Publicidad

millenials, generación z... ¿sabes a qué generación perteneces?

Durante décadas, la sociedad ha querido englobar a los jóvenes en grupos generacionales, pero pocos saben qué significan realmente esas etiquetas.

por Carmen López
|
29 Octubre 2015, 10:22am

Imagen vía @patrickdooley

Síguenos en Facebook para estar al día de todas las noticias de moda y cultura joven

En 1991, Douglas Coupland publicó su primera novela titulada Generación X. Su éxito fue el responsable de la generalización del término y los rasgos de sus personajes sirvieron para definir a los hijos de los 'Baby Boomers'. La desazón, el consumismo extremo al que se abrazan a la vez que desprecian y una visión de futuro bastante sombría son algunos de sus principales atributos.

Todos ellos conviven con los JASP [Jóvenes-Aunque-Sobradamente-Preparados], ese término inventado por Renault para la campaña de lanzamiento de un modelo de coche. Como una mutación de los 'yuppies' de los 80, éstos también vestían de traje (de manera ligeramente informal) y estaban dispuestos a comerse el mundo, aunque fuese en un 'tupper' en la oficina.

Fotograma de 'Crueles intenciones'

Tras los X (nacidos aproximadamente entre finales de los 60 y principios de los 80), llegaron los millenials (o Generación Y), que nacieron a partir de 1983 aproximadamente hasta principios del siglo XXI. Al contrario que sus predecesores, éstos son jóvenes con inquietudes sociales y políticas, gracias en parte a que Internet ya era una herramienta cotidiana en sus vidas cuando crecieron.

También se supone que tienen una personalidad más independiente y que rechazan las convenciones anteriores de "juventud, trabajo, matrimonio e hijos", aunque también tardan más en irse de casa de sus padres (obligados también por la situación económica de su realidad).

Con una visión más naïf de la vida que la de sus hermanos mayores, a su generación también se la conoce como la de Peter Pan: el tránsito de la adolescencia a la edad adulta es más largo y el sentimiento de "no quiero crecer" es algo generalizado. Sin embargo, ¿corresponden estas etiquetas a la realidad? Si el término de Generación X se difundió gracias al título de un libro y el de JASP por un anuncio de televisión, ¿hablamos solo de herramientas de marketing para diferenciar a sus consumidores?

Campaña Wildfox primavera/verano 2011.

Popy Blasco (Madrid, 1978), analista de tendencias sociales, bloguero y autor de Yo fui teen en los 90, declara: "¿Qué fue antes, el huevo o la gallina? ¿La etiqueta generacional se basa en una realidad social o la realidad social se infecta de la etiqueta generacional? Las etiquetas generacionales sirven para vendernos productos, pero si estos van a ser a la medida de nuestros gustos, ¡bienvenidos sean! Hay que disfrutar de toda esta ficción, siempre sabiendo precisamente eso: que todo es mentira".

Imagen vía @jarlos420

Luna Miguel (Alcalá de Henares, 1990), escritora, periodista y responsable de la editorial El gaviero, sostiene que: "No estoy segura de que las etiquetas correspondan a una realidad. Se trata más bien de una manera de tenernos a todos ordenaditos, de poder generalizar y de buscar una excusa para hablar de nosotros de una u otra manera. Yo misma caigo en esa tendencia de etiquetar a las personas de las que hablo según su fecha de nacimiento cuando, en realidad, no debería hacerlo. Hay gente de los 90 con la que tengo tanto en común como con alguien nacido en la década de los 60. Hemos olvidado las actitudes y nos hemos centrado demasiado en las fechas."

Imagen vía @charliexbarker

Ambos coinciden en que la identificación con los rasgos que definen a la generación a la que "pertenecen" no es demasiado certera. Popy explica: "Por año de nacimiento soy de los más pequeños de la Generación X, lo que a su vez hace que sea también millennial. Con estas etiquetas me identifico del mismo modo del que me identifico cuando leo mi signo del zodíaco. Pienso que un poco sí, pero que no del todo y que cualquiera que lo lea puede pensar que él también es igual. En concreto, la Generación X tenía un poso de desazón y de pesimismo caprichoso con el que yo no me identifiqué nunca. En su novela, Douglas Coupland mostraba una juventud desencantada y yo siempre he estado encantado con todo, en líneas generales".

Fotograma de 'Mi Idaho privado'

Luna directamente cuestiona esos atributos: "Solo sé que nuestra definición más certera es Internet y que las generaciones que consigan desprenderse de esa "novedad" que para nosotros ha supuesto esta herramienta, serán las que marquen la diferencia con los que nacimos entre 1980 y el año 2000". Si hubo una Z y una Y sería absurdo pensar que después no habría otra (veremos lo que pasa cuando lleguemos al final del alfabeto: los Z ya están aquí. 

Cristina Otero (Galicia, 1995) es una de sus exitosas integrantes. Con 15 años expuso sus fotografías por primera vez en la Kir Royal Gallery (Valencia), convirtiéndose así en la artista española más joven en exponer de forma individual. Según los expertos, pertenece a la generación de los verdaderos nativos digitales: Internet ha cambiado las normas de socialización, que ahora son casi más importantes a través de las redes sociales que en persona.

Imagen vía @lazyoafs

Son multitarea -aunque su capacidad de atención a una cosa en concreto ha disminuido notablemente-, la imagen predomina sobre la palabra en sus comunicaciones y no tienen demasiada confianza en la formación como herramienta para labrarse un futuro.

Cristina se identifica relativamente con estas descripciones: "Está claro que la época en la que he nacido ha condicionado mi manera de ser, así que me siento completamente identificada. El problema es que los que crearon este término de "Generación Z" son personas que no pertenecen a ella, con lo que la describen en la mayoría de los puntos con, me atrevería decir, connotaciones negativas".

Imagen vía @curroverdugo

Tambien asegura: "La forma de comunicarse y entablar relaciones está cambiando vertiginosamente y eso no significa que cambie para mal: simplemente está evolucionando. En mi opinión, somos una generación mucho más creativa que la anterior y hasta ahora la que tiene la mente más abierta. Esto se debe a la globalización que ha potenciado Internet, que hace que podamos ver muchos más puntos de vista".

Imagen vía @marques_almeida

Ante la pregunta de si cree que realmente hay tanta diferencia entre X, Y y Z, Cristina habla de su presente y sobre cómo puede afectar a los que vengan en un futuro: "Gracias a Internet, mi mundo interior se llenó de arte y pude ir más allá de cualquier barrera física, creciendo y aprendiendo. Pude llevar mi obra a cualquier rincón del planeta, lo que conllevó a que hoy en día pueda seguir haciendo lo que más me gusta con gente de todo el mundo apoyándome por el camino. Los de mi generación, la Generación Z, somos un experimento. Serán las nuevas generaciones quienes realmente disfruten o padezcan el cambio".

Luna sí tiene una visión global de las etiquetas y comenta que: "No veo ninguna diferencia entre mis amigos que han cumplido los 30 y los que acaban de cumplir los 18. Creo que somos tan autoconscientes y nos gusta tanto autodefinirnos, que hemos acabado presentando todos unas características comunes". Popy pone la guinda: "Al final todos buscamos lo mismo: que nos quieran".

Recomendados


Texto Carmen López
Imagen vía @patrickdooley

Tagged:
millenials
generación Z
generación X
Luna Miguel
popy blasco
cristina otero