los trans llegan al cine: 9 películas imprescindibles

Parece que cada vez son más los cineastas que se atreven a adentrarse en este tema tan controvertido, pero ¿son fieles a la realidad transgénero?

|
10 marzo 2016, 9:10am

'Tangerine'

Recientemente Eddie Redmayne y Elle Fanning han interpretado a dos personajes trans en La chica danesa y About Ray respectivamente, y además, la serie Transparent prepara su tercera temporada tras llevarse a casa varios premios. Su creadora, Jill Soloway, que se ha basado en la experiencia con su padre, reconoce que "han pasado de ser una serie 'rarita' a un fenómeno cultural internacional". 

Por suerte, la (r)evolución también trasciende a lo que vemos en la pantalla pero, ¿es acertado el tratamiento que se le está dando? Muchos titulares apuntan a que la transexualidad "ha seducido a Hollywood". ¿Seducción? ¿Seducción que se traduce en una moda frívola o una justa y más que necesaria atención mediática respecto al tema? El cine es espejo de la sociedad del ahora, ¿también cuando se habla de personas encerradas en un cuerpo no deseado? ¿Existe disforia entre la realidad y su ficción?

1. Tomboy, a revenger's tale (2017)
Michelle Rodriguez es la última en pasar por una transición de género (cinematográfica) en Tomboy, a Revenger's Tale, pero en esta ocasión la reasignación que operará el realizador Walter Hill no será voluntaria. La actriz tejana interpretará a un asesino profesional traicionado y forzado a atravesar una operación de cambio de sexo a manos de una cirujana conocida como "La Doctora", que interpretará Sigourney Weaver. Tras su metamorfosis, la protagonista buscará venganza… 

GLAAD, la Alianza Gay y Lésbica Contra la Difamación, no ha tardado en emitir un comunicado en el que ha querido manifestar su disconformidad con el punto de partida de este proyecto, en fase de rodaje, a la hora de enfocar la transexualidad: "No hemos leído el guión, pero es decepcionante observar como cineastas convierten lo que es una operación a vida o muerte para las personas transgénero en el recurso sensacionalista de una trama". 

Fotograma de 'Tomboy, a revenger's tale'

Normalización VS Sensibilización.
Mientras que series como Orange is the New Black y Transparent han sido pioneras en su representación del colectivo trans, GLAAD denuncia que cintas de reciente estreno como Dale duro, con Will Ferrell; El lobo de Wall Street y la secuela de Ted han recurrido al chiste homófobo a expensas de sus personajes LGTBI.

La chica danesa (2015)
La que era una de las propuestas más esperadas del año no ha cumplido con las expectativas generadas al lanzarse a contar la vida y obra de Lili Elbe, conocida públicamente como "la primera transexual". El retrato de la película ha sido tildado de academicista y superficial, demasiado pulido y contenido para adaptarse a los usos del cine multisala. 

Aun así, Twitter se ha plagado de comentarios de espectadores que denunciaban más de una risa nerviosa y carcajadas irrespetuosas en el patio de butacas en momentos carentes de comicidad. El director contrató entre 40 y 50 extras transexuales, pero escogió a Redmayne como actor principal. ¿Es apropiado que un hombre interprete a "la chica danesa"?

La historia de Lili Elbe causó un ruido similar al que generó Christine Jorgensen en los Estados Unidos y cuyo relato fue llevado al cine por Irving Rapper en 1970. El productor de Glen o Glenda, George Weiss, también quería contar su vida, pero para evitar tener que pagar derechos, acabó cediendo a los deseos de Ed Wood, quien acabó dirigiéndose en una especie de documental autobiográfico sobre su identidad travesti.

About Ray (2015)
El 1 de abril veremos a Elle Fanning como Ray, un adolescente neoyorquino en plena transición. Junto con Carol, ha sido la apuesta LGTBI de los Hermanos Weinstein para esta temporada, al igual que The Imitation Game lo fue en la pasada (si bien apenas se sugería la condición homosexual de Alan Turing).

Antes de su estreno, la directora de About Ray se ha tenido que enfrentar a las críticas por haber fichado a una actriz cisgénero para interpretar a un personaje trans. Y sus explicaciones al respecto no han hecho sino generar más controversia o, como mínimo, dejar bien claro que aunque Hollywood no mire hacia otro lado, tampoco termina de mirar de frente.

La realizadora se ha justificado defendiendo la necesidad de contar con un nombre conocido para levantar la financiación del proyecto, lo que directamente descarta del casting de posibles candidatos a los intérpretes transgénero.

Para rematar, durante la promoción, Gaby Dellal ha gastado todos los pronombres femeninos a la hora de referirse al protagonista de su propia película: 'es una "chica" que solo quiere "ser ella misma"', asegura.

Stonewall (2015)
Una cinta maldita desde que se hizo público su primer tráiler está condenada al boicot por manipular y blanquear la presencia de mujeres trans en el que es considerado el hito fundacional por los derechos LGTBI. 

Aunque los testigos de la época afirman que quienes empezaron las revueltas fueron drag queens y mujeres transgénero -entre otras Marsha P. Johnson, drag afroamericana-, Emmerich ha preferido otorgarle ese honor al actor (blanco) Jeremy Irvine.

Tal y como ha manifestado David Carter, el historiador y escritor del libro que trata el tema: "Si se hubieran limitado a contar los hechos reales, la historia hubiera sido mucho más potente". La narrativa y su verdad histórica se dan contra un muro de piedra con el juego de las siete diferencias de Emmerich.

Tangerine (2015)
Por suerte, ahí vienen Alexandra y Sin-Dee: Tangerine no solo es transgresora por haber sido grabada utilizando tres iPhone 5 y dos filtros para iluminar; este sleeper es una declaración de independencia frente a los grandes presupuestos y majors, un salvaje y ácido relato a la sombra del sol californiano que le ha llevado a Mya Taylor a alzarse con el Indepent Spirit Award a mejor actriz secundaria. 

Junto a Taylor, está Kitana "Kiki" Rodriguez, también transexual y cuyo personaje descubre, tras pasar 28 días en la cárcel, que su novio (y proxeneta) ha estado engañándola. A partir de esta confidencia, Alexandra y Sin-Dee nos llevan por un tour frenético desde el Donut Time a la esquina de Santa Mónica y Highland, conocido como el distrito rojo de las prostitutas transexuales. 

Magnolia Pictures se ha convertido en la primera distribuidora en haber respaldado públicamente a sus intérpretes transexuales para ser candidatas a las nominaciones de los Oscar atendiendo a su identidad de género. Su director se está planteando además completar una trilogía, y no es de extrañar viendo la energía que se gastan sus dos protagonistas. 

Boys don't cry (1999) y The Brandon Teena Story (1998)
Kimberly Peirce se enfrentó en 1999 al tabú que para muchos supone la transexualidad noqueando hasta al homo más neardental con Boys don't cry. La cinta -presentada bajo el título del hit de The Cure- cuenta con uno de los finales más crudos y demoledores vistos en la pantalla grande.

Además, Brandon Teena pudo tener su "reconocimiento", aunque haya sido en el escenario de los Oscar, con la merecida estatuilla a Hilary Swank, en otro ejemplo de casting cisgénero. La crítica y los espectadores agradecieron que su directora dulcificara lo menos posible el crimen que cierra la película, un acercamiento realista desde la ficción que bebe del documental The Brandon Teena Story (aún más contundente y estremecedor).

XXY (2007) y El último verano de la Boyita (2009)
La intersexualidad también empieza a ser explorada a través de la lente de la cámara. Además de formar parte del denominado Nuevo Cine Argentino, XXY y El último verano de la Boyita comparten el protagonismo de dos sujetos intersexuales.

En la primera está Álex, una adolescente nacida con genitales femeninos y masculinos que no fue sometida a ningún tipo de intervención quirúrgica y ha sido criada como una mujer.

En la segunda, Mario, cuyo clítoris de gran tamaño fue leído como un pequeño pene para posteriormente ser tratado como un hombre, aunque en la pubertad padecerá los síntomas de la menstruación. En el caso de XXY, su directora da un paso más y responde con una pregunta a todos aquellos que se preguntan qué sexo terminará eligiendo su protagonista: "¿Y si no hay nada que elegir?".

Recomendados


Texto Asier Iturrate
Fotograma de Tangerine