con esa parte de su historia y al mismo tiempo proponer algo nuevo. Así que decidí usar los rostros humanos como si fueran un lienzo con el que describir el producto. Un avatar por cada zapato. Objetualizar el retrato para humanizar el producto

Campaña Camper primavera/verano'04. Shubhankar Ray/ Jordi Bernardo

Campaña primavera/verano'15. Romain Kremer/Daniel Sannwald

'Niño pescando un zapato con mamá'. Campaña primavera/verano'99

¿Qué te llevó a prescindir de los modelos al uso?
Bueno, siendo sinceros, cada modelo es un avatar para lo que están vendiendo. Tradicionalmente están representados como un holotipo (una nueva especie) del ser humano perfecto, algo que nadie va a ser. Y luego está el producto asociado a ello, que puedes comprar con la esperanza de parecerte a ese holotipo. Quería jugar con esta noción de artificio para subvertirla y tener a los modelos que representaran justo lo que queríamos: el producto. "¿Te gusta su cara? Bien. Estamos vendiendo el zapato que se parece a su cara".

Para crear la campaña de otoño/invierno'16 has confiado en el mismo equipo, la gurú del maquillaje Isamaya Ffrench y el fotógrafo Daniel Sannwald. ¿Qué tienen para que vuelvas a repetir con ellos ?
Creo que es importante ser consciente de cada cosa que hacemos. El negocio de la moda va muy rápido y siempre se corre el riesgo de que el mensaje no llegue más allá de la propia industria. El equipo es genial. Escojo a cada uno de ellos porque están haciéndose un nombre al explorar esta noción de artificio y sobrepasando los límites de la industria. Me encanta cada uno de ellos y hemos construido el concepto de la campaña juntos. Cada uno trae su propio bagaje, así que los avatares son el resultado de un trabajo en equipo.

Las redes sociales son esenciales para cualquier marca hoy en día. Camper tiene cuentas en Instagram, Facebook, YouTube... ¿Cómo dirigís la comunicación en estos canales? ¿Es complementaria a la comunicación principal de la marca o, en cambio, tenéis una estrategia diferente?
Por supuesto, las redes sociales son esenciales hoy para cualquier marca. Diría que todo ha de ser natural. No me gusta que nada sea forzado o estándar, como si solo pudiéramos ir en una dirección.

¿Cómo ves el futuro cercano de Camper?
En líneas generales, vemos que los consumidores de Camper son cada vez más jóvenes y atrevidos, y espero que siga su evolución en la misma línea, pues es mi principal objetivo aquí.

Créditos


Texto María Díaz del Río
Retrato Pierre-Angle Carlotti
Imágenes cortesía de Camper